Netanyahu sostiene que Hitler no quería el exterminio de los judíos pero que un líder islámico le convenció


El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha desatado la polémica tras afirmar que la idea del exterminio de los judíos se la sugirió a Adolf Hitler el entonces muftí de Jerusalén, Haj Amin al Husseini, porque el dirigente nazi solo tenía intención de expulsarles.

Hitler no quería exterminar a los judíos entonces, quería expulsar a los judíos. Y Haj Amin al Husseini fue a ver a Hitler y le dijo, ‘si les expulsas, todos intentarán venir aquí (a Palestina)'”, ha aseverado Netanyahu durante un discurso ante el Congreso Mundial Sionista en Jerusalén, en referencia al encuentro entre Hitler y el muftí en noviembre de 1941.

A continuación, según Netanyahu, Hitler le preguntó: “¿qué debería hacer con ellos?” a lo que el muftí le resplicó, “quemarles”, según ha informado este miércoles el diario israelí ‘Haaretz’.

Las declaraciones del primer ministro han desencadenado una ola de reacciones en Israel, sobre todo en las redes sociales, pese a que, según recuerda el periódico, ya había hecho una denuncia similar en un discurso ante la Knesset en 2012. Entonces describió a Al Husseini como “uno de los principales arquitectos” de la solución final.

Aunque la idea de que Al Husseini fue uno de los promotores del exterminio de los nazis ha sido sugerida por varios historiadores, la mayoría de los expertos rechazan esta versión, según el diario, que aclara que este argumento fue mencionado en un libro reciente, si bien sus autores diferencian entre el supuesto apoyo del muftí a Hitler y la política de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) bajo el mandato de Yasir Arafat.

Reacciones

Así las cosas, las reacciones no se han hecho esperar y han llegado desde todos los flancos. El líder de la oposición, Isaac Herzog, ha considerado que se trata de “una peligrosa distorsión histórica”. En este sentido, el líder de Unión Sionista ha reclamado a Netanyahu una “corrección” ya que en su opinión “minimiza el Holocausto, el nazismo y el papel de Hitler en el terrible desastre de nuestro pueblo”.

Herzog ha sostenido que “el hijo de un historiador debe ser preciso respecto a la Historia” y ha recordado que Hitler escribió su libro Mein Kampf en 1939, dos años antes del encuentro con el muftí y que ha había hablado antes de la solución final.

La líder de Meretz, Zehava Galon, tambíen se ha mostrado muy crítica y ha ironizado con que “igual los 33.771 judíos que fueron asesinados en Babi Yar en septiembre de 1941, dos meses antes del encuentro entre el muftí y Hitler, deberían ser exhumados y puestos al día de que los nazis no pretendían destruirles”. En su opinión, a aquellos que no pueden cambiar el futuro “solo les queda reescribir el pasado”.

Por su parte, el líder de la Lista Árabe Unida, Ayman Odeh, ha acusado a Netanyahu de estar “reescribiendo la historia para incitar contra los palestinos”. “Las víctimas del monstruo nazi, entre ellas millones de judíos, se han convertido en propaganda barata al servicio del rechazo de la paz”, ha aseverado.

También ha reaccionado la Autoridad Palestina. El jefe negociador y dirigente de la OLP, Saeb Erekat, ha condenado “estas declaraciones moralmente indefendibles e incendiarias”. “Los esfuerzos palestinos contra el régimen nazi están profundamente arraigados en nuestra historia”.

Para Erekat es triste que “el líder del Gobierno israelí odie a su vecino tanto que esté dispuesto a absolver al más notorio criminal de guerra de la Historia, Adolf Hitler, del asesinato de seis millones de judíos durante el Holocausto”. “Netanyahu debería dejar de usar esta tragedia humana para ganar puntos para sus fines políticos”, ha agregado.

La polémica se produce en medio de una escalada de violencia en las últimas semanas en la que han muerto cerca de una decena de israelíes muertos a manos de atacantes palestinos, la mayoría de los cuales han sido abatidos por las fuerzas israelíes. Además, varios palestinos más han muerto en protestas contra Israel a manos de las fuerzas de seguridad.

Berlín: “Todos los alemanes saben la historia de la asesina manía racial de los nazis”

El Gobierno de Alemania ha subrayado que la “responsabilidad” del Holocausto contra la comunidad judía es “alemana” y ha descartado que existan razones para “cambiar la visión de la historia”, horas después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, señalase al muftí de Jerusalén.

El portavoz del Gobierno de Alemania, Steffen Seibert, ha descartado manos en la sombra tras las masacres cometidas por el régimen de Hitler. “Todos los alemanes saben la historia de la asesina manía racial de los nazis, que llevó a la ruptura de la civilización que fue el Holocausto”, ha explicado.

Seibert ha afirmado en rueda de prensa que esta historia “se enseña en las escuelas por una buena razón“, que “nunca debe olvidarse”. En este sentido, ha negado cualquier revisión sobre los abusos cometidos contra los judíos: “No veo razón para cambiar nuestra visión de la historia de ninguna manera. Sabemos que la responsabilidad de este crimen contra la Humanidad es alemana”.

Infolibre