La OTAN reitera su oferta de ayudar a Libia con entrenamiento y asesoramiento


Serraj abre la puerta a operaciones conjuntas con la UE en aguas libias y Mogherini defiende aumentar el entrenamiento a los guardacostas

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha reiterado al primer ministro libio, Fayez Serraj, la disposición de la Alianza Atlántica de ayudar al país con entrenamiento y asesoramiento para contribuir a consolidar sus instituciones de defensa si el Gobierno de Trípoli le pide ayuda.

“La OTAN está dispuesta a ayudar a Libia para construir instituciones de seguridad y defensa eficaces para reforzar su capacidad de combatir el terrorismo y crear las condiciones para la paz”, ha explicado Stoltenberg en una breve comparecencia ante la prensa conjunto con el primer ministro libio.

Al margen de la ayuda bilateral –militar y económica– que ya prestan “varios” aliados a Libia, Stoltenberg ha explicado que la OTAN podría ofrecer “asesoramiento en el establecimiento de un Ministerio de Defensa moderno, un Estado Mayor Conjunto y servicios de seguridad y de Inteligencia bajo control civil”, algo clave en un país como Libia, pero también podría ayudar a “reforzar” a los guardacostas y la Marina libios en apoyo a los esfuerzos de la UE, cuya operación ‘Sophia’ comenzó a entrenarles hace varios meses.

“La operación de la OTAN Guardián del Mar ya está colaborando con la operación Sophia de la UE en el Mediterráneo con apoyo logístico e intercambio de información. Si se nos pide, también podríamos apoyar los esfuerzos de la Unión Europea para reforzar a los guardacostas y la Marina libios”, ha explicado.

“Esto ayudaría a mantener el Mediterráneo libre del tráfico y de actividades terroristas, una prioridad estratégica de la OTAN y nuestros socios en el Norte de África”, ha remachado, dejando claro eso sí que para dar apoyo “práctico” a Libia necesitan “una petición de Libia” formal.

“Les hemos ofrecido enviar efectivos militares para ayudarles” y asesorarles en la lucha contra el Estado Islámico, han explicado fuentes militares aliadas a Europa Press. “No estamos hablando de un número enorme de soldados sobre el terreno”, han precisado otras fuentes aliadas, sin avanzar cifras, aunque han descartado que un despliegue así se diera si no lo avala el Consejo de Seguridad de la ONU.

Stoltenberg ha celebrado que “el Estado Islámico ha sido expulsado de su antiguo bastión en Sirte” y “progreso que se está haciendo en la lucha contra los grupos radicales” y ha subrayado los esfuerzos del Gobierno de Serraj, “el único representante del pueblo libio”, para “garantizar un proceso político inclusivo en Libia” dada su importancia para “la estabilidad a largo plazo” del país.

Pero ha alertado de los “desafíos políticos y de seguridad serios” que hay todavía y ha dejado claro que urge “una solución política a la crisis”.

“Hemos venido a la OTAN para beneficiarnos de su profunda experiencia para consolidar las capacidades militares y las instituciones de seguridad de Libia”, ha explicado el primer ministro libio, que ha reconocido que las instituciones de defensa en el país han sufrido “mucho” por el conflicto de los últimos cinco años.

“Antes tenemos que unificar nuestras filas”, ha puntualizado, al ser preguntado por la ayuda concreta que esperan de la Alianza Atlántica, al tiempo que ha insistido en que su Gobierno espera “lograr un acuerdo entre las diferentes instituciones”, en alusión a las diferentes milicias y cuerpos de seguridad, para “combatir el terrorismo. “Estamos comprometidos en traer la estabilidad y la seguridad a Libia”, ha dicho.

Al ser preguntado por la posibilidad de que la operación de la UE que combate a las mafias de inmigrantes -actualmente limitada a operar en aguas internacionales– pueda entrar en aguas territoriales libias, Serraj ha dejado claro que es algo que han hablado “en el pasado”. “Esto es una cuestión de soberanía. Esto son aguas territoriales”, ha zanjado, aunque no ha descartado operaciones que se “puedan llevar a cabo conjuntamente” con las fuerzas libias.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha recordado que la UE no puede actuar en aguas libias donde se registra en la actualidad el mayor número de muertes y ha defendido la necesidad de reforzar “significativamente” el entrenamiento de los guardacostas libios, tal y como propuesto la semana pasada en el marco de un paquete de medidas para reforzar el apoyo a Libia para reducir el flujo de inmigrantes a Europa desde Libia, dotado con 200 millones de euros.

“Es su responsabilidad”, ha defendido en un debate ante el pleno de la Eurocámara, donde ha incidido en la importancia de que la misión de la UE también esté formando a los libios en materia de Derechos Humanos y el respeto de los estándares internacionales.

Mogherini, que ha avanzado que abordará el apoyo adicional a Libia en una reunión con Serraj este jueves en Bruselas, también ha defendido la necesidad de promover una mayor cooperación con los vecinos de Libia para controlar y gestionar la frontera sur del país, que representa “un desafío de seguridad”.

También ha subrayado la necesidad de “trabajar más y mejor” con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) para ofrecer “alternativas” a “inmigrantes atrapados” en Libia apoyando el retorno voluntario a sus países de origen y “mejorar las condiciones en los centros de detención”, aunque ha insistido en que “la clave”, más allá de atajar la crisis migratoria que es “la máxima prioridad de los Gobiernos europeos”, es “apoyar la paz y la reconciliación en Libia”.

Te Interesa