Las ‘perlas’: lo que Bárcenas realmente dijo de los ‘capos’ del PP (incluido Rajoy)


Cospedal, Rajoy y Arenas.., tres personas que marcaron la carrera de Bárcenas en el PP a lo largo de los años. EFE
Cospedal, Rajoy y Arenas.., tres personas que marcaron la carrera de Bárcenas en el PP a lo largo de los años. EFE

Este lunes el juicio contra la trama Gürtel vuelve a calentarse. Y es que uno de los principales implicados -en realidad el ‘otro gran implicado’, además del propio Francisco Correa- va a declarar. Nos referimos a Luis Bárcenas, el extesorero que, presuntamente, hacía posible desde el partido lo que Correa y su gente vendían entre los empresarios.La declaración se prevé que sea larga. Al menos desde el lunes hasta el miércoles.Javier Arenas, el amigo ‘mediador’Si había alguien de confianza en Génova para Luis Bárcenas, fuera del propio equipo de Tesorería, esa persona era Javier Arenas. A lo largo de las declaraciones del procesado ante los jueces este hecho quedó en evidencia de manera repetida. Aunque quizás nunca tan clara como cuando, desesperado porque se encuentra cada vez más solo y aislado tras la llegada de Cospedal a la secretaría general, Bárcenas estalla. La persona de confianza a la que acude para hacer llegar su enfado (y su advertencia) a Mariano Rajoy es Javier Arenas.El relato literal que Bárcenas hizo al juez de ese momento fue éste:

“Vamos a ver, hay una conversación en el mes de… yo creo que es marzo de 2010, en la que yo realmente estoy muy molesto con María Dolores de Cospedal. Y es una reunión un viernes por la tarde en el despacho de Mariano Rajoy en Génova 13, a la que asiste mi mujer, asiste Javier Arenas, el presidente del partido Mariano Rajoy y yo. En esa conversación, hablamos un poco de todo, yo estoy dejando ya definitivamente el  partido, he quedado en que voy a seguir cobrando del partido, que voy a seguir teniendo el coche y el conductor, la secretaria, y voy a seguir… tener un despacho que Javier Arenas me dice que me vaya a la planta suya, la tercera, y así estamos cerca. En esa conversación, en un momento determinado, yo lo que traslado a él fundamentalmente es mi indignación por el acoso al que me está sometiendo mediáticamente María Dolores de Cospedal, que está filtrando permanentemente contra mí. Y en un momento – digamos de acaloramiento- le digo la realidad. Le digo: “Mariano, o paras a María Dolores –no a esta tía, como se ha publicado – o paras a María Dolores, o te quedas sin secretaria general y sin candidata en Castilla-La Mancha”. Eso es real. Contextualizo ahora a qué me estaba refiriendo, porque le explico la operación porque sigo en la conversación y hay tres testigos … digo: “porque Álvaro Lapuerta y yo no hemos hecho -empleando la palabra que empleaba habitualmente Álvaro Lapuerta- ninguna cochinada con el tema de las donaciones, pero la única operación irregular que se ha hecho aquí es la que ha hecho María Dolores en Castilla-La Mancha…”.

Es más, incluso antes, cuando el escándalo de la participación de Bárcenas en la trama Gürtel está creciendo y se empieza a rumorear que hay cuentas en Suiza a nombre de Luis Bárcenas, a quien acude nuevamente el extesorero en busca de un oído amigo en el que confesar, es el de Arenas:

“Yo tuve una conversación -creo que es a principios de diciembre- con D. Javier Arenas en Sevilla, un viernes que yo me desplacé ida y vuelta en AVE, que comimos en el restaurante Oriza y en esa conversación yo le trasladé a Javier Arenas que yo tenía 2  cuentas en Suiza con los saldos aproximados que tenía en esas cuentas, y que como ese tema era cuestión de tiempo que llegase la información, como efectivamente llegó, que yo entendía que lo mejor era resolver mi relación laboral con el partido, que yo no necesitaba ni el despacho del partido, ni el coche, ni el conductor, ni la secretaria y que el sueldo tampoco lo necesitaba pero, claro, lo que si quería recibir era la  compensación que me correspondía legalmente, en función de 30 años de trabajo. Él quedó en que ese tema se lo iba a trasladar al presidente del partido, y se lo trasladó en una reunión en Moncloa en la que estuvo -según me contó él- y Maria Dolores den Cospedal también. En esa reunión, María Dolores de Cospedal dijo que le parecía una idea estupenda, que había que resolver ese tema de una vez. Sin embargo, luego el presidente preguntó que si fiscalmente ese tema yo lo habla regularizado. Le contestó Javier Arenas que sí, que yo habla regularizado ese tema fiscalmente. Y, en definitiva, lo que le dijo es que no cambiaba mi situación y que seguía la situación tal y como estaba, y que yo le había dedicado 30 años de mi vida al partido y que no tenía ningún problema”.

