Paul Preston: “A Primo de Rivera no se le puede considerar una víctima”


El historiador británico Paul Preston conversa con ‘Vozpópuli’ sobre su nuevo ensayo ‘Un pueblo traicionado’, publicado por Debate 

El hispanista Paul Preston.
El hispanista Paul Preston. DebateEl hispanista Paul Preston. Debate

Cuando a Paul Preston le pidieron una obra de referencia que explicara en su conjunto el siglo XX español, el hispanista consiguió algunas constantes en distintos periodos: la incompetencia política de las élites gobernantes, la corrupción y la violencia, tres aspectos que le permitieron identificar un desajuste entre una población deseosa de progresar y unos actores que bloquean y frenan ese proceso. España ha sido saboteada por sus propias élites, así lo explica el británico en Un pueblo traicionado, un volumen que casi alcanza las mil páginas (768) y que ha llegado esta semana a las librerías.

Un pueblo traicionado comienza en el año 1874.  Incluye desde la restauración monárquica con Alfonso XII, y que se caracterizó no sólo por la impronta de liderazgos caciquiles sino por la manipulación de elecciones, hasta la abdicación de Juan Carlos I, en 2014. En todo ese periodo Paul Preston identifica las principales fallas en la vida política, económica y social de España, desde la corrupción institucionalizada durante los gobiernos de Primo de Rivera y Franco hasta, la financiación irregular del Partido Popular, el 3 % de Pujolismo o los ERE en Andalucía.

“España ha sido saboteada por sus propias élites, así lo explica el británico Paul Preston en su libro Un pueblo traicionado”

Si en su libro El triunfo de la democracia en España Preston narró la Transición y la consolidación de la democracia española con sus numerosas dificultades además de un gran espíritu de sacrificio y cooperación para crear el marco constitucional de la restauración democrática, en Un pueblo traicionado  se propone una visión de conjunto. “El libro pretende ser una historia sólida y fiable. Los filtros a través de los cuales se ve esta historia son la corrupción, la incompetencia política y las consecuencias sociales de ambos fenómenos. Por supuesto que las élites no salen bien paradas del análisis”, dice Paul Preston a Vozpópuli ante la pregunta sobre la naturaleza de este libro.

Plantear que el hilo conductor de la historia de España desde 1874 lo forman la corrupción, la incompetencia política y la división social es, por decir lo menos, duro.

La idea original de este libro fue hacer la historia de estos años. Quería plantear algo que no sólo fuese ameno para el lector, sino también interesante. Me puse a pensar cuál es la nota más llamativa de la historia de España, pues la división social y la conflictividad. ¿Por qué? Primero me centré en la corrupción electoral, que quiere decir que la democracia, a finales del siglo XIX, era una farsa. Siendo así, la clase obrera, sobre todo la  rural, se enfrentaba con una disyuntiva: o aceptaba o se revelaba, muchas veces violentamente. Ante esa reacción, tanto el Estado como los patronos respondían con más violencia. Eso me llevó a preguntarme por qué no había políticos lo suficientemente inteligentes para ver por dónde iban los tiros. Tengo más de 40 años estudiando los orígenes de la guerra civil, así que estaba muy consciente de la ecuación corrupción, más incompetencia política igual conflicto.

“Estaba muy consciente de la ecuación corrupción, más incompetencia política, es igual a conflicto”

Su libro propone un desajuste entre una población deseosa de progresar y unos actores que bloquean y frenan ese proceso. ¿Cuál ha sido la élite menos generosa con los españoles?

Socialmente, creo que sin lugar a duda los latifundistas, sobre todo en la época de la segunda república, en que se fraguaba el conflicto que desembocó en la guerra civil. Políticamente, no hay ninguna duda: los estamentos del franquismo, un régimen que se estableció en el terror, el miedo y el pillaje. Así que en ese sentido, Franco se llevó la corona.

¿Estuvo más institucionalizada la corrupción durante las dictaduras de Primo de Rivera y Franco que en otras épocas del siglo XX?

