Republicanos de Alicante denuncia que el Ayuntamiento de Elche censura a sus ciudadanos en Facebook


El más absoluto, absurdo y andidemocrático obscurantismo se está instalando entre los ediles del Ayuntamiento de Elche, así como entre los empleados “fieles” nombrados a dedo por la alcaldesa.

El más absoluto, absurdo y andidemocrático obscurantismo se está instalando entre los ediles y responsables del Partido Popular en el Ayuntamiento de Elche, así como entre los empleados “fieles” nombrados a dedo por la alcaldesa ilicitana. Independientemente de las barrabasadas culturales y medidas de dudoso corte institucional y legal con las que están poniendo a prueba la paciencia de la mayoría de ilicitanos, en los últimos días se está llevando a cabo una sistemática campaña de censura y bloqueo en la página oficial y pública -mantenida con nuestros impuestos- del Ayuntamiento.

La página oficial tiene correspondencia directa con las redes sociales de Twiter y Facebook y allí los ciudadanos e internautas en general, vierten sus comentarios sobre las noticias aparecidas en la misma.

El “encargado” de la página del Ayuntamiento en Facebook, en una loa a sus cortas entendederas, ha tomado la peor y más ignota solución para poner puertas al campo: censurar y bloquear a todos aquellos ciudadanos que no “bailan el agua” a las actuaciones de la alcaldesa y ediles del PP. A la menor critica a sus nefastas actuaciones, el “encargado” de la página corta de plano la libertad de expresión del ciudadano no palmero de Mercedes Alonso y bloquea su cuenta en la citada página municipal; página repito, mantenida -como el sueldo del “encargado” a dedo- con dinero público.

Esta actuación, propia de los años franquistas, cuando el dictador mantenía a raya a través de los censores, cualquier dispendio de libertad del pueblo español, es la que totalitariamente está aplicando quién maneja -gobernar es otra cosa, claro- nuestra ciudad. Quien se supone que debería trabajar y gobernar para todos los ilicitanos, recorta cualquier garantía de libertad de expresión siempre que no se comparta el modo y las formas de la gestión municipal.

Lo llevan a cabo de forma fascista o mafiosa. No admiten réplica. No contradicen. No argumentan. No convencen. No razonan. No aplican el sentido común. No manejan el tiempo de ser ellos los poseedores -no los propietarios, qué ese es el pueblo- de la información de un información oficial y pública, entrando al acoso y derribo de quienes no comulgan con sus gustos o ideales.

Este es el Ayuntamiento que dice regir doña Mercedes Alonso con la complicidad de sus “extraños y obscuros funcionarios dedocráticos”. Esta es la verguenza que 232,000 ilicitanos han de sufrir y pagar. La edil tachaba, a la Corporación anterior, de acciones propias de “la Gestapo o franquistas”. Rápido se ha aprendido el cuento…o quizás lo conocía sobradamente.

http://muprepublicanoselx.wordpress.com