“Homenaje” a las víctimas españolas del nazismo: una farsa insultante


Hoy cinco de mayo se conmemora el 76 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Mauthausen y de todos los deportados a campos de concentración nazis, dónde hubo un total de 9.161 víctimas, entre 1940 y 1944, de los cuales cerca del 60% murieron en estos campos.

En el acto oficial de hoy en su Homenaje, dio lectura al manifiesto la periodista y escritora Rosa Montero. Había siete representantes de asociaciones que no tienen ningún familiar entre los deportados y son, a su vez, fieles al sistema. Dicho de otro modo, la representación memorialista era de los que son el colchón de la monarquía para subvertir la auténtica Memoria Histórica que necesita nuestro país.

La vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, ha presidido el acto celebrado en el Memorial de Nuevos Ministerios en homenaje a los españoles deportados y fallecidos en Mauthausen y en otros campos de concentración, y a todas las víctimas españolas del nazismo asegurando, en el día en el que se cumplen 76 años de la liberación del campo de concentración de Mauthausen “uno de los más terribles”, que “no tenemos ningún derecho a olvidar”. “Tenemos la obligación de mantener viva su memoria”, porque “recordando, hacemos justicia a su calvario y a la indignidad que vivieron”, así como a la “contribución con sus vidas para defender las libertades, los derechos, la democracia”.

Puro cinismo. Lo que no dice la ministra es porqué no se ha permitido la asistencia ni invitado a ningún familiar de estas víctimas del nazismo/franquismo. Cuando se le ha preguntado en el mismo acto por ello, también al Secretario de Estado, la respuesta ha sido que no se había invitado a los familiares “por la pandemia” como si tan dificíl fuera habilitar, con las condiciones sanitarias pertinentes, un espacio entre  los miles de metros cuadrados al aire libre del Ministerio, para que una representación de familiares hubiera estado presente y participara en el acto.

Pura manipulación. Y un insulto, además, a las víctimas: homenajearlas con una ofrenda floral presidida por la bandera rojigualda contra la que todas ellos combatieron. Llama poderosamente la atención de este acto en que no aparece ninguna bandera Republicana por la que tanto lucharon, sufrieron y murieron. Es obvio que el verdadero motivo de no invitar a los familiares no es la pandemia como responde la Vicepresidenta.

El año pasado, hubo banderas tricolores, la que defendieron todos los deportados a los campos de concentración. Y en aquel acto ocurrió que la bandera Republicana descansó muy dignamente en las rodillas de tres familiares de deportados en la primera fila (pese a la negativa a enseñarla de alguna organización memorialista invitada en aquel entonces) como protesta de la farsa que se estaba gestando. Como ellos mismo declaran: “la Memoria es nuestra, no deben robárnosla, ni suplantarla, ni disfrazarla…” Por eso denuncian tambien el Homenaje de hoy como un insulto a los miles de deportados, a la Memoria Histórica.

La Vicepresidenta Calvo se victimiza con  los resultados electorales de Madrid y menciona al lobo, que con ellos peor. Sin embargo en contra de lo que dice, la Verdad, Justicia y Reparación no vendrá de esta monarquía corrupta ni de sus políticas si no de un nuevo régimen republicano, verdaderamente democrático y popular, el único que puede garantizar que la Memoria de todos estos hombres y mujeres, todos los que aun continúan desaparecidos en las cunetas, todos los que fueron represaliados por el régimen franquista sean rehabilitados y reconocidos como lo que fueron: luchadores de la Libertad.