Cultura: Cazarabet conversa con el… Ateneo Español de México


La historia del Ateneo Español de México se remonta a la Guerra Civil Española y a la pérdida de la II República mientras se hacía con el poder más inquebrantable la dictadura de Franco que sometió a la ciudadanía por unos 40 años. La pérdida de la guerra hizo que muchos ciudadanos y ciudadanas tuviesen que tomar la dolorosa determinación de marchar al exilio forzoso: Francia, el Norte de África y países de América Latina fueron los receptáculos de aquella crisis que, también fue humana y desgarradora. Aquello representaba una salida que les salvaba la vida directamente o que les libraba de padecimientos que ya apuntaban por el horizontes y que, además, sabían habían sufrido otros…En pocos sitios se les abrió los brazos como se hizo desde México, todo un ejemplo que, los republicanos de ideas y de ideal, nunca deberíamos de olvidad. Como nos dicen del propio Ateneo: “Pocas fueron las puertas que se les abrieron, aunque una destacó entre todas por su generosidad, desinterés y muestra humana de sentido solidario: México, con la figura del Presidente Lázaro Cárdenas a la cabeza, ayudó siempre a la República Española y, tal como durante la contienda trajo a su suelo a muchos niños huérfanos y desamparados”.

Tampoco debemos olvidar que en México llegaron muchas personas que con los años fueron desarrollando una larga, trabajada y consolidada faceta desde lo intelectual y cultural a lo científico y destacando de una manera magistral. Es como si quisieran agradecer desde aquella tierra que les acogió al mendo dando todo su talento.

Algunos de los exiliados pensaban que aquello sería por poco tiempo, pero se equivocaron: “…se prolongó durante muchos años. EI dictador no caía y el retorno a la patria se postergaba dolorosamente para muchos. EI trabajo, allanado en gran medida por la ventaja de la lengua común a México y España, se transformó en esfuerzo creativo y productivo, contando con el apoyo decidido de las autoridades mexicanas y de la amplia gama de organizaciones que los españoles fundaron desde su llegada”.

El agradecimiento se tornó algo recíproco: “En todos los órdenes humanos, los transterrados -como los bautizo el filosofo José Gaos, que veía el fenómeno en sus más profundos aspectos- se incorporaron a su nuevo entorno y dieron impulso a empresas de toda índole. Algo les debe México. Más, mucho más, le deben ellos a México porque les permitió recuperar sus esperanzas, su dignidad y su nobleza de pueblo auténtico jamás derrotado. La libertad, la justicia y el trato generoso que se le da sólo al hermano, fueron fuente fecunda de actividades en las que los pueblos se encontraron quizá con más intensidad que nunca en sus respectivas historias.”

La Organización humana en el exilio, de los republicanos españoles, en torno a la cultura y nacimiento, aglutinado, del Ateneo Español de México:” Los diversos centros culturales creados desde el principio del exilio -escuelas, editoriales, asociaciones científicas y deportivas- realizaban sus actividades en forma un tanto desordenada y sin un propósito común que las aglutinase. Así, poco a poco comenzó a madurar la idea de una agrupación en la que todos tuviesen cabida -independientemente de sus posiciones políticas- y que fomentase la expresión de las ideas y los avances que se advirtiesen en beneficio de la humanidad. De esta manera, con beneplácito de todos los exiliados, nació, a semejanza de su antecesor peninsular, el Ateneo Español de México”.

El Ateneo se ubica, en primer momento en un viejo caserón ocupando un último piso (corría el año 1949), pero allí podían dar cobijo a los libros, ediciones, reuniones de pensadores y pensamientos. Lo amueblaron con lo que aportaron los socios y con la ilusión instalada en el alma que no dejaba de mirar el horizonte jalonado por todo un bravío océano Atlántico…entre aquellas cuatro paredes también se dio cabida a las metas, fines, afinidades y maneras de hacer… los valores republicanos se volvieron a asentar: Las metas y los esfuerzos se confunden desde entonces, apegados siempre los socios al espíritu libertario y apolítico por esencia del Ateneo. Desde luego, la política era parte sustancial de las actividades, en cuanto la institución era antifranquista por origen y principio y permitía siempre que en su seno se planteasen cualquier tipo de temas políticos, aunque, por estatutos, estos no podían ser nunca partidistas. En su tiempo -y adelantándose a lo que hoy es una idea común- se planteo el tema de la cada vez más necesaria identificación entre todos los pueblos de habla hispana y así, el Ateneo se transformó pronto en un pequeño pero influyente núcleo sintetizador del pensamiento y la cultura hispanoamericana de avanzada”.