Pero hay más. En 2010, cuando Luis Bárcenas tiene ya, acosado por el asunto Gürtel, que dejar el PP y cerrar sus asuntos pendientes, se encuentra con un pequeño problema de tesorería, un dinero que le sobra. Y aunque hace ya siete años que Arenas no es el secretario general, es sin embargo a su amigo andaluz a quien acude Bárcenas. El extesorero se lo narró así al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz:

“… el saldo remanente, pero eso ya es en marzo del 2010, yo hablo con Javier Arenas, y le digo: “Oye, a mí me quedan en la caja -porque ya había a dejar el despacho y dejaba el Senado – me quedan en la caja 4.900 euros -me parece que eran-¿qué hago con ellos?” Y me dijo: “Chico, cógelos, los metes en un sobre y se los deja al presidente y él sabrá lo que tiene que hacer”. Y eso fue lo que hice, los metí en un sobre, se los dejé, subí una copia del listado, una fotocopia que él destruyo luego en la destructora de papeles, y le dejé el sobre en su despacho”.

Dolores Cospedal, la enemiga nada íntima

Justo al otro lado del espectro de amistades en Génova para Bárcenas, estaba Cospedal. De hecho, su llegada a Génova como secretaria general del PP significó la pérdida del paracaídas para el entonces tesorero. En la enrevesada relación entre los dos personajes, hay dos momentos especialmente oscuros. El primero de ellos tiene que ver con el reparto de 50.000 euros que, según Bárcenas, les devolvió el partido en Pontevedra por un antiguo préstamo.  La conversación sobre este asunto entre el juez y el extesorero se desarrolló así:

Luis Bárcenas: …y en el año 2010, se recibieron 50.000 euros de Pontevedra, concretamente. y esos 50.000 euros evidentemente yo no me los quedé sino que los entregué.
Magistrado-Juez: ¿Y a quién se los entregó usted?
Luis Bárcenas: 25.000 euros a D. Mariano Rajoy y, 25.000 euros a Doña María Dolores de Cospedal.
Magistrado-Juez: Y estas entregas, ¿recuerda cuándo se hicieron y de qué forma se hicieron?
Luis Bárcenas: En el mes de marzo de 2010 aproximadamente, los 25.000 que le entregué al presidente, en su propio despacho, y los 25.000 de María Dolores de Cospedal en el despacho de ella en el Senado, que era contiguo al mío”.

Bárcenas remataría esta declaración subrayando que entregó esos billetes a Rajoy y Cospedal “en billetes de 500 euros”, y en dos sobres “de color marrón con el nombre de cada uno de ellos”.

“…en un momento determinado en el año 2007, ya no recuerdo a través de quién, pero María Dolores de Cospedal a la que yo no conocía entra en contacto conmigo . Ella era senadora y me dice que quiere plantearnos un tema relacionado con donativos, ¿no? Yo le digo que, bueno, que nos vemos cuando ella quiera, y aprovechando una sesión que teníamos en el Senado, creo recordar una tarde, tendría que recuperar mis agendas para ver las fechas. pero creo que es una tarde… me dice que lo que ella quiere es que si podemos conseguir Álvaro y yo que, en fin, Luis del Rivero le reciba en Sacyr Vallehermoso. Yo le digo que lo voy a hablar con el tesorero, con Álvaro, pero que me imagino que no habrá ninguna dificultad, que tenemos cierta relación con él, que hemos comido en varias ocasiones y que, en fin, que la relación con él es buena. Lo comento con Alvaro Lapuerta, y Alvaro me pide… que él esa gestión no la quiere hacer. Él no le tenía especial simpatía a Luis del Rivero, a pesar de que su sobrina, que es abogada del Estado, era la secretaria del consejo de administración de Sacyr Vallehermoso y quedamos en que soy yo el que hará lagestión, ¿no?Yo llamo a Luis del Rivero. le digo que me gustaría verle para presentarle a unas personas. Él me dice que sí. Me da una fecha. Yo llamo a María Dolores de Cospedal, y me dice que asistirá a esa reunión Vicente Tirado, que es el actual presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha. Llegamos a la reunión, en la reunión estamos el Sr. Tirado, el Sr. del Rivero, y el que era entonces consejero-delegado y actual presidenle de Sacyr, Manolo Manrique, y yo mismo. En esa reunión lo que pide este señor del que he hablado antes, el que está en el Parlamento, Vicente Tirado… lo que plantea es que están en campaña electoral, que María Dolores tiene muchísimos gastos por la campaña y que les gustaría contar con una aportación de cierta importancia para ayudar al desarrollo de la campaña. Preguntan la cantidad y – si yo no recuerdo mal- la cantidad debía de rondar, en fin que se podían arreglar con unos 700.000 euros, 600.000 – 700.000 aproximadamente. Yo tengo esa primera conversación, y yo desde ese momento digo: “bueno, yo ya os he presentado y no quiero saber nada, este es un tema de Castilla – la Mancha y yo no quiero saber absolutamente nada, tenéis vosotros la relación bilateral que queráis tener pero yo me he limitado a hacer la presentación”.

