La Ruche de Zedelgem, por Elsa Osaba*


La Ruche de Zedelgem en memoria de 12 mil nazis letones prisioneros de los británicos en 1944.
Hace unos días leyendo el periódico » Le Soir» de Bruselas me sorprende la noticia de un memorial honrando a 12.000 letones, llamada La Ruche de Zedelgem. La foto que ilustra el artículo es un pilar de cemento elevada con la forma de un prisma, coronada por una ruche (colmena) y una multitud de abejas de bronce. La obra está realizada por un artista letón. La ruche representa Letonia y las abejas simbolizan los 12.000 letones presos, concentrados por los británicos en el municipio belga de Zedelgem en 1944. Acompaña ese memorial una placa en la que explican que allí estuvieron esos soldados. Esa placa en tres idiomas- neerlandés, inglés y letón- cuenta la historia de los soldados letones, pero no advierten que fueron nazis, convictos de crímenes de guerra, al servicio de Hitler, que vistieron el uniforme de la Waffen SS y que, ellos no fueron luchadores por la Libertad del pueblo belga, sino todo lo contrario.

Los familiares de Víctimas del nazismo han puesto el grito en el cielo desde ¡¡¡ 2018 !!! en que se inauguró dicho memorial. Se sienten insultados por la ambigüedad del escrito y por ese memorial en sí, que es un agravio, una agresión para todos los belgas, que perecieron bajo el dominio del III er. Reich y que lucharon por la Libertad y valores democráticos. Y acusan de revisionismo histórico a la alcaldesa flamenca, Annick Vermeulen y parte del consistorio responsables de ese bodrio. Piden, exigen que firmen y participen en la destrucción de ese monumento y sustituirlo por otro, que sin ambigüedades rinda homenaje a los luchadores por las libertades democráticas.El pueblo de Zedelgem (23.000 habitantes) está posicionado por el partido CD& V, partido Demócrata Cristiano flamenco, que representa este ayuntamiento. Llama la atención que Bélgica con 11.500.000 habitantes haya 150.000 refugiados sin papeles y que cuatrocientos cincuenta inmigrantes mantuvieron recientemente una huelga de hambre de sesenta días, que resultó estéril y no se regularizó la inmigración gracias al Secretario de Estado de Asilo e Inmigración de ese partido, Sammy Madhi, de 32 años. De escándalo es que, sea hijo de un refugiado iraquí. Este joven de ese mismo partido el CD& V, promueve mayor número de centros cerrados y expulsiones de refugiados de ese pequeño país. Sí, esa es la sensibilidad del partido y de ese pueblo. Esa es su Memoria. 

A finales de noviembre reunieron quince historiadores de distintos países, expertos de la IIª GM. Tras dos días de debates los expertos pidieron al unísono, la retirada de la placa (ya se ha hecho), cambio de nombre de la plaza y quitar la columna letona.Hacen referencia, que no se debe de recular ante lo inapropiado y controvertido de este hecho, de erigir obras desafortunadas e hirientes a la memoria de todas las víctimas del nazismo de ayer y de hoy. Y hablaron del riesgo de convertirse Zedelgem en lugar de peregrinación (inter)nacional y una fuente de revisionismo.

Así, las cosas en Bélgica, el corazón de Europa. Sede de la UE. Es triste y vergonzoso constatar que los representantes de un pequeño municipio belga, de un estado democrático hayan consentido su construcción y continue expuesto.Vemos que, en Europa progresan la xenofobia, el racismo, cada vez hay más actos de extrema derecha violentos, tensos, … ante esto, el trabajo de Memoria no debe de obviarse, ni se debe permitir el blanqueo y la ambigüedad de la Historia. Debemos de combatirlo con una pedagogía que impulse los valores ciudadanos, valores de Libertad, Igualdad y Solidaridad.

Esto puede ser un ejemplo para España, donde todavía ahora se alzan estatuas a militares (Millán Astray) que hoy serían señalados como criminales de guerra. Nosotros, que, sufrimos agresiones a nuestros pequeños memoriales para los que fueron fieles al gobierno elegido en las urnas. Nosotros que queremos honrar a nuestros padres y familiares que lucharon, padecieron y murieron por una Constitución admirable y siguen vejados, olvidados, abandonados por esa maldita España que nos parte el corazón. Lo que proclamamos hace tiempo, que, por salud democrática; por una mejor convivencia; para evitar los revisionismos; por la necesidad de que todos los pueblos conozcan su verdad histórica con justicia y reparación para que las generaciones siguientes no caigan en los mismos errores, nosotros deseamos una buena Ley de Memoria Democrática, que cumpla con los deseos de todas las víctimas.

*Elsa Osaba, Querella Atgentina