Por una República Democrática de Trabajadores de toda clase y Federal

Jóvenes Republicanos, por el Bus Lliure en Elx


Llevamos cuatro años de crisis y las medidas neoliberales más injustas, faltas de ética e ineficientes no hacen más que aumentar, dejando cada vez más desprotegidas a las capas populares y trabajadoras de la sociedad.

El objetivo parece claro: desmantelar los servicios públicos y destruir derechos que ha costado siglos conseguir. Con el PP en las instituciones a todos los niveles, se ha acelerado el proceso de destrucción de conquistas sociales iniciado por el PSOE.

En el caso de Elche, desde la llegada de Mercedes Alonso a la Alcaldía de la ciudad los ataques a los intereses de la mayoría trabajadora no han cesado. Desde el lunes 23 de abril ya se han aplicado las nuevas tasas en el transporte urbano. El billete sencillo ha subido un 30%, pasando de costar 1€ a 1,30€. Pero ahí no queda el asunto: a partir de julio entrará en vigor una nueva tarjeta Bus Lliure, con la que muy pocos jóvenes podrán disfrutar de autobús gratuito. Este derecho quedará limitado a los estudiantes de familias con un IPREM inferior a 7455 €. En cambio, los que lo superen tendrán que pagar una tarifa de 80 € anuales.

El IPREM se puede calcular contando la renta anual de cada casa, dividiendo por cada miembro de la familia. De esta forma, incluso en un hogar de mileuristas con un hijo estudiante se tendrían que pagar los 80 € anuales. Además, el gobierno municipal toma esta medida con la premisa sin fundamento de que los jóvenes no hacemos un uso responsable del transporte público. Parece ser que coger el autobús para ir a la Ciudad Deportiva, a la universidad o al instituto, ejemplos habituales, no es «responsable» según los criterios del PP ilicitano.

A este cambio en la tarifa, se suma también la subida del precio de las piscinas descubiertas, que pasan de 1,25 € a costar 3 €. Resulta tremendamente injusto que se eleve a más del doble el coste de este servicio, pues son precisamente las familias humildes las que lo utilizan, ya que las más pudientes cuentan, a menudo, con piscinas privadas. Además, si lo que se pretende es recaudar más dinero, se va por mal camino, pues pronto se podrá comprobar cómo desciende la asistencia de los ilicitanos a las piscinas.

Estas medidas se dan a la vez que se permiten gastos superfluos como un árbol de Navidad de 6000 euros, o la construcción de un monolito al último alcalde franquista, mientras que se destruye el de una luchadora como fue la Pasionaria, manifestándose de manera evidente el ideario antidemocrático del gobierno municipal.

Este es el modus operandi del PP, que llegó al Ayuntamiento de Elche (igual que al gobierno central) con un discurso ambiguo y un programa incierto, aprovechándose del merecido descrédito del PSOE. Alonso prometió empleo, dijo que no iba a subir los impuestos y que se llevaría a cabo una política social. Una vez en el Ayuntamiento, todo quedó en papel mojado: se suben los impuestos pero se bajan para el sector inmobiliario (uno de los culpables de esta crisis), mientras que se encarecen servicios y los únicos puestos de trabajo que se han creado son para la hermana de la alcaldesa y para nuevos asesores, todos ellos colocados a dedo.

La economía doméstica se complica aún más para las familias trabajadoras si tenemos en cuenta la política del PP a todos los niveles. Aumenta el coste de los medicamentos, se dispara el precio de las matrículas universitarias y la nueva Reforma Laboral facilita continuas bajadas salariales, cuando no el despido, con una mano de obra desarmada e
impotente frente al jefe. Todo esto en nombre de saldar una deuda que no hemos contraído los ciudadanos, y cuyo pago fue elevado a prioridad de carácter constitucional tras la reforma pactada entre PP y PSOE, el pasado mes de septiembre. Así, hoy más que nunca, la solución a los problemas de las clases populares pasa por la superación del marco jurídico actual y la instauración de uno nuevo realmente democrático, en el que se legisle para satisfacer las necesidades de la mayoría trabajadora.

Por lo pronto, respecto al asunto del transporte público, Jóvenes Republicanos va a empezar una ronda de contactos para organizar una respuesta unitaria a la decisión del equipo de Mercedes Alonso. En los próximos días tenemos pensado reunirnos con la FAPA, las asociaciones de vecinos, el Sindicato de Estudiantes Independiente y profesores y estudiantes del IES Carrús, con quienes queremos colaborar en la recogida de firmas que ya han iniciado.

Elx, 27/04/2012

About these ads

Los comentarios están cerrados.