El dinero, declaró Bárcenas al juez Ruz, remachando la presunta ilegalidad del asunto, iba a ser entregado porque los donantes recibirían a cambio contratos: “el Sr. Tirado se refirió a que.., en fin, que habrían sido o iba a ser adjudicatarios de alguna obra o algo en Toledo”.

Mariano, el dedo que le ascendió

Conviene recordar que fue Mariano Rajoy quien decidió el ascenso de Luis Bárcenas de gerente a tesorero. Lo decidió en su momento de mayor esplendor: en el Congreso de Valencia de 2008, el de su confirmación como todopoderoso patrón del PP y su liberación de las ataduras con el aznarismo.Como ya hemos visto, Mariano Rajoy estuvo presente, en el despacho de Arenas, de una reunión clave: la que celebran para tranquilizar a Bárcenas y a su esposa que se sienten bajo el ataque de Cospedal. En sus declaraciones ante los jueces Bárcenas deja otras perlas. En general relacionadas con entregas de dinero al actual presidente del Gobierno. Como botón, el relato de la primera entrega. El extesorero la contó así:

Magistrado-Juez: Hay una de 15 de julio, que hace referencia a “M. Raj” o “Roj” “Segundo semestre 400 x 6 = 2.400”. ¿También participó en esa entrega usted?
Luis Bárcenas: Sí, si. Esa la hice yo también, y los 400 x 6 era una regularización,no sé … porque yo creo que esas cantidades se les aplicaban por alguna subida … y a Cospedal se le había aplicado, pero al presidente, no. Y por eso esa pequeña cantidad se regulariza en esa fecha, sí”.

En sus declaraciones Bárcenas dice haber entregado, ya como tesorero, es decir, después de 2008, tres veces dinero en billetes a Mariano Rajoy. Ya hemos referido dos de ellas al hablar de Arenas y la propia Cospedal. Pero hay otra, anterior de una entrega de 20.000 euros que Bárcenas sitúa en 2009…

“..tenía un saldo de cuarenta y tantos mil euros, ¿no? Yo creo que … Como he dicho, primero, yo no tuve la carpeta durante una serie de meses, y evidentemente, salvo esas entradas de 2008, en el momento en que surge todo este tema, deja de haber entradas ¿no? Entonces, yo quiero recordar que cogí 20.000 y 20.000 en cada sobre y se los entregué a estas dos personas, y quedó todavía un saldo de cuatro mil y pico de euros en[ … ]
Magistrado-Juez: Pero esa entrega a estas dos personas, ¿cuándo fue aproximadamente? ¿En verano de 2009?
Luis Bárcenas: Pues probablemente fuese próximo al verano de 2009”.

Aún en su declaración, Bárcenas hace referencia a un apunte en las cuentas del PP en el que se lee “Trajes M.R.”, que define como “gastos de representación del presidente, esos sion unos trajes que se hizo el presidente del partido, D. Mariano Rajoy, que se pagaron de esa caja”, y que eran cubiertos como “gastos de representación”. Unos trajes de los que se haría una segunda tanda más tarde.Bárcenas deja otras perlas en sus declaraciones. Por ejemplo, la confesión que le hace Álvaro Lapuerta, su antecesor en la tesorería, de que “había recibido para la campaña de 2011 una aportación de 300.000 euros de su amigo Villar Mir, y que se la llevó él personalmente a Mariano Rajoy, y que Mariano Rajoy se dio por enterado y tal…”, una cantidad de dinero que se entregó “en efectivo”.A cerca de los sobresueldos, en una declaración ante Ruz, la acusación particular preguntó a Bárcenas sobre “5 personas que recibían mensualmente, o con atrasos, pero según su contabilidad mayo-diciembre, enero-junio, y eran “M.R., que ¿era Mariano Rajoy?”. El extesorero contestó con un escueto “Sí”.Igualmente, Luis Bárcenas, recordamos, confirmó ante el juez, a preguntas de un abogado que los conocidos SMS que mantuvo con Rajoy, entre los que se incluye el famoso “Luis, sé fuerte”, “corresponden con los que yo he enviado, y con los que yo he recibido”.

El Plural