Por una República Democrática de Trabajadores de toda clase y Federal

MURCIA: En recuerdo a los últimos fusilados del franquismo, en el 37º aniversario de su asesinato


Vídeo con la intervención de Floren Dimas

Galería de fotos [RPS Murcia]

Hace ahora 37 años, fueron asesinados cinco luchadores antifascistas; cinco de los nuestros murieron antes de lo que tenían que morir en manos de un régimen que nació y murió matando, que intentó liquidar algo que no va a desaparecer mientras perviva la injusticia en el mundo: la rebeldía y el hambre de justicia.

Ahora que la sociedad está ávida de héroes, nosotros podemos decir que ya tenemos a los nuestros desde hace años. Uno de aquellos asesinados fue el compañero y camarada Sánchez Bravo, uno de los héroes del pueblo español frente a ese régimen fascista que dejó su descendencia en forma de monarquía constitucional. Sánchez Bravo sabía que la injusticia no tendrá la última palabra. Dejó su testigo y nosotros lo recogemos orgullosos, en los momentos buenos y en los malos. Cuando tocó hacer una travesía en el desierto luchando por la República y ahora que vuelve a prender en los ánimos del pueblo.

Es innegable que día a día hay más gente se suma al proyecto republicano. De ser un condenado de la constitución, vuelve a ser su condena. En los sueños del pueblo y en las pesadillas de los poderosos aparece la república como un fantasma que crece y amenaza toda la morada de las élites empresariales y financieras de este país. Y sin embargo, se trata de un proyecto que, hasta para muchos de los sectores más avanzados del pueblo, sigue sin comprenderse en todo su significado y profundidad. Para nosotros, el debate sobre la República sería irrelevante si se quedara en una discusión abstracta sobre si presidente de la república o rey; así, la república, sería en una reivindicación aislada, tan justa como lo puede ser la reforma de la ley electoral o la nacionalización de la banca.

La cuestión sobre la República, como cualquier otra cuestión, solo se resuelve realemente en la práctica. Si la Monarquía es una de las caras, la República no es otra cosa que la cruz de una forma política concreta, la cruz del régimen político que la oligarquía española y extranjera han elegido como el mejor para que su dominio se ejerza con el mínimo de resistencias. Este modelo político es a la vez un disfraz y una máquina de dominación. Un lobo disfrazado de cordero de toda la vida. Nos la quieren hacer aparecer como la solución final de las contradicciones del estado español, y no es otra cosa que toda una estructura que las perpetúa. Pero ya han pasado muchos años desde que el lobo se pusiera el disfraz y las contradicciones ya han lo están ajando. La máscara está cayendo y el pueblo está despertando.

Lo único que distingue a los republicanos de otros luchadores de izquierda es precisamente esa visión clara del régimen. No sólo se trata de una ley electoral injusta, no sólo se trata de los íntimos lazos del ejecutivo y las grandes empresas, no sólo se trata de la sumisión de las decisiones a los agentes extranjeros, de la despreocupación y la negligencia sobre educación, sanidad, jubilaciones, de la ausencia de la división de poderes… Aunque difícil, se pueden conseguir victorias parciales en cada una de esas justas luchas, y sin embargo dejar intacto el tablero de juego, como epiciclos y ecuantes se sumaban al sistema astronómico ptolemaico sin reformar su esencia. Fueron necesarios Copérnico, Galileo y Newton para destruir la forma del geocentrismo e iniciar una nueva era en la ciencia. La República es a la monarquía, lo que el heliocentrismo al geocentrismo. El régimen es un todo y solo se puede transformar realmente en su esencia. Esa es la diferencia, tan sutil para algunos, y, sin embargo, la única que puede dar consistencia a nuestro proyecto.

La república es estéril también si no somos capaces de llevarla allí donde existe el deseo de rebelarse, allí donde el germen de la protesta nace y crece. Para nosotros está claro, sin república no hay cambio posible, pero esa verdad no nace de manera natural en la gente. La gente lucha de manera natural por necesidad, por los derechos que pierde o por las injusticias que vive.

Estamos en una época en la que la protesta se extiende, no hay semana sin movilizaciones importantes, las calles se llenan con cada convocatoria y cada día la gente se organiza más y mejor. Las explosiones se suceden, la gente quiere soluciones y sale a la calle a la menor provocación. Nosotros tenemos que ir al corazón de la protesta, sin miedo a lidiar con espontaneístas de todo color, e inyectar la visión de conjunto. Nuestro deber es hacer que esa gente recoja nuestra bandera y la acepte como la verdadera bandera del cambio, y que los que hasta ahora la están cogiendo la vean como el camino contra la monarquía constitucional y por un mundo más justo.

Una cosa está clara: el enemigo es poderoso, está, aún con todas sus contradicciones, organizado y sabe quienes son sus enemigos; no hay posibilidad de vencer si no es con las ideas claras y con una fuerte organización de la gente. El régimen nos atacará, mentirá, nos intentará comprar, nos pegará, detendrá, multará, nos va encarcelar y reprimir en la medida en que se desestabilice y corra mayor riesgo de caer. Pues bien, es esa proyección del fin del régimen de la oligarquía y de su natural sustituto popular: la República, la que puede hacer que no caigamos en provocaciones, que nos mantengamos firmes en el difícil camino y que nos proporcione la energía para seguir luchando tras cada enfrentamiento. Esas derrotas parciales serán siempre una victoria si en cada choque hemos conseguido acumular fuerzas y se ve más claro cual es el final del régimen.

Hoy estamos aquí para rendir homenaje a esos compañeros que sabían también como nosotros que la lucha sería dura, que sufriríamos derrotas y que nos volveríamos a levantar. Estamos aquí para explicar que su lucha no fue en vano y que utilizaremos nuestras manos y nuestra cabeza, nuestra energía y nuestro vigor para continuar la lucha de todos los hombres justos.

¡¡¡¡VIVA LA REPÚBLICA!!!!

Sergio Avilés Rico

Portavoz Republicanos Murcia

About these ads

Los comentarios están cerrados.