El comité de Tragsa denuncia el despido de 25 trabajadores


Los representantes laborales aseguran que ha habido un “retraso” en la tramitación de la Consejería de Medio Rural

Movilizaciones en CLM contra el ERE del Grupo Tragsa
Movilizaciones en CLM contra el ERE del Grupo Tragsa

El comité de empresa de Tragsa denunció el viernes el despido de 25 trabajadores el próximo 31 debido a que la Consejería de Medio Rural “no ha tramitado con suficiente antelación 14 encomiendas” para las que los operarios afectados estaban contratados. Los representantes laborales señalaron que “muchas de esas encomiendas” se aprobarán en el primer trimestre del 2017 y aun así, ni Tragsa ni la Consejería de Medio Rural “han tenido en consideración” a los trabajadores despedidos.

“Por un retraso en la tramitación de estos expedientes se despide a personas que durante muchos años han demostrado su compromiso y fidelidad a Tragsa y a la propia Consejería”, resolvió el comité en un comunicado. Al mismo tiempo, subrayó que entre los despedidos del grupo de empresas públicas hay mujeres con reducción de jornada por cuidado de menores.

Los portavoces laborales criticaron “la manera de proceder” de la Consejería y de Tragsa al aplicar los despidos de forma “tan repentina y sin tener consideración con los trabajadores, atentando a su dignidad y a su profesionalidad y sin ningún tipo de consideración por todo el trabajo y el esfuerzo realizado”.

Consecuencias

Y avisan que la paralización de algunas de estas encomiendas “tendrá consecuencias negativas para los ciudadanos” ya que se refieren a la realización de los controles necesarios para recibir ayudas y subvenciones por parte de la Consejería, para la concesión de indemnizaciones y para la tramitación de concesiones.

Otra de las “consecuencias negativas” de esta situación es “el cierre del laboratorio del Cifa que realiza análisis para el control de las enfermedades y plagas de cuarentena y así evitar su proliferación”. La tercera es la “paralización de los controles” a las industrias agroalimentarias y a los operadores y elaboradores inscritos en las distintas marcas de calidad, denominaciones de origen, indicaciones geográficas protegidas y control de productos de agricultura ecológica y calidad controlada. Todos ellos estarán afectados de “la falta de control en la producción, el etiquetado y la trazabilidad, además del control de los productos puestos en el mercado”.

Ante este escenario, el comité de empresa ha solicitado a la Dirección de Tragsa y a la Consejería de Medio Rural que tomen “las medidas oportunas para no despedir a esos 25 trabajadores y que se pueda continuar con el trabajo que realizan para que el resto de los ciudadanos de Cantabria, principalmente los implicados en el sector agroalimentario, no sufran las consecuencias”.

Diario Montañés