No es un trapo cualquiera, por Francisco Javier Sempere


Esto que veis no es un trapo cualquiera. No es un paño de tres colores. Aunque rojo, no es colorao; sí es amarillo, pero no gualda; y ahí abajo, es turquesa, violeta, púrpura, porque es… morado. Morado por rebelde, morado por comunero, morado por disidente… Por algo será, que no por nada, porque cada vez que en Cádiz alguien lo enseña, es expedientado: multan al que lo enarbola, multan a quien lo iza, multan a quien le canta, multan al que lo exalta, multan, multan, multan… Y amenazan, y sancionan, y asustan, y amedrentan, y amordazan. Porque nos dicen que no se debe hablar de lo que significa, porque nos impiden expresar la idea que estos tres colores representan, porque sostienen que no debemos desvelar que rojo, amarillo y morado significan insumisión a lo establecido, desobediencia contra lo convencional, disensión ante el todopoderoso y oposición… Y lo contrario a todo. Porque contrarios somos, contrarios a que nos obliguen a aceptar un Jefe de Estado impuesto y no elegido; contrarios a que sus amigos se lo lleven crudo mientras mandan gente al paro y a la ruina; contrarios a la miseria que se esfuerzan en crear, mientras ellos nadan en yates, vacacionan en el Índico, se codean con sanguinarios dictadores y recogen las comisiones que su campechana simpatía recauda para beneficio de sus amigos de la Bolsa, del Íbexy de calle Génova.

Esto no es un trapo cualquiera. No es sólo la bandera de la Tercera República por la que unos pocos luchamos: es también, sobre todo y antes que nada la expresión de nuestra idea de justicia social. Es símbolo y sinónimo de la Sanidad y Educación universales y gratuitas y de la abolición de la monarquía, es la enseña del Estado laico sin relación alguna con las iglesias, de la redistribución de la riqueza y los excedentes, de la socialización de los recursos y de la propiedad desmedida, de la nacionalización de la banca y las grandes empresas de energía y eléctricas…, de la reforma agraria con incautación de grandes fincas, del pleno empleo, de la renta básica y de la limitación de la economía de mercado. Alejada de indefiniciones, esto es lo que es y representa nuestra tricolor republicana.

Porque ésta es nuestra bandera española, catalana, andaluza, vasca, gallega, madrileña… Las contiene a todas. Es progresista, izquierdista, socialista, internacionalista, antioligarca, anticapitalista… Lucha contra los intereses de la derecha burguesa, allá donde sea, defiende al expoliado y combate los ataques del capital, de la troika y del fascismo. Es la bandera de los que aborrecemos a los jefes de Estado impuestos en diferido por genocidas asesinos de 250.000 disidentes y recolocados por sus ilegítimos padres, cómplices y beneficiarios de este dislate antidemocrático. Es la bandera que lucha contra las instituciones inmorales manchadas de sangre que quieren seguir siendo inimputables, penalmente irresponsables, patrimonialmente opacos, financieramente inescrutables, es la bandera que combate contra los intereses sectoriales de la plutocracia, es la bandera que sostiene la Ética y ampara el esfuerzo del trabajador, la lucha de la mujer discriminada, la pugna del obrero, es la bandera del ciudadano libre. Porque es la bandera de nuestra república, la tercera y la definitiva. ¡Viva la República!

La Voz del sur