La derecha se derechiza


Casado visita la localidad navarra de Alsasua. / EFE

La caída de Mariano Rajoy, inesperada y traumática como un terremoto, letal e irreversible como una condena por corrupción, ha revolucionado los cimientos de la derecha española. No por la figura del ya ex presidente, un gestor anodino que pasará a la historia por sus discursos humorísticos, su desprecio por la política y su caja B. La salida de Rajoy por el sumidero revoluciona a la España conservadora, y sobre todo a los políticos que buscan representarla, no por razones ideológicas, sino por cuestiones puramente prácticas: han comprendido que su futuro pasa por la radicalización. O derechización o muerte.

Fue un chaval nervioso y parlanchín que vestía de anaranjado, un advenedizo que se ha quedado con la miel en los labios, quien descubrió que en este país el centro derecha es una casilla ocupado por el socialismo. Había que buscar nuevos caladeros, más oscuros y retrógrados, si querían seguir pescando votos, si aspiraban al poder. Para demostrar su teoría se puso a rebufo del Partido Popular, pisó el acelerador a fondo y encendió el intermitente: con un poco más de tiempo les habrían quitado las pegatinas a los populares con un adelantamiento por la ultraderecha.

Pero ya es tarde para filigranas. Las cartas están a la vista. Con Rajoy en la lona, los aspirantes al trono han aprendido la lección: la derecha tiene que volver desde las trincheras, mostrándose cada día más radical y montaraz, más carca y retrógrada, más intransigente y soberbia. Aznar es el modelo. Su legado ultraliberal es el mapa a seguir, su discurso la Biblia del cambio y sus herederos, vulgares imitadores: analicen un discurso de Casado y comprenderán que asisten a uno de Aznar, interpretado por un clónico sin bigote y con una miaja menos de arrogancia.

No hay espacio en España para dos partidos ultraconservadores, puesto que solo hay una Cataluña, una Ley de Aborto, una bandera y un Valle de los Caídos con los que manipular los sentimientos. El retorno del PP a la caverna más oscura y húmeda, el óxido nunca duerme, ha dejado a los de Albert Rivera sin argumentos, sin votantes, sin futuro. Huérfanos de caspa. Es la derechización de la derecha, ese giro kamikaze (todo o nada) que Pablo Casado y Dolores de Cospedal, títere y titiritero, han sabido entender para desgracia de Ciudadanos.

Cuarto Poder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.