La Fundación Francisco Franco se hace con la gestión de las visitas al Pazo de Meirás


La entidad, que tiene por objeto difundir “la memoria y obra” del dictador, no atenderá en agosto el teléfono y el email de reservas para el acceso público a la residencia.

La Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica (CRMH) de A Coruña ha alertado de que la familia Franco ha encargado la gestión de las visitas al Pazo de Meirás, la residencia estival del dictador y de sus herederos, a la Fundación Nacional Francisco Franco. Esa entidad, fundada un año después de la muerte del general golpista, tiene como “objetivo prioritario”, tal y como describe en su página web, “la difusión de la memoria y obra” del tirano. 

El Pazo es un lujoso inmueble de estilo medieval construido entre los siglos XIX y XX por la intelectual gallega Emilia Pardo Bazán en una finca de seis hectáreas en el municipio de Sada. Fue adquirido en 1938 por las autoridades franquistas mediante la expropiación de tierras a varias familias, descuentos obligados en las nóminas de funcionarios públicos y donaciones forzadas, y regalado al dictador, quien lo disfrutó durante toda su vida para legarlo a sus descendientes, que suelen frecuentarlo en vacaciones.

En el año 2008, la Xunta lo declaró Bien de Interés Cultural (BIC) y ordenó su apertura al público durante al menos cuatro días al mes. La familia Franco recurrió sin éxito a los tribunales, que validaron la decisión del Gobierno autonómico y forzaron su apertura en el año 2011, aunque desde entonces no pasa una temporada sin que se sucedan las denuncias por las dificultades que ponen los Franco a las visitas públicas que ellos mismos están obligados a organizar y costear.

Las últimas quejas son del invierno pasado, cuando varias personas protestaron ante la Xunta y el Ayuntamiento asegurando que el teléfono proporcionado por los Franco a Turgalicia –la entidad adscrita al Ejecutivo autonómico encargada de promocionar el turismo en la comunidad-, y a través del que se gestiona el acceso al Pazo, no estaba operativo. Ante los avisos del Ayuntamiento, la Consellería de Cultura abrió el enésimo expediente informativo. Los Franco alegaron problemas técnicos de su operadora de comunicaciones y encomendaron la organización de las reservas a la Fundación.

“Tenemos a una Fundación cuyo objeto social parece ser el de minar los fundamentos de la democracia española, gestionando un BIC, propiedad ilegítima de la familia del dictador obtenida a través del expolio y la extorsión, que se dedican ambas, la fundación y el espacio secuestrado, a glosar la figura del máximo responsable del genocidio cometido en el Estado durante la Guerra Civil y la posguerra”, subraya Fernando Souto, presidente de la CRMH coruñesa.

Quien quiera visitar el Pazo de Meirás debe enviar un email a la dirección visitaspazodemeiras@gmail.com o llamar a un número de móvil, el 686 612 717. La persona que atiende en ese teléfono confirma que el interlocutor está hablando con la Fundación Franco, y advierte de que la admisión de reservas –para los días 1, 2, 30 y 31 de agosto en varios horarios de mañana y tarde- se cerrará el 31 de julio. “Nos vamos de vacaciones”, explica.

El Ayuntamiento de Sada está gobernado por Benito Portela, de Sadamaioría, formación adscrita a En Marea, que ha reclamado en el Congreso y en el Parlamento de Galicia la articulación de los instrumentos legales necesarios para la recuperación del Pazo sin que se indemnice por ello a la familia Franco.

El presidente de la CRMH también recuerda que los herederos del dictador incurren en un “incumplimiento flagrante y continuado” del régimen de visitas y que la Fundación Franco ha emitido “pronunciamientos contrarios a la legalidad” como la carta enviada a 355 alcaldes españoles en los que se ofrece a “asesorarlos para incumplir la Ley de la Memoria Histórica”.

Público