Y el Ateneo empezó a andar y a empecinarse en no parar como cabalgando sin descanso: “Acudieron a él lo mas distinguido de las letras, el arte, la música, la ciencia y el pensamiento contemporáneo. Mexicanos, españoles, centro y sudamericanos, amén de no pocos extranjeros, pronto convirtieron al Ateneo en su casa. Todo hombre que simpatizase con la obra y las ideas del centro cultural era bienvenido. El beneficio era multifacético; por un lado el que participaba de las actividades se enriquecía con el contacto humano; por otro, la sociedad se enriquecía con los modestos aunque tenaces aportes del grupo; la difusión que se lograba, en tercer lugar, permitía a quienes se preocupaban mantenerse al día y enriquecer una cultura hispanoamericana dispersa, incomunicada, que estaba, sin embargo, en pleno proceso creativo. Así, en el Ateneotuvieron origen muchos proyectos culturales y de investigación, resultado de un diálogo fructífero y sano que, en alguna medida, beneficia a la humanidad. Su biblioteca fue creciendo y a ella acudían tanto los niños de las escuelas cercanas como los estudiantes e investigadores. Muchos de los actos que se realizaron pasaron por la imprenta y quedaron para el beneficio de las nuevas generaciones en forma de modestos pero útiles folletos. Se organizaron concursos de literatura, de ajedrez, actividades infantiles y juveniles, visitas guiadas a lugares importantes del país, forjándose poco a poco una dinámica muy especial que se ganaba el respeto de propios y extraños.”.

Cuando el siglo XXI había despegado de manera descarada y se había posicionado en su primera década el Ateneo se trasladó de la calle Morelos a la calle Hamburgo. La nueva sede del Ateneo era, también, una casona, una amplia casona con más espacio y con una “aureola especial” atiborrada y concentrada, todo en él y en la casona desprendía una esencia fresca, pero a la vez añeja:”fue en un principio una casona construida entre 1922 y 1923 por D. Rafael de la Mora y Trueba como residencia familiar. El modelo que retomó D. Rafael fue el de una casa levantada en 1856 por su padre, D. Raymundo de la Mora, de carácter porfiriano y bellamente edificada en una zona al norte del estado de México en la Hacienda de San Pablo del Medio, Tlalnepantla, propiedad de la familia. Con la intención de establecerse en la calle de Hamburgo, D. Rafael encargó el proyecto al ingeniero civil M. Hernández Cabrera. A la muerte de su fundador, la propiedad pasó a manos de su hija Doña María de la Mora y Vélez que la mantuvo como su residencia hasta su fallecimiento en 1999. En el año 2002 la propiedad fue adquirida por la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España (UNED)”

Una vez adquirida por la UNED y después de pasar por varias reformas y restauraciones: “y con la ayuda de la Agencia Española de Cooperación internacional para el desarrollo (AECID) del Ministerio de asuntos exteriores y de cooperación de España, siendo tras su acondicionamiento sede del centro de la UNED de México, la Consejería de Educación de la Embajada de España en México y el Ateneo Español de México… La mudanza se hizo de noche y contamos para ello con el apoyo del Gobierno del Distrito Federal a través de la Autoridad del Centro Histórico. Fue un proceso planeado y organizado con mucho detalle,  pues los libros de lo que ahora llamamos la Colección General se fueron limpiando, catalogando y empacando ordenadamente en cajas para posibilitar su traslado y su posterior reacomodo en la nueva sede. También se empacó de manera organizada la Colección del Exilio con sus volúmenes y documentos…”.

