Salud: lo que el COVID 19 saca a la luz, por D. Urzaiz


La pandemia del coronavirus Covid 19 está poniendo al descubierto importantes cuestiones sobre el sistema sanitario y la protección a la salud.

Los efectos de la globalización, la deslocalización de empresas, la descentralización de la producción, el comercio y la libre circulación; en situaciones de crisis epidémicas, además de bloquear la economía a escala planetaria, con todos sus efectos de despidos, desabastecimiento…, que no vamos a tocar aquí, produce una vertiginosa expansión, difusión y extensión de los patógenos infecciosos a escala mundial con una rapidez de difícil control en sus primeras fases, particularmente si se origina en países como China, sudeste asiático… grandes productores de mercancías del mundo por sus bajos costes de producción.

El desarrollo de otras epidemias, en sí mismas con mucha mayor letalidad como el Ébola, no han saltado a los países desarrollados y se ha quedado delimitada a países del África subsahariana donde la situación de vida, salubridad y pobreza de sus gentes provoca una tasa de mortalidad y sufrimiento que, a parte de algún minuto en las noticias televisivas (sobre todo si ha afectado a algún ciudadano español o del mundo “civilizado”), no tiene más trascendencia porque es una epidemia que la sufren allá donde se origina.

La malaria, ¿a cuántos millones de personas afecta en los países poco desarrollados, con carencia de agua potable, tratamiento de aguas residuales…? Y ¿el cólera, el dengue, la fiebre amarilla…? que diezman poblaciones enteras y están directamente vinculadas a las condiciones de pobreza en la que viven la gran mayoría de sus habitantes (no hablo de países pobres, ya que muchos de ellos son países muy ricos en materias primas que son expoliadas por las multinacionales imperialistas), enfermedades que tienen vacunas y/o tratamiento y que cuando viajamos a ellos, desde nuestro “mundo civilizado”, nos protegemos con esas vacunas y tratamientos que a sus pobladores no les llegan.

De los animales a los humanos (pasar la barrera de la especie). “…Hay muchos virus viviendo en animales, plantas y bacterias en los ecosistemas… ¿Por qué algunos virus se desbordan e infectan a los humanos? Es porque estamos entrando en contacto con estos animales, plantas y criaturas. Perturbamos ecosistemas diversos. Destruimos la selva tropical. Construimos pueblos y minas en esos lugares… vivimos una era de enfermedades zoonóticas emergentes”. (D. Quammen, ELPAIS 8 de marzo).

Enfermedades producidas por virus fueron las causantes de la gripe de 1918 (50 millones de muertos), el SIDA (se estima que han muerto 32 millones), que sigue matando en África, aunque existen tratamientos que se aplican en los países ricos donde ya es una enfermedad crónica. El ébola, SARS, gripe aviar… y ahora la Covid 19.

Parece demostrado, que “la fauna salvaje es el punto de partida de epidemias devastadoras… gran parte de los microbios viven en ellos sin causarles ningún mal. El problema se da con la deforestación, urbanización y la industrialización desenfrenadas, ofrecemos a esos microbios los medios de llegar al cuerpo humano, adaptarse… y evolucionar convirtiéndose en patógenos” (Le Monde diplomatique, marzo 2020).

Actuación ante las epidemias. – Investigación. – Industria farmacéutica. Si la evidencia demuestra que hay virus conocidos en animales que, previsiblemente, pueden pasar la barrera de la especie e infectar a los humanos, la investigación debería ir orientada al estudio previo de vacunas y fármacos que nos preparasen para actuar de forma rápida y evitar que, cuando surjan, se conviertan en pandemias.

Se actúa contra esos patógenos cuando la enfermedad ya está instalada y es entonces cuando los investigadores y la industria farmacéutica van a la búsqueda de la vacuna y el tratamiento que contenga esa epidemia. Las multinacionales farmacéuticas investigan lo que les puede ser rentable, hacerse con la patente que durante años les otorga la exclusividad del negocio, es el vergonzoso gran negocio que juega con nuestras vidas.  Pasa mucho tiempo desde el inicio de la investigación hasta que se consigue tener la vacuna y los medicamentos para su utilización, tiempo en sufrimientos y vidas.

Una gran pandemia como la actual, que además del coste en vidas, está provocando, adelantando y agudizando una crisis económica de tremendas consecuencias para los trabajadores y pueblos del mundo; replanteará los equilibrios entre las potencias imperialistas y un reordenamiento económico; poseer la patente de la vacuna para el Covid 19 se convierte no solo en un gran negocio si no en un arma de presión de la potencia que lo consiga. EEUU ya está ofreciendo comprar la patente a quien obtenga la vacuna.

