El estado de alarma impacta contra las empresas: Burger King, Seat, Iberostar, Pikolin… suspenden de empleo a sus plantillas


Seat, PSA, VW, Renault, Iveco… todos han clausurado hoy las plantas y dejando en casa a decenas de miles de empleados

El estado de alarma decretado por el Gobierno ha impactado ya de lleno esta tarde contra numerosas grandes, pequeñas y medianas empresas que no han esperado a que el Gobierno aclare en qué consistirá su plan de choque contra el coronavirus y han mandado a casa a sus plantillas.

Si entre las pequeñas empresas hay bastante confusión en torno a las medidas a tomar, las mayores multinacionales ya afectadas por problemas de suministro o decisiones administrativas han dado un paso que probablemente seguirán otras a lo largo de la semana. Los cierres se extienden por toda España y todos los sectores, aunque el del automóvil ha sido el más rápido a la hora de tomar medidas drásticas en sus fábricas: Seat, PSA, VW, Renault, Iveco… todos han clausurado hoy las plantas y dejando en casa a decenas de miles de empleados. La decisión de estos fabricantes es como una ola que llegará en breve a sus principales proveedores, los fabricantes de piezas y componentes. El ratio de empleos generado por el automóvil en este subsector es de tres por cada uno en la fábrica montadora de vehículos.

SANTANDER Y BBVA CIERRAN SUCURSALES

Los dos grandes bancos nacionales, Santander y BBVA, han anunciado este lunes un plan para cerrar parte de sus sucursales en España y permitir el teletrabajo de la mayor parte de la plantilla de su red comercial.

Banco Santander estudia el cierre de las sucursales que sean necesarias durante la duración del estado de alarma. Fuentes sindicales explican que el cierre podría afectar a la mitad de oficinas.

La plantilla quedará dividida en dos y rotará cada 15 días entre el trabajo en casa y en aquellas sucursales que permanezcan abiertas. De esta forma, explican desde CCOO, se asegura la continuidad del servicio en caso de contagios.

El banco descartaría con la medida aplicar ningún tipo de proceso de despido colectivo temporal como están anunciando desde hoy un gran número de empresas lastradas por el parón de la actividad económica.

Este protocolo no se llevará a cabo en aquellos municipios donde solo haya una oficina de la entidad. En ese caso, la plantilla se dividirá en dos y rotarán para mantener operativa la sucursal.

Algo parecido hará BBVA, que pretende operar su red comercial con un 20% del total de la plantilla y garantizando el servicio en todos los municipios donde tiene presencia.

La entidad justifica su reacción en que muchas oficinas apenas han tenido afluencia durante este primer lunes de Estado de alarma, por lo cual el banco opta por la gestión dinámica de sus empleados entre algunas oficinas para que puedan trabajar de manera segura.

“En todos los municipios en los que está BBVA habrá sucursal, y el número dependerá de la evolución de la situación”, informan fuentes de la entidad que dirige Carlos Torres.

BURGER KING

En el sector de la alimentación, Burguer King ha presentado esta mañana un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para toda su plantilla en España, esto es, 14.000 personas. La empresa indica que ha tomado la decisión tras el cierre de todos sus restaurantes y la cancelación de su servicio de reparto a domicilio para luchar contra la propagación del coronavirus y tras decretarse el estado de alarma en España.

El ERTE seguirá vigente hasta hasta que se restablezca la normalidad en el país, es decir, cuando se anule el estado de alarma actual que impide la movilidad y ordena el confinamiento de las personas en sus casas. “Esta decisión ha sido adoptada tras valorar las mejores alternativas para mantener el empleo tan pronto como finalice esta situación y garantizando la estabilidad de la compañía”, han señalado.

VIPS

Alsea España, que engloba marcas como Vips, Burger o Starbucks, entre otras, ha iniciado el procedimiento de solicitud para realizar un Erte por fuerza mayor al total de su plantilla. Son 22.000 empleados. La cadena, que ha tenido que cerrar 1.000 restaurantes, dice que es la única manera de garantizar la viabilidad de la empresa. El erte durará mientras se mantenga el estado de alarma y el grupo irá incorporando personal a medida que la situación mejore.

