El ‘lobby’ ultracatólico Hazte Oír maneja 2,6 millones de euros anuales


Dirigidos por un pariente de Rodrigo Rato, el grupo de presión ultraderechista dispone de grandes cantidades de dinero para sus campañas. El autobús del odio ha sido la más notoria. Algunas semanas antes habían pedido a Aznar que formara un nuevo partido político.

Ignacio Arsuaga, dirigente de Hazte Oír, en contra de Cifuentes por
Ignacio Arsuaga, dirigente de Hazte Oír, en contra de Cifuentes por “defender el aborto”. EFE

Los choferes del autobús del odio tienen cash de sobra para la gasolina. Luego de varios años de guerra contra el matrimonio entre personas del mismo sexo –bautizado como “gaimonio”-, la igualdad de género o las personas musulmanas, Hazte Oír ha logrado consolidarse como un auténtico grupo de presión fundamentalista, y lo hace con un colchón económico nada despreciable: según las últimas cuentas disponibles, su presupuesto anual alcanza los 2.639.910 euros, lo que les convierte en una excepción dentro del mundo ultraderechista español: a diferencia de los minúsculos partidos franquistas, falangistas o neonazis, ellos sí tienen dinero para hacer realidad sus planes.

“Créame. No somos gente rara ni hacemos nada raro”, afirmaba este martes a Público uno de los soldados de Hazte Oír en el sur de España. Ajeno a las críticas que llegaban desde los más variados ámbitos contra esta asociación por su autobús contra niñas y niños transexuales, el dirigente andaluz aseguraba que en este grupo cabe gente “de distintas religiones, no solo la católica”. “Nosotros tratamos de influir en los medios de comunicación y en la política para que los niños vengan a la vida. No queremos que los maten”, afirma con voz conciliadora.

Sin embargo, alcanzó con preguntarle por el autobús del odio para que aflorasen las fobias que caracterizan a Hazte Oír. “Usted me está hablando de la ideología de género, una ideología totalitaria que se trata de imponer en muchos sitios. A su vez, están a favor del aborto. Se creen que uno puede tener lo que quiera, cuando quiera…”, dispara. Aunque el activista consultado por este periódico intentó relativizarlo, la sección de este grupo en la provincia de Huelva cuenta con el reconocimiento de la Conferencia Episcopal, que incluye sus datos de contacto en un listado de organizaciones que trabajan –según su propia terminología- en el “apoyo a la vida”.

En efecto, el principal ámbito de trabajo de Hazte Oír ha sido el aborto. O mejor dicho, como prohibirlo tajantemente. Desde su creación en febrero de 2001, la organización ha dedicado innumerables campañas para tratar de coartar este derecho, lo que le hizo posicionarse incluso a la derecha del PP. Hoy se identifican con los postulados de VOX, el partido de extrema derecha que lidera el ex dirigente popular Santiago Abascal, aunque tampoco renuncian a tratar de influir en la vida interna del PP: lo hacen a través de CitizenGo, una supuesta plataforma cívica internacional que funciona de modo virtual.

Durante las últimas horas, los activistas de este lobby consiguieron reunir más de cuatro mil firmas virtuales para pedir un debate entre Cristina Cifuentes y Luis Asúa, los dos precandidatos a la presidencia del PP en la Comunidad de Madrid. Más que el debate en sí, lo que Hazte Oír buscaba era castigar a Cifuentes, a la que acusan de defender el aborto. De esta manera, Asúa acabó convirtiéndose en el precandidato favorito de los ultraderechistas.

En Hazte Oír también sienten especial devoción por el ex presidente José María Aznar, quien incluso llegó a invitar a alguno de sus principales dirigentes a actos de la Fundación FAES. A día de hoy, el feeling con el ex mandatario es innegable: a finales de 2016, desde el lobby antiabortista lanzaban una campaña para pedirle que se pusiera al frente de una nueva formación política. “Con un nuevo partido de centro-derecha auspiciado por personalidades como José María Aznar se abriría un nuevo panorama en la vida política y sin duda su creación contribuiría a regenerar todo el espectro ideológico de la derecha en nuestro país”, valoraban.

Abogados, pediatras…

Al frente de este particular grupo extremista está el abogado ultracatólico Ignacio Arsuaga Rato, familiar del ex ministro Rodrigo Rato. Según explicó el propio Arsuaga hace algún tiempo a uno de sus seguidores, el parentesco no es precisamente de primera línea: “su abuelo era primo del padre de Rato, con lo que la madre de Nacho es prima segunda del dirigente del PP, lo cual convierte a Nacho en sobrino tercero de Rato”, detallaba hace algún tiempo un bloguero cercano a este lobby.

Su número dos nació en Argentina. Se trata de Walter Hinz, un ingeniero y barítono –amateur- que lleva varios años en España. Por su parte, la secretaria general de este grupo es la abogada Blanca Escobar, quien anteriormente se desempeñó como portavoz de Derecho a Vivir, una de las plataformas que animaban a salir a la calle para luchar contra la ley del aborto. En el plano profesional, Escobar puede hacer gala de haber actuado como abogada de empresa en Samsung. Asimismo, la directiva de Hazte Oír –que fue renovada en julio pasado- cuenta también con Gádor Joya Verde, pediatra de profesión –trabaja en al menos dos centros madrileños del grupo hospitalario HM- y antiabortista acérrima por devoción.

Para llevar adelante su misión terrenal, los directivos de Hazte Oír cuentan con dos vías de ingresos: las cuotas de socios y los “donativos”. Según consta en la memoria correspondiente a 2015 –la última disponible-, ese año recibieron 1.625.257 euros en concepto de “cuotas de socios” y otros 997.760 euros a modo de “donativos”. Hasta el 31 de diciembre de 2015, su número de socios era de 6.974 –111 más que el año anterior-, lo que supone una media de 233 por inscripto. Además, a lo largo de ese año obtuvieron 16.892 euros bajo el concepto “eventos y otros”. En total, el presupuesto ascendió a 2.639.910 euros.

En ese mismo periodo, los gastos fueron similares. El lobby dirigido por Arsuaga destinó 2.132.236 euros a sus diferentes campañas, mientras que 280.645 euros fueron dedicados al apartado “socios y financiación”. A esas cantidades se sumó el monto dedicado a “administración”, que ascendió a 194.188 euros. De esta manera, el capítulo de gastos fue de 2.607.071 euros, lo que arrojó un saldo favorable de 32.839,15 euros.

La ayuda de Fernández Díaz

Para entender las finanzas de Hazte Oír hay que reparar en otro detalle invalorable en euros. El 7 de mayo de 2013, el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, firmó una resolución mediante la que declaraba a este lobby integrista de “Utilidad Pública”, lo que tuvo repercusión directa en el bolsillo de sus potenciales mecenas. “Eso significa que todos los donativos (cuotas de socio y donativos puntuales) que realizan los socios pueden desgravarse en el pago del Impuesto de la Renta”, explica el grupo en su formulario de inscripción. “Si vives en España –continúa-, todas tus aportaciones a HazteOir.org desgravan un 75% los primeros 150€, y a partir de esa cifra el 30% (o 35% en determinados supuestos)”.

Gracias a esos apoyos, Hazte Oír no solo cuenta con un autobús naranja que desprecia a niñas y niños transexuales. Durante los últimos meses ha realizado campañas –todas ellas con recolección de firmas incluida- en contra del colectivo LGTB. La organización también está detrás de Actuall, un diario digital que defiende sus posturas fundamentalistas en formato periodístico. Arsuaga, el abogado ultracatólico y pariente de Rato, suele ser chico de portada.

Público