El Parlament Catalán restituye juridicamente la legalidad de la II República Española


En el Parlament de Catalunya, tuvo lugar un pleno donde se aprobó la Ley de “Reconocimiento jurídico de las víctimas del franquismo“, en donde se declaran nulas las sentencias de los tribunales franquistas.

Este miércoles 28 de junio en las Cortes Generales, el Rey Felipe VI daba un discurso solemne para conmemorarlos 40 años de las elecciones generales del 15 de junio de 1977, haciendo una gran defensa de la Transición ante los diputados y personalidades, como Martin Villa, Felipe González, José María Aznar…

Ese mismo día, en el Parlament de Catalunya, tuvo lugar un pleno donde se aprobó, con el apoyo de todos los grupos parlamentarios (incluido el PSC) excepto PP y Ciudadanos, la Ley de “Reconocimiento jurídico de las víctimas del franquismo“, en donde se declaran nulas las sentencias de los tribunales franquistas, ya que eran ilegales y en consecuencia sus procesos y sentencias eran nulas y sin efectos jurídicos.

Al estar la Ley basada en la vigencia del Estatut de Catalunya que había sido aprobado por la II República en 1932 y estuvo plenamente activo en Catalunya hasta el final de la GCE. La derogación de dicho Estatut en 1938 por el ministro franquista de gobernación, Ramón Serrano Suñer, fue ilegal (caso muy parecido al de la derogación de la Junta para ampliación de estudios el 19 de mayo de 1938, cuando dicha JAE siguió activa en las ciudades de Madrid Valencia y Barcelona).

Podemos afirmar, que esta es la primera ley de “desconexión“ de la Generalitat Catalana de la legalidad monárquica de 1978 y de restitución de la legalidad republicana, bajo su Constitución de 1931.

Dicha legalidad, también ha sido reconocida en un acto solemne por las Corts Valencianas, el 17 de mayo, con motivo de los 80 años del nombramiento en dicho lugar de Juan Negrín, como Presidente de Gobierno republicano nombrado por el gobierno legítimo republicano, con la asistencia, entre otras personalidades, de su nieta Carmen Negrín, Presidenta de la Fundación Juan Negrín, el historiador Ángel Viñas y el Presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista republicano, Ximo Puig.

El acto sirvió también para recuperar la huella de Negrín en Valencia, pues además fue el responsable de la Junta de Defensa de Valencia, entre 1938 y 1939 que construyó y habilitó hasta 300 bajos y sótanos como refugios antiaéreos, uno debajo del edificio del Ayuntamiento, en donde en el refugio rehabilitado, tras un año de trabajo, han organizado una exposición “Tempesta de ferro“.

En la dirección contraria va la carta que acabo de recibir de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en donde me contesta referente a una Petición que hice al Congreso de los Diputados sobre un bunker debajo de la Residencia de Estudiantes:

“… tras los estudios y análisis, en este momento no consta evidencia alguna de dicho refugio antiaéreo subterráneo… Desde la Dirección General de Patrimonio Cultural se está trabajando en un Plan Regional de Fortificaciones de la Guerra Civil para inventariar y proteger… por lo que en el desarrollo de sus trabajos se indicara la posible existencia de un refugio en la Residencia de Estudiantes…”

Llevo diez años intentando, con las pruebas, que reconozcan ese refugio, el Hospital de Carabineros para el que se construyó, la exitosa lucha contra una epidemia de malaria desatada en los frentes de Madrid y la valiente labor de mi abuelo, su director, el Dr Luis Calandre Ibáñez, nombrado por todo ello, subdelegado de la Junta para ampliación de Estudios en 1938, y luego condenado por los tribunales franquistas.

Queda muy claro que de las tres ciudades que se mantuvieron leales a las II Republica, en defensa de la legalidad de la Constitución de 1931, como fueron Madrid, Valencia y Barcelona, las dos últimas trabajan en restituir la legalidad republicana, mientras que Madrid, la capital del Reino, parece que no quiere o no puede hacerlo, aunque con ello va contra la propia página web del Congreso de los Diputados que sí reconoce dicha legalidad, hasta el final de la Guerra de España, en abril de 1939, y la ilegalidad del golpe del 18 de julio de 1936, de la Dictadura franquista y de su heredera la Monarquía parlamentaria.

Este mismo miércoles 28 de Junio, se hizo por parte de Podemos un acto en reconocimiento de las olvidada das por la “Modélica Transición“, las víctimas del franquismo, en el mismo edificio parlamentario.

Unos días antes, el Congreso de los Diputados había vuelto por segunda vez a desestimar a trámite (decaído) la proposición de Ley presentada por Joan Tarda, diputado de Esquerra Republicana, “De reconocimiento de todas la víctimas de la dictadura y recuperación de la memoria histórica“.

Pero con esta aprobación de la ley catalana a las víctimas del franquismo, puede estar tranquilo Joan Tarda, (ER) por abrir el camino a la restitución de la legalidad republicana y a justicia y reparación de sus víctimas franquistas, de todas, también las del resto del Estado español.

Hoy es un gran día para los republicanos.

Nueva Tribuna