Hay muchos tipos de corrupción, el libro comienza hablando del Lazarillo de Tormes. También aquí en Inglaterra había ese tipo de  héroes y protagonistas picarescos. El tipo de corrupción que eso representa es fruto de la pobreza. Luego hay una especie de corrupción que toca a casi todos los países, del tipo del que paga al electricista en metálico para no tener problemas con los impuestos, eso también es corrupción.

Sí, pero le estoy preguntando por la corrupción dentro del Estado.

Evidentemente, la corrupción de Estado e institucionalizada está en Primo de Rivera y el régimen de Franco, aunque son dos regímenes con diferencias. Primo no llegó a hacer lo que hizo pasando por un camino de sangre, Franco sí. Unas de las cosas que más me ha sorprendido al hacer el libro fue la escala de corrupción en el régimen de Primo, lo que pasa es que entre eso y la democracia, hay diferencias. En la segunda república no había corrupción, había lo que hacía Juan March, que era el trafico bucareno capitalista.

“Hubo una corrupción institucionalizada en Primo de Rivera y el régimen de Franco”

Corrupción inmobiliaria, contubernio con los poderes locales, corrupción en la financiación de los partidos, corrupción en la corona ¿La democracia no mejoró demasiado las cosas, no?

Sorprendentemente no. Eso es una inmensa lástima. Hay cosas que se pueden ver en el caso de la corrupción inmobiliaria: el cambio que hizo el PP de las leyes con respecto a la sociedad rural abrieron las puertas a esa corrupción y quizá no fue su intención. Pero se podría haber corregido y no hubo voluntad de hacerlo. La corrupción también toca a la familia real, con Urdangarín y el propio rey. El problema que tengo como alguien que intenta investigarlo históricamente es la interrogante sobre de dónde surge tanta codicia. Hay un espacio entre la muerte de Franco y mediados de los años ochenta cuando no descubrí demasiada corrupción. Estamos hablando de delitos y los delitos de corrupción se cometen clandestinamente, de ahí la dificultad para dar con ellos.

¿Quiénes roban más? ¿Los políticos de izquierda o los de derecha?

Con la espalda contra la pared, diría que la derecha, pero tampoco ha habido tanta diferencia y es difícil de decir. Después de los escándalos en la segunda mitad del periodo de Felipe González, el PSOE rectificó bastante. En cambio, aunque Aznar llegó al poder diciendo que no habría corrupción, en el PP hubo una explosión tremenda que se conoce más por Gurtel y Bárcenas. Esperemos que ahora empiece a rectificar.

Es pujolismo robó durante décadas, al tiempo que inoculó el nacionalismo. ¿La corrupción se acentúa en los gobiernos autonómicos y locales?

Lo que le voy a decir lo diría tanto de España como de mi propio país, en el nacionalismo hay que saber lo que está detrás. De un lado están los populistas, el catalán que se quiere separar de España o el escocés que se quiere separar de Gran Bretaña o, como nosotros que quieren salir de la UE. Quienes están detrás de eso sacan una fortuna especulando con la libra. En Cataluña el gran empuje al nacionalismo viene precisamente por el esfuerzo de la dirección de CIU de tapar la corrupción de Pujol. Y la tragedia es que, a la vez, en Madrid, había un PP que para tapar su propia corrupción, acentuó el nacionalismo centrista. Esos dos cosas son muestra de la irresponsabilidad política que hizo que la situación se hiciera crítica.

“Para tapar su propia corrupción, el PP acentuó el nacionalismo centrista”

Cita a Ortega y Gasset: “Empezando por la Monarquía y siguiendo por la Iglesia, ningún poder nacional ha pensado más que en sí mismo”. Es aplicable al sistema de partidos.

