UGT dice a los ‘compañeros’ del PSOE municipal que son la patronal


Miguel Ángel Mateo.
Miguel Ángel Mateo.

El secretario de la Federación de Servicios Públicos (FeSP) de UGT, Miguel Ángel Mateo, ha recordado al portavoz municipal en el Ayuntamiento, Alfonso Reguera, que están al frente de una administración con más de 500 empleados otorgándole el papel de empresarios. La discusión se enmarca en las críticas que el sindicato ha hecho a la política del departamento de Personal y a la propia concejala, Marisa Delgado, y aunque no ha rechazado los presupuestos de ese Capítulo, si ponen varias pegas y afirma que se han ha aprobado “por responsabilidad”.

El cruce de notas públicas entre Mateo y Reguera continúa y en la última emitida desde la FeSP, el sindicalista no concede un milímetro a las afirmaciones previas del político sobre su pertenencia y la de otros miembros del Gobierno local al sindicato. “no están como representantes de UGT, sino en representación de grupo municipal que a su vez es el empleador de más de 500 empleados públicos del Ayuntamiento (empresario)”, sentencia.

Mateo usa la ironía para evidenciar algunos deslices de Reguera, que le arroga, por dos veces, el cargo de secretario general de UGT cuando esa plaza “lleva vacante más de cuatro años” y le invita a que, como afiliados al sindicato, participen en las movilizaciones “apoyando a la clase trabajadora de esta capital”. Para Mateo “Lo que no se puede es ser sindicalista por la mañana y por la tarde ser un empresario. Entendemos que se tienen que producir grandes contradicciones personales”, en referencia directa a la concejala de Personal, Marisa Delgado y el resto de concejales.

Tampoco quiere permitir el dirigente sindical la afirmación de Reguera, que apuntó que los dirigentes de otras federaciones de UGT “ni comparten, ni entienden” las críticas hacia el Gobierno local lanzadas desde la FeSP, cuyo secretario desmiente a la vez que le reta a que “aclare a qué federación” se refiere puesto que a él le han manifestado “respeto absoluto”.

Acusaciones sostenidas.

En el escrito, Mateo sostiene todas las afirmaciones que han detonado esta polémica, desde que la política de Personal prioriza la creación de plazas de los grupos altos de la escala administrativa o la existencia de empleados municipales que siguen cobrando productividad —166.000 euros en 2016— y gratificaciones extraordinarias, 36.000 euros en el último ejercicio, hasta la confirmación del deseo de personal de convertir en laborales plazas que ahora son de funcionario para reducir costes al Consistorio e invirtiendo el proceso de funcionarización que se inició en 2000.

Tras desvincular del plano personal su oposición a que Delgado dirija Personal —algo que se habría pedido en distintas reuniones, antes y después de las elecciones— Mateo concluye situando a los gobernantes locales en el papel de empresarios por la invitación que le hacen desde el grupo municipal a acudir a “medios y canales, incluidos los judiciales” para tramitar las denuncias que ha hecho el sindicato, algo que para el secretario de la FeSP “es una práctica muy habitual que la realizan normalmente los empresarios cuando efectuamos la actividad sindical en los diferentes centros de trabajo”

Acueducto2