EH Bildu plantea un plan ‘anti-tamayazo’ si hubiera sabotaje de las derechas


El diputado de la formación ‘abertzale’ Jon Iñarritu pone sobre la mesa la posibilidad de un cambio de la abstención al sí

Jon Iñarritu, diputado de Bildu. OIHA VITORIA
Jon Iñarritu, diputado de Bildu. OIHA VITORIA

Jon Iñarritu, diputado de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, se ha pronunciado este lunes en una entrevista concedida a Cataluña Radio sobre la amenaza de transfuguismo” que planea sobre la sesión de este martes, en la Pedro Sánchez aspira a salir investido como presidente del Gobierno.

En este sentido, ha dicho que podría hacerse necesario “un plan anti-Tamayazo” para evitar “el sabotaje de la extrema derecha”. 

“Si es cierto y hubiera un plan Tamayazo, y se prevé porque como el voto es nominal y sin voce, pues se vería. Si algún voto que se presupone que tiene que votar a favor o abstenerse no lo hace, habría que llevar a cabo un Plan Antitamayazo”, ha defendido. “Las direcciones de aquellas fuerzas que vamos a abstenernos quizás tendrían que decidir aplicar un plan anti-tamayazo para que no se lleve a cabo ese sabotaje de las extremas derechas”.

Puedes escucharlo a partir del minuto 04:40

EH Bildu optó, al igual que ERC, en la primera votación de este domingo, donde se requería mayoría absoluta, por la abstención. De repetirse esta misma aritmética, en la votación de este martes, donde se requieren más síes que noes, Sánchez lograría ser investido como presidente y se materializaría el primero Gobierno de coalición de la historia de España. Sin embargo, la sombra del tamayazo es muy alargada y la derecha y la extrema derecha han iniciado una campaña exprés de acoso y derribo para evitar que el candidato socialista consiga su objetivo. En este sentido, con que solo uno de los 167 apoyos de Sánchez (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, BNG y Teruel Existe) cambie su intención de voto, la investidura fracasaría. 

No obstante, si la formación abertzale decide llevar a cabo este “plan anti-tamayazo”, la ofensiva de Partido Popular, Ciudadanos y Vox no serviría, puesto que EH Bildu cosechó cinco escaños en las recientes elecciones generales del 10 de noviembre, con lo que ya no les bastaría con convencer a una persona para que votara en contra de la investidura de Sánchez, sino que deberían hacerlo con seis. Una auténtica quimera.

El Plural