El Supremo avala el derecho de manifestación de guardias civiles y militares


El alto tribunal rechaza que se les prohíba reunirse en defensa de sus reividicaciones profesionales

Concentración junto al Ministerio de Defensa, para apoyar al presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), el brigada Jorge Bravo, que cumplía 40 días de arresto y privación de libertad por acudir a una manifestación de Guardias Civiles el 20 de enero de 2007. ULY MARTÍN

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha rechazado, a instancias de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la pretensión del Gobierno de que se prohíban las manifestaciones de guardias civiles y militares en defensa de sus reivindicaciones profesionales. El Abogado del Estado interpuso un recurso de casación ante el Supremo con el que pretendía que el alto tribunal reinterpretase el artículo 13.1 de la Ley de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas de 2011, según el cual los militares podrán ejercer el derecho de reunión, pero no “organizar ni participar activamente en reuniones o manifestaciones de carácter político o sindical”, ni tampoco, “vistiendo uniforme o haciendo uso de su condición de militar, organizar, participar ni asistir en lugares de tránsito público a manifestaciones o reuniones de carácter político, sindical o reivindicativo”.

El Gobierno quería que el Supremo fijase una nueva doctrina según la cual “tendrán la consideración de manifestaciones o reuniones en lugares de tránsito público de carácter reivindicativo las que tengan por objeto reivindicaciones profesionales”. Es decir, que prohibiera manifestación de guardias civiles o militares en la que se plantearan reivindicaciones de carácter profesional.

El País