Por una República Democrática de Trabajadores de toda clase y Federal

Preguntas necesarias sobre la propuesta del 25S y la toma/ocupación del congreso. Y algo más.


por Pedro A. García Bilbao. Vale, ocupamos el congreso… ¿Y luego, qué? Se cita al personal delante de las cortes ¿Y? ¿Cuál es el plan? ¿Algún mensaje para los diputados? ¿alguna idea sobre cómo negociar la rendición de la policia?¿Quién se ocupa del catering? No debería ser grave la cosa. 300 guardias civiles tomaron el congreso y no fueron procesados: es más, salieron sin rendirse, con sus armas en la mano y luego se incorporaron a sus unidades, donde siguen. Vale, es ironía sobre un hecho tan cruel como real.

Algunos no hemos olvidado la golpiza brutal que a primeros del 2000  recibieron varias decenas de activistas sociales en las escaleras de las Cortes. ¿Alguno de los que convoca lo recuerda? Yo sí lo recuerdo. Fue brutal, cruel, repugnante. La gente se sentó pacificamente, unieron sus brazos. Les rodearon. Y les reventaron a golpes. Fue una verdadera orgia de porrazos dados en seco, escogiendo la cara, las articulaciones. Hubo decenas de heridos, de detenidos, hubo angustia y desesperación, la gente no estaba preparada para la brutalidad con la que se les trató. La sangre manchó las escaleras de piedra. La grabación de tv es escalofriante. El juicio ha salido hace poco, los acusados fueron… sí, lo han adivinado, los golpeados, también 5 policias fueron procesados, pero el horror aquel quedó silenciado. Es por eso que algunos nos hemos tomado tan mal esto de «toma el congreso», «25S». No es un juego ¿saben? Las cosas, cuando se hacen, se deben hacer bien, con un plan, como una parte de un plan más amplio. ¿donde empieza y donde acaba esto del 25S? ¿Donde se enmarca? ¿Qué pretende? Si es tan sólo lo que dice ser —una convocatoria puntual y definitiva—, no será… ¿un poco demasiado ligera y superficial?

Marchamos allí y tal, ¿y una vez llegamos, cómo va la cosa? … ¡¡Pero no veis que es una propuesta absurda!! Es una manipulación del sentimiento de la gente, de la buena gente que se dice todos los días que hay que hacer algo. Y es tan fácil darle al boton de «me gusta» en el FB.

Pues claro que hay que hacer algo, pero no se puede citar y convocar a miles de personas a algo así — derribar un régimen— sin tener un plan, ¿cuál es el plan? Si decimos que es absurdo y manipulado es por algo: para lo ambicioso que es el asunto —esto que no lo niegue nadie, ¡es ambicioso!, derribar el régimen nada menos—, sorprende la superficialidad de la propuesta concreta. «Se ha hecho un texto manifiesto», dicen algunos. ¿Y? A parte de decir algunas cosas obvias y citar a todos para que todos se sientan citados… ¿cuál es el plan de acción? No me meto ya en el texto y su coherencia y planteamiento, me limito a cuestiones prácticas: donde, cuando, cómo, cuantos, qué, para qué, después, con quienes, secuencia, contingencias, plan B…

Si vas a derribar un régimen digo yo que tendrás que aportar alguna luz sobre esto. Salvo que no pretendas derribar nada, sino tan solo montar un 15m para republicanos despistados y enredar, cansar, agotar, quemar y hacer ruido en la red, teniendo ocupados a los que podrían dedicarse a apoyar propuestas más serias… Han bastado un par de cuadros ex-dry y ex-constituyentes, con todo su conocimiento de agitación en redes sociales para extender la ilusión de que «por fin se hace algo» y luego, viralmente el souffle ha crecido. Entiendo la fascinación producida, pero no la comparto. Esto es serio, y algunos vamos en serio. Y si no avanzan las propuestas de lucha y acción serias es porque existen intereses creados muy poderosos que impiden que las luchas se extiendan, las voces sean oídas y las personas se unan. Esta propuesta del 25S no es algo claro en modo alguno. No se puede descartar la posibilidad de la inconsciencia bienintencionada, pero como juega con material altamente peligroso y simbólicamente muy potente, aconseja ser analizada fríamente. Y se debe ver el potencial que ofrece una convocatoria así para el contrario, para los que están interesados en la confusión, el engaño, la manipulación. Imaginen que el gobierno Rajoy es sustituido por un gobierno de tecnócratas con ministros independientes y apoyo del PP y del PSOE. Y que esa posibilidad se concreta ese día o días después del 25S. ¿Cómo lo venderá la prensa? «Los disturbios en ante las Cortes marcaron la caída de Rajoy y auguraron el nuevo gobierno que nos sacará de la crisis», ¿se imaginan? Si se acude a una acción de la que se desconoce el alcance, y el motivo último más allá del motivo personal que cada uno tenga, puede uno encontrarse con que acaba de invitado en una boda ajena.

La monarquía del IBEX35 está en crisis. El PP —con la inestimable colaboración previa del PSOE— está destruyendo el sistema democrático y todo el sistema de derechos sociales y laborales que el capitalismo se vio obligado a tolerar durante los años de la guerra fría. Acabada ésta, el sistema vuelve por donde solía, por la aniquilación de los derechos de los trabajadores y por una sociedad despiadada y darwinista social. Estamos ante una «contrarrevolución» cruel, brutal, reaccionaria, ante una guerra de clases emprendida por el poder económico a través de su correa de transmisión política, el gobierno. ¡Qué razón tenía Marx cuando dijo que los gobiernos son el consejo de administración de la burguesía! El estado está siendo destruido. Todo lo avanzado en décadas aniquilado… Esto no lo vamos a parar con una quedada montada en FB. Quien deje creer eso o es un inconsciente u otra cosa.

Actuemos con serenidad. No corramos como pollos sin cabeza. Se suceden estos días propuestas diversas. Es claro que muchas personas desean actuar, moverse, protestar, pero sobre todo que algo cambie. Y que no faltan los interesados en desviar ese potencial de cambio a caminos —y plazas— sin salida.

Os pido a todos los que desean combatir esta situación, a todos los que no se han rendido que actúen, que sean críticos. Os pido que contactéis con los republicanos y con todos los núcleos que mantienen la resistencia de una forma u otra. Estamos llamados a confluir en un gran Frente Popular, en un Frente de resistencia antirrecortes que sume a la mayor cantidad de personas y organizaciones y en esa lucha preservar el hilo rojo de la memoria, destruir la impunidad del franquismo, coordinar la lucha sindical, política y social, recuperar la legitimidad de la II República y construir desde ella la Tercera República, la denuncia del fraude de la transición y la superación de esta monarquía del IBEX35, son cuestiones básicas, imprescindibles. Si en los planes de lucha o manifiestos que se os presenten faltan estas cuestiones, desconfiad.

Llamo a todos los militantes, cargos públicos, activistas, militantes, sindicalistas a todos los ciudadanos. Valor, tened valor. Hay salida. Podemos vencer, pero se necesita voluntad e ideas claras.

En una hora tan difícil como esta, don Manuel Azaña formó un comité revolucionario que coordinase a todos los dispuestos a resistir y vencer. ¡Qué no deberíamos hacer ahora! Basta ya de discutir entre nosotros, compañeros.

Actuemos…
Tenemos un plan…

Contactad

About these ads

Los comentarios están cerrados.