Segovia: ¡Felipe, renuncia a tu herencia, y márchate!


Comunicado de Segovia Decide. Comité Por La República

Mientras los españoles vivían momentos de angustia, confinados en sus casas, y el sistema de salud colapsaba, Felipe VI, aprovechó, con nocturnidad y alevosía, y forzado por las informaciones de los medios de comunicación extranjeros, a intentar tapar sus vergüenzas. En los momentos más críticos en la historia de la España reciente, lo que los españoles reciben de su corona es la constatación definitiva de su corrupción.

De gran hacedor de la democracia española, padre de la Transición, héroe del 23F… a gran corrupto y gran evasor fiscal. Se hunde definitivamente el poco prestigio que aún le quedaba a Juan Carlos de Borbón. Es su propio hijo, quien confirma lo que ya sabíamos sobre la “dignidad”, la “integridad” y “la honestidad” de su padre. En nombre de estos supuestos principios, Felipe renuncia a la herencia millonaria que el emérito acumuló en paraísos fiscales, y que hoy investiga la justicia suiza.

En su comunicado, la casa real dice algo importante: que hacía un año que Felipe VI ya sabía de una de las estructuras offshore que su padre utilizaba para esconder su fortuna en paraísos fiscales. Según explican, el 5 de marzo de 2019 un despacho de abogados londinense le comunicó por carta a Felipe que había sido designado como beneficiario de la “Fundación Lucum” cuando su padre muriese.

Comunicado de Federación de Republicanos (RPS): “LA PODREDUMBRE ENDÉMICA DEL RÉGIMEN MONÁRQUICO 

Si el rey Felipe ya sabía desde marzo de 2019 que su padre tenía una estructura financiera offshore, ¿por qué entonces no anunció públicamente las medidas que ha contado este domingo? ¿Por qué no contó antes que existía esta fundación?

En el comunicado también anuncia que su padre dejará de cobrar de los presupuestos públicos. ¿Por qué ahora y no antes?

Ahora que ya es evidente que Juan Carlos de Borbón abusó de la inviolabilidad que le otorga la Constitución y utilizó su posición para enriquecerse, ¿por qué no se acaba con ese privilegio para que no vuelva a pasar?

Sacrificar al padre para salvar la corona. Es una larga tradición en la familia real española, como el propio Juan Carlos recordará. Es lo mismo que hizo él con su padre, Don Juan. Otro que también tenía dinero en Suiza, para seguir con la costumbre familiar.

El Código Civil explica bien dos cosas importantes sobre el repudio de una herencia como la que acabamos de conocer. La primera (artículo 991), que solo se puede realizar cuando quien deja la herencia muere, y no antes. La segunda (artículo 990), que no se puede renunciar a una parte de la herencia y a otra no.

En estas circunstancias, con España en Estado de alarma y ante la mayor crisis sanitaria en un siglo, los cortesanos esperaban que el rey hubiera dado un mensaje al país. Uno distinto a lavar los trapos sucios del pasado familiar. Pero no, ni está, ni se le espera, sus mensajes son sólo para apoyar y justificar la violencia policial, los que dan el cayo en esta situación límite son los trabajadores y las autoridades civiles .

Pero no olvidemos, ni seamos ingenuos, este sistema heredado del franquismo, es corrupto por nacimiento y legitimidad, y sustentado por la corrupción sistémica de empresarios, jueces, medios de comunicación y partidos políticos que participan de esa corrupción cortesana y se sirven de ella.

Si Felipe VI verdaderamente quiere renunciar a su herencia, que renuncie a la corona. ¿No es acaso la herencia la razón por la cual hoy es Felipe el jefe del Estado español?

¿Qué aporta hoy la monarquía a España? Menos democracia, tutelada por un Jefe de Estado impuesto e impune. Más humillación interna e internacional. Una monarquía que no sirve a España, sino que se sirve de ella, mientras la gente sufre.

Está en nuestra mano, en la mano de las clases trabajadoras y populares, de los pueblos de España, de la mayoría social, de esa mayoría que produce y crea la riqueza de nuestro país (y que esos parásitos que se llaman patriotas se apropian) ponerle término.

Saldremos de la crisis del coronavirus, pero el verdadero virus de España es la corona.

Hoy, más que nunca: SALUD y REPUBLICA.