EE UU quiere desplegar dos destructores y 600 marinos más en la base de Rota


El plan del Pentágono de reforzar su presencia militar en un 50% en las instalaciones navales gaditanas obligaría a reformar el convenio bilateral entre España y Estados Unidos

Resultado de imagen de presencia militar yanqui en Rota

El Pentágono quiere aumentar en un 50% su presencia en Rota (Cádiz), reforzando su papel como principal base naval estadounidense en el sur de Europa. El propósito, según fuentes militares y diplomáticas, es aumentar de cuatro a seis los destructores de la clase Arleigh Burke desplegados en la base gaditana, además de sustituir los actuales por buques más modernos dotados de helicópteros. De aprobarse este refuerzo supondrá el despliegue en Rota de otros 600 militares y obligará a reformar el convenio bilateral entre España y EE UU, que data de 1988 y ha sido modificado ya en tres ocasiones.

El objetivo de la USS Navy, explican fuentes militares, es contar en la base gaditana con una escuadrilla completa de destructores y asegurarse de que la denominada Fuerza Naval Avanzada Desplegada en Europa o FDNF-E (Forward Deployed Naval Forces-Europe) dispone en todo momento de cuatro unidades operativas, pues es habitual que dos estén inmovilizadas por revisión programada o avería. Rota tiene capacidad de sobra para albergar dos buques más y para el astillero público Navantia, que se encarga de su mantenimiento ordinario en la base naval, supondría una inyección de carga de trabajo, agregan.

Fuentes gubernamentales sostienen que, aunque el tema se ha abordado a nivel técnico, no se ha planteado en el político. En todo caso, añaden, no cabe abrir la negociación sobre un asunto de este calado hasta que, superada la investidura, haya un Gobierno con competencias plenas y no en funciones.

Lo que sí está dispuesto el Gobierno a aceptar sin reservas es la sustitución de los cuatro destructores que llegaron a Rota entre los años 2014 y 2015 (USS Carney, USS Donald Cook, USS Porter y USS Ross) por otros más modernos, que llegarán de forma escalonada a partir del año que viene hasta 2022.

A diferencia de los anteriores, los nuevos buques estarán dotados cada uno con un Sikorsky SH-60 Seahawk, de la clase Romeo, por lo que Rota albergará también una escuadrilla de helicópteros navales. Aunque esta unidad no figura entre las 12 citadas en el anexo del vigente convenio bilateral, que detalla todas las autorizaciones de uso concedidas a EE UU en las bases de Rota y Morón de la Frontera (Sevilla), el Gobierno se basa en informes jurídicos que aseguran que los helicópteros forman parte de la dotación de los buques y están implícitamente incluidos en el tratado. Esos informes concluyen que no es necesario retocarlo ni someterlo a la aprobación del Parlamento, aunque sí se informará al Congreso. En todo caso, agregan las mismas fuentes, no se superará el tope de personal estadounidense autorizado en la base gaditana: 4.250 militares y 1.000 civiles.

Sin embargo, la llegada de dos destructores más sí obligará a reformar el convenio para ampliar el número de buques y elevar el techo de personal. Al tratarse de un tratado internacional, habrá que obtener la autorización del Congreso, como ya sucedió con las anteriores reformas, en 2002 (para incluir los servicios de información de la Marina y el Ejército del Aire), 2012 (los cuatro destructores) y 2015 (la fuerza de reacción rápida del Cuerpo de Marines).

El jefe del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hizo valer la participación española en misiones internacionales (Afganistán, Irak, Líbano o Malí) y la cesión de las bases de Rota y Morón de la Frontera durante la breve conversación que mantuvo con el presidente estadounidense, Donald Trump, en el cóctel que el pasado día 3 ofreció la reina de Inglaterra a los asistentes a la cumbre de la OTAN en Londres. Trump suavizó las críticas a la escasa inversión de España en defensa (0,92% del PIB), aunque advirtió genéricamente a los países que no cumplen el objetivo de dedicar el 2% a gasto militar que pagarán esa factura en forma de aranceles.

Los destructores estadounidenses de Rota forman parte del escudo antimisiles diseñado por la OTAN para hacer frente a un hipotético ataque de Irán o Corea del Norte. También cumplen otras misiones, tanto aliadas como unilaterales de EE UU, como patrullar el mar Negro para disuadir a Rusia o intervenir en el conflicto de Siria. En abril de 2017, el US Porter y el USS Ross lanzaron misiles de crucero contra instalaciones militares de Damasco en represalia por el uso de armas químicas por Bachar el Asad.

En una carta a su homóloga Margarita Robles, desvelada por EL PAÍS, el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, agradeció en septiembre pasado que “España acoja a las fuerzas estadounidenses presentes en las bases de Morón y Rota”, así como la cooperación española en la OTAN y en la coalición contra el Estado Islámico. “Espero expandir nuestra cooperación para avanzar en la paz y la seguridad global”, añadía.

En un gesto hacia los aliados, el Gobierno ha prorrogado por seis meses la presencia de una batería de misiles Patriot en el sureste de Turquía para hacer frente a un hipotético ataque del régimen de Damasco. Militarmente la misión se ha vuelto inútil, pues hace tiempo que la amenaza no existe. Además, Italia ha retirado su batería sin que Francia la releve y dejando a España sola. Pero los Patriot españoles permiten a la OTAN mantener viva la misión y sostener que la solidaridad con Turquía se mantiene, pese a las profundas diferencias entre aliados por su invasión del norte de Siria.

EP