IBEROSTAR

El Grupo Iberostar ha anunciado también el cierre temporal de sus 38 hoteles en España, una medida que “previsiblemente” extenderá en breve a otros países, y aplicará una “suspensión temporal de la actividad laboral a escala global” a raíz de la crisis de la pandemia del coronavirus.

La empresa mallorquina, con 120 hoteles en el mundo de 4 y 5 estrellas y 34.000 empleados, ha informado en un comunicado de que ha tomado esta decisión tras “la restricción oficial” del movimiento de personas y de que estas medidas afectarán igualmente a su filial World 2 Meet. Se trata, subraya la empresa, de una medida que están adoptando ya otras compañías hoteleras. Fluxá ha asegurado que Iberostar es una empresa “resiliente” que superará estas circunstancias y que saldarán “fortalecidos”.

PIKOLIN

El fabricante aragonés de colchones Pikolin presentará un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) ante la paralización de las ventas que está suponiendo en cierre de las tiendas como precaución por el coronavirus. Además, la actividad de su centro productivo y logístico en Zaragoza cesará, temporalmente, mañana martes.

Fuentes de la empresa han explicado a Europa Press que se está empezando a preparar el ERTE, aunque a la espera de las medidas que anuncie este martes el Gobierno central. La empresa se ve obligada a cesar la actividad en sus centros de producción y logística puesto que los puntos de venta de colchones están cerrados y no pueden dar salida a sus productos.

En oficinas, el 50% de la plantilla ya se encontraba desde la semana pasada haciendo teletrabajo. En Pikolin trabajan un total de 870 personas en toda España.

IBERIA Y VUELING

IAG, el ‘holding’ que engloba a Iberia, British Airways (BA), Vueling, Aer Lingus y la marca LEVEL, está adoptando medidas ante la situación generada por el coronavirus, entre las que figuran suspender temporalmente contratos de trabajo y reducir las horas de trabajo e implementar opciones de vacaciones voluntarias no pagadas, según ha informado este lunes el grupo. Sólo IBeria emplea a más de 15.000 personas.

A ello se suma dejar en tierra aviones excedentes, reducir y diferir inversiones, recortar gastos no esenciales de TI así como costes que no estén relacionados con el programa de ciberseguridad y congelar el reclutamiento y el gasto discrecional.

“Dada la continua incertidumbre en relación al potencial impacto y la duración del COVID19, todavía no es posible proporcionar una indicación precisa sobre las perspectivas de beneficio para el año 2020”, ha señalado la compañía.

Norwegian

La aerolínea low cost Norwegian ha anunciado hoy que cancelará la mayoría de sus vuelos y suspenderá el empleo a un 90% de la plantilla debido “al estancamiento de la demanda” provocado por la crisis generada por el coronavirus.

“Lo que nuestra industria está encarando no tiene precedentes”, señala el consejero delegado de Norwegian, Jacob Schram, en un comunicado.

La aerolínea ya ha suspendido un número significativo de sus vuelos y Norwegian suspenderá de modo temporal el empleo de 7.300 trabajadores. Equivale aproximadamente al 90% de la plantilla e incluyen a pilotos, tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), y personal de mantenimiento y administrativo. “Los procedimientos de suspensión de empleo varían de un país a otro y el equipo de Norwegian ya está en diálogo constructivo con los representantes sindicales y de salud y seguridad laboral de todas las jurisdicciones afectadas”, señalan.

TENDAM

Tendam también ha notificado hoy a los representantes de los trabajadores el inicio de erte que afectará a la plantilla de las tiendas de sus marcas en España, a la plantilla de las oficinas centrales de Madrid y de Barcelona, en total, unas 7.000 personas. No especifica la cifra de afectados. Quedan excluidos los servicios mínimos que permitan garantizar que la compañía opere con “normalidad en este periodo incierto”.

“En espera de cambios legislativos es voluntad de la empresa, en cualquier caso, efectuar un complemento a la prestación pública en el mes de marzo”, señalan

Con información de César Urrutia, Raquel Villaécija y Víctor Martínez

El Mundo