Las vergonzosas privatizaciones de la sanidad en España. Durante años venimos denunciando el proceso privatizador de la sanidad pública en nuestro país, particularmente agudo en Cataluña y Madrid. La Ley 15/97 (Habilitación de nuevas formas de gestión), aprobada en el parlamento con los únicos votos en contra de IU y BNG, se dio en momentos de “bonanza económica”, abrió la puerta de la sanidad pública a la empresa privada. El RDL 16/2012 del gobierno Rajoy, eliminó el derecho universal a la sanidad, estableciendo y ampliando copagos a medicinas y otros productos de uso sanitario, excluyendo prestaciones. El gobierno actual se ha comprometido a restablecer la sanidad universal, no ha dicho nada sobre el resto de medidas.

El coronavirus ha puesto de manifiesto que la sanidad 100×100 pública es la que puede garantizar la asistencia sanitaria. Hoy se evidencian de forma clara los recortes que sufrimos en la sanidad pública, cómo se han recortado plantillas, camas; deteriorado los hospitales públicos, la atención primaria, para vender mejor la necesidad y la eficacia de la gestión privada en la sanidad pública y la promoción que han hecho de las aseguradoras privadas para tener acceso rápido a consultas y pruebas que los recortes en lo público hacían demorar en listas de espera. Aseguradoras que no incluyen prestaciones ante pandemias. El 9 de abril de 2008, (Decreto 22/2008) el gobierno Aguirre, suprimió la Dirección General de Salud Pública y Alimentación de la Comunidad de Madrid, dispersando sus unidades por varias Direcciones Generales de la Consejería de Sanidad, un proceso de degradación de las políticas públicas de prevención de la enfermedad y de promoción de la salud.

En estos años hemos participado en centenares de movilizaciones, denuncias, reclamaciones por una sanidad 100×100 pública, hoy, cuando estamos comprobando cuáles son las consecuencias de las políticas depredadoras de los sistemas públicos, cuando vemos cómo los trabajadores de la sanidad, de todos los estamentos y servicios auxiliares imprescindibles, están trabajando en condiciones penosas y peligrosas para su salud, sin los medios de protección para no contagiarse ni trasmitir la infección, cuando las plantillas estaban reducidas al mínimo, con contratos interinos de por vida, en situación de normalidad, con profesionales en paro, emigrados por Europa, ya que son muy reconocidos por su alta cualificación y maltratados en España, cuando vemos a nuestros mayores sin cobertura de residencias públicas, sin personal suficiente y sin condiciones dignas de trabajo y salario… Cuando comprobamos que la sanidad privada existe para el lucro de las empresas…  Cuando queda más claro que el capitalismo y su fase más depredadora, el neoliberalismo, solo trae riqueza para unos pocos a costa del sufrimiento de los pueblos, tenemos que reclamar de forma inmediata:

  • -La utilización de todas las instalaciones sanitarias privadas, sin compensaciones, al mismo nivel y presión que están los centros públicos.
  • -Contratación de trabajadores en todas las áreas y equipamiento de prevención para el personal sanitario en primer lugar y suministro de los medios de protección para los trabajadores de los servicios comunitarios indispensables. Mecanismos de protección para las familias, extensión de los test de detección del Covid 19.
  • -Puesta en funcionamiento de empresas para la fabricación de material sanitario e industria estatal de farmacia.

Cuando acabe la pandemia, exigir:

  •  -Derogación de la Ley 15/97 y demás leyes que permiten las privatizaciones. Revertir a lo público los centros privatizados para que sean de titularidad y gestión directamente pública.
  • -Creación de una potente industria nacional y estatalizada de farmacia y de componentes sanitarios, prótesis, aparataje médico… Desarrollo de la investigación pública.
  • -Desarrollo de la atención primaria como eslabón básico que detecta y mejora el estado de salud de los individuos, familias y comunidad. Primacía en la prevención y educación sanitaria de la población.

Los lazos de solidaridad que se están tejiendo en barrios y pueblos en esta situación excepcional de aislamiento e incertidumbre en el futuro, sirvan para continuar, una vez salgamos de esta dura prueba colectiva, para luchar con fuerza, juntos y contundentes por las reivindicaciones que hoy salen a la luz por la evidencia de los hechos. Las organizaciones políticas, sociales, sindicales, vecinales estamos obligados a empujar para conseguirlas.

EL CAPITALISMO MATA. EL SOCIALISMO ES UNA NECESIDAD.

Un comentario en “Salud: lo que el COVID 19 saca a la luz, por D. Urzaiz”

  1. Usad mascaras !
    donde ls usaron se controlo : china… japon solo mil casos de 130M gente
    pero la oms no recomendo : pandemia promultinacionales pa negocio y matar pobres ancian@s y enfermos
    se pueden hacer en casa con servilletas d papel cello y gomas
    o un panty-serviletas o pañuelo o fulard etc

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.