La desvergüenza de los medios españoles con Venezuela alcanza límites repugnantes


Más de ocho millones de venezolanos (el 41,5% del total) votaron en la elección de los 545 miembros de la Asamblea Constituyente, según los datos de la Comisión Nacional Electoral. Para entender lo que supone que ocho millones de personas hayan votado, basta dar unos datos: En las elecciones presidenciales de 2012, Hugo Chávez obtuvo 8.191.132 votos. En 2013, Maduro superó los 7 millones y medio de votos, y en las parlamentarias del 2015 rondaron los 5,6 millones.

Nicolás Maduro celebró la victoria: “Tenemos una Asamblea Constituyente, ocho millones de votos en medio de amenazas es un éxito absoluto. Fue la mayor votación que tuvo la revolución bolivariana en 18 años, el pueblo dio una lección de valentía”, afirmó Maduro, ante centenares de partidarios que se concentraron en la plaza Bolívar, en Caracas.

La oposición por su parte se ha inventado la cifra del 12% para deslegitimar a los más de ocho millones de venezolanos que han ejercido su derecho al voto, y ha asesinado a 12 personas durante la jornada electoral, dejando además 63 heridos.

Pese a esta realidad incontestable, los medios españoles siguen preparando a la opinión pública para una invasión del país latinoamericano.

El diario ABC en su portada de hoy ha titulado que “Maduro encubre con violencia y represión el fracaso de su constituyente”, ilustrando la supuesta violencia con una fotografía de una explosión durante un atentado perpetrado por la oposición fascista.

En Antena 3, durante un programa especial en la mañana de hoy, ha clamado en favor del golpe de estado, y tertulianos como Carlos Baute ha calificado de “héroes y libertadores” a los terroristas de la oposición.

En Telecinco, que también ha emitido un programa especial sobre Venezuela, se ha acusado al gobierno legítimo de Nicolás Maduro de “narcogobierno” y han culpado del desabastecimiento en el país a la administración venezolana, olvidando que es la gran burguesía del país (que según el presentador del programa no existe) la que lleva años escondiendo miles de toneladas de productos básicos, para acusar al gobierno de desabastecimiento.

El País, el diario golpista por excelencia, publica en el mismo artículo que José Félix Pineda, un candidato chavista a la Constituyente en Ciudad Bolívar, fue asesinado a tiros, y que la violencia la ha ejercido el gobierno venezolano. Demencial.

El medio de Pedro J. Ramírez, El Español, ha publicado un artículo, llamando al proceso democrático venezolano “La Constituyente sangrienta”.

Estados Unidos por su parte, condenó enérgicamente la elección de la Asamblea Constituyente en Venezuela y prometió “medidas fuertes y acción rápida” dirigida al gobierno del presidente Nicolás Maduro. “Esta elección pone en peligro el derecho del pueblo venezolano a la autodeterminación”, declaró en un comunicado Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado norteamericano.

Mientras todo esto ocurre, los países donde Occidente ha llevado “la democracia”, siguen disfrutando de la prosperidad impulsada por Estados Unidos y Europa: Libiase ha convertido en un estado fallido donde diariamente se subastan esclavos. Siriasigue combatiendo desde hace 6 años, a los fascistas del Estado Islámico armados por EEUU y Europa. Y Ucrania está gobernada por un régimen literalmente neonazi, que asesina con total impunidad. Pero oiga, donde no hay libertad de expresión y los medios defienden al régimen es en Venezuela.

La República