Tanto la monarquía como la iglesia pensaban en sus intereses, pero rara vez en la historia los partidos han pensado en el interés nacional. Ha habido períodos en los que sí lo han hecho. Por ejemplo, en la coalición republicana socialista de la segunda república hubo un interés común, pero terminó rompiéndose por intereses partidistas. En el periodo de la muerte de franco hasta el 85, hubo colaboración de casi todas las fuerzas políticas en el interés nacional. Con tal de establecer una democracia, pusieron de lado sus interese partidistas.

Desde hace veinte años no se publicaba una obra de referencia del siglo XX español, ha comentado su editor ¿Por qué? ¿Falta de perspectiva acaso?

Ha habido un montón de historias generales de ese periodo. Lo que pasa, y no lo digo por criticar a mis colegas, es que creo que ninguno de esos libros ha tenido un hilo conductor. La gran referencia ha sido el libro de un inglés, Raymond Carr, sí tenía un hilo conductor: el fracaso del liberalismo en España. Yo que llevo 50 años estudiando ese periodo, así que puedo decir que mi ambición eran crear una especie de historia de referencia como en su día fue el libro de Carr.

Cinco elecciones en cinco años, ¿es la clase política reciente española más incompetente que todos sus predecesores?

Puesto así, habría que decir que sí. E insisto, una y otra vez, hay un paralelismo entre lo que está pasando en España, en Cataluña, lo que está pasando en Italia. En general ha habido una decadencia y un empeoramiento de las clases porque está pasando en tantos países.  Aunque también tenemos los casos de los que se han enriquecido enormemente gracias a la política. Esa es la base del libro.

“Durante 120 años, el pueblo no ha tenido la clase política que se merecía, ha tenido otra impuesta por la corrupción y la violencia”

¿Cómo puede estar tan enraizada la corrupción si la justicia en España funciona?

En España la justicia tiene varios problemas, pero tiene varios logros. La justicia en España funciona muy lentamente y eso es un problema. Cuando los partidos están en el poder pueden influir en el nombramiento de los jueces y eso, evidentemente, en el contexto del que estamos hablando puede propiciar la corrupción, lo que pasa es que también hay jueces muy serios y el hecho de que yo haya podido hacer el último capítulo del libro es por las cosas que se han investigado y sentenciado en los tribunales. Otra pregunta más, cómo es posible, si el Estado es corrupto, que siga funcionando como Estado: que tenga hospitales, carreteras, infraestructuras. Eso sí que ha habido en España. En el Reino Unido ha empeorado de forma estrepitosa, aunque nadie diría que loes partidos políticos en Gran Bretaña son corruptos, pero hay intereses detrás.

También hay que decir que los políticos corruptos no llegan solos. Alguien los elige.

Usted está pensando en la actualidad y es un libro que cubre 140 años. Si nos remontamos al comienzo, 1874, que es cuando empieza el libro, hasta la época de Franco y durante la época de Franco, como mínimo hablamos de 120 años de corrupción. El pueblo no ha tenido la clase política que se merecía, ha tenido otra impuesta por la corrupción y la violencia.

“A Primo de Rivera no se le puede considerar como víctima, y por tanto, sería mejor devolver sus restos a su familia”

Franco ha sido exhumado ya. ¿Cree que Primo de Rivera debería salir del Valle de los Caídos?

Respecto a José Antonio Primo de Rivera, por un lado, fue una víctima en el sentido de que murió delante un pelotón de fusilamiento el 20 de noviembre de 1936. Por otro lado, con su retórica de ‘la dialéctica de los puños y de las pistolas’ y por haber propiciado lo que se podría llamar ‘la estrategia de tensión’ en 1935 y en 1936, incluso desde la cárcel después de su arresto el 14 de marzo de 1936, él había contribuido a provocar la guerra de la que fue una víctima. Horrorizado por la guerra, Primo de Rivera evolucionó, como muestra su última entrevista antes de su ejecución, una ejecución que considero un gran error político que le convirtió en mártir. A pesar de su rectificación final, no se le puede considerar como víctima, y por tanto, para poder convertir el Valle de los Caídos en un lugar educativo y/o un museo de la guerra civil española, sería mejor devolver sus restos a su familia.

Vox populi

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.