La importancia de una biblioteca que en la mudanza se acomodó y se trasladó en más de 900 cajas:”… la Biblioteca del Ateneo es muy importante para la consulta de muchos investigadores y asociados. A partir del mes de noviembre se pudo  implementar el servicio presencial de circulación de libros y revistas a través de Alexandria. También se ha establecido el servicio de  fotocopias y el escaneo de documentos cuando se requiere, y se da información por correo, por mail y por teléfono. En la actualidad se está trabajando en la página WEB para subir a la misma el catálogo de libros y revistas y poder ofrecer servicios en línea”

El Ateneo donde muchos encontraron algo más que unos brazos abiertos:”Es un centro que se forma como consecuencia de un exilio y, así como muchos españoles habían encontrado en México su segunda patria, no cejaba la dictadura franquista en la persecución de los ciudadanos españoles a quienes el Ateneo ayudo siempre en la medida de sus posibilidades. Denunció sistemáticamente la situación de los presos que atestaban por sus ideas las cárceles de la península; colaboró con otros grupos de refugiados que se formaron en muchos otros países; encaminó, en resumen, sus acciones al apoyo de lo que es más valioso para el hombre: la paz, la justicia y la libertad. Hispanoamérica toda ha vivido en estas décadas enormes turbulencias y no sólo los exiliados españoles encontraron tribuna en el Ateneo; las dictaduras, las persecuciones, las violaciones múltiples y aberrantes a los derechos humanos, trajeron a México a muchos otros perseguidos de otros países y el Ateneo les abrió sus puertas con la sola condición de no ejercer en su seno políticas partidistas. La lucha que ha dado el Ateneo Español de México ha sido una lucha por un mundo mejor, por un perfeccionamiento de las instituciones democráticas humanas, por la fraternidad y por la justicia que algún día dominarán las relaciones entre los pueblos y los hombres”.

El Ateneo fue y ha sido por la fuerza, la voluntad y el tesón de todos y todas, pero quizás debamos pararnos un poco más en algunos personajes y en algunas almas que dejaron allí algo más que una huella: “Los fundadores del Ateneo, esos personajes irrepetibles que trataron de reconstruir sus vidas en el exilio y aliviar la amargura de tantas cosas perdidas; crearon una atmósfera de diálogo, espacio integrador, con lo cual evitaron su fragmentación y al mismo tiempo, lograron estrechar una fecunda colaboración entre la comunidad mexicana que enriquecería más el panorama cultural del país. También lograron fomentar, recrear y divulgar la cultura española, lo que hizo posible el alto nivel de la Institución, perpetuando la voz del exilio. No tardó este nuevo Ateneo en adquirir presencia importante en la vida cultural de México, donde se organizaron veladas, conferencias, exposiciones de pintura, concursos de cuento y poesía; homenajes a figuras destacadas, torneos de ajedrez y también comidas que unían y evocaban el ayer.

Recordemos a algunos fundadores y colaboradores: Manuel Andujar, José M. Arana, José Puche Planas, Anselmo Carretero, José Luis de la Loma, Joaquín D´Harcourt , Ceferino Palencia, Francisco Giner de los Ríos, Adolfo Vázquez Humasqué, Dionisio Nieto, Juan de Oyarzabal, Mariano Granados, Antonio Rodríguez Luna, Arturo Saénz de la Calzada, Adolfo Halfter, Domingo Samperio, Santiago Genovés, Antonio Soto Alabarce, Álvaro Custodio, Jomi García Ascot, Vicente Guarner.Niceto Alcalá Zamora, Antonio Robles”.

Algunos enlaces que te pueden ir bien, además de ser bellos:

http://www.ateneoesmex.com/

Su biblioteca: http://www.ateneoesmex.com/inicio/servicios

Sus publicaciones: http://www.ateneoesmex.com/inicio/publicaciones

Su blog: http://www.ateneoesmex.com/inicio/categoria/blog

Siempre activos: http://www.ateneoesmex.com/inicio/publicaciones

Su ubicación, casi entre Hamburgo y Berlín: http://www.ateneoesmex.com/inicio/ubicacion

Un documento con historia, sus estatutos:

http://www.ateneoesmex.com/inicio/estatutos

La situación actual del Ateneo Español de México pasa por serias dificultades económicas:

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cultura/letras/2015/12/19/el-ateneo-espanol-de-mexico-en-crisis

http://elpais.com/elpais/2015/12/18/opinion/1450461777_916952.html

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/12/16/actualidad/1450299247_869225.html

Y la ayuda vuelve a venir desde tierras lejanas:

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/12/23/actualidad/1450835103_734958.html

http://www.todoslosnombres.org/content/noticias/actualizado-mexico-sale-al-rescate-del-ateneo-espanol-republicano

En esta casa seguimos mucho al periódico La Jornada, les recomendamos:

http://www.jornada.unam.mx/2015/12/19/opinion/a06a1cul

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/12/22/destinaran-2-mdp-para-el-ateneo-espanol-ante-crisis-7533.html