La corrupción policial y José María Rodríguez ‘rompen’ el PP de Palma


José María Rodríguez durante el anuncio de su dimisión. ALBERTO VERA

El histórico dirigente del PP balear, José María Rodríguez, presentó finalmente ayer su dimisión como presidente de la Junta Territorial del PP de Palma tras verse acosado por la Justicia por su presunta vinculación con la trama de corrupción policial. Rodríguez sigue proclamando su total inocencia pero se ha visto forzado a marcharse ante las presiones de sus compañeros de partido y, sobre todo, de la dirección nacional del PP, que no quería bajo ningún concepto que un nuevo caso de corrupción pudiera interferir en las negociaciones iniciadas por el presiente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para conseguir una nueva investidura como inquilino de La Moncloa.

Rodríguez todavía no ha sido imputado formalmente por el Juzgado de Instrucción número 12, que investiga una trama poliédrica de corrupción con epicentro en laPolicía Local de Palma, aunque ha sido implicado de lleno en el escándalo. Su futura imputación se da por hecha en todos los círculos judiciales.

El político del PP ha sido señalado directamente por el propio juez instructor en sus autos, identificándole como «el artífice en la sombra» de un «organigrama corrupto» que se pretendía organizar en el seno de la Policía Local con el fin de favorecer «intereses» particulares. Lo que el magistrado Manuel Penalva califica de un «indeseable servilismo en favor de intereses de determinados políticos» y «las turbias maniobras de Rodríguez». Esta trama corrupta está acusada, entre otras cosas, de proteger de las posibles inspecciones de la Policía a determinados empresarios de la noche a cambio de prebendas, entre ellas, copas y sexo gratis.

Rodríguez ya tuvo que renunciar a su cargo público de delegado del Gobierno por su imputación -en ese caso todavía vigente- en el llamado caso Over Marketing, un escándalo que investiga la presunta financiación ilegal del PP balear en la era de Jaume Matas.

Junto a Rodríguez, ayer también presentaron su dimisión el secretario general del PP de Palma, Álvaro Gijón, y la secretaria de Organización, Sandra Fernández, aunque ambos mantienen sus cargos públicos. Gijón y Fernández son diputados autonómicos y el primero es además concejal de la oposición en el Ayuntamiento de Palma.

Malestar en Génova

Rodríguez decidió su dimisión a primera hora de ayer después de que el EL MUNDO desvelara el malestar existente en Génova por su continuidad en el cargo tras las graves acusaciones vertidas contra él por el juez Penalva. En la rueda de prensa ofrecida ayer tarde Rodríguez explicó que dimitía de «forma voluntaria» y negó otra vez cualquier vinculación con la presunta trama de corrupción de la Policía Local y menos aún haber utilizado nunca servicios de prostitución.

«Niego evidentemente haberme beneficiado de ningún tipo de favor sexual y afirmo que nunca he solicitado a lo largo de mi vida servicios de prostitución», dijo Rodríguez.

El ya ex presiente del PP de Palma se expresó así: «Quiero anunciaros que presento mi dimisión porque considero que es lo mejor para mi partido y porque nunca he antepuesto mis intereses personales a los del Partido Popular». A continuación Sandra Fernández y Álvaro Gijón afirmaron que se marchaban porque habían sido elegidos directamente por Rodríguez para ocupar los cargos que desempeñaban en la cúpula de la Junta Territorial del PP de Palma.

Crisis interna

La dimisión de la directiva del PP de Palma agrava todavía más la crisis interna que vive el partido desde el mes de mayo cuando la formación sufrió una debacle electoral y perdió el gobierno de las principales instituciones de Baleares. La dimisión de José Ramón Bauzá como presidente del PP de Baleares originó el fraccionamiento del partido en varios sectores, siendo los regionalistas los más ruidosos y los que más se están moviendo para tomar las riendas del partido cuando se celebre el congreso regional, previsto en principio para el próximo año.

Otro sector es el oficial, donde figuran las personas que fueron más próximas a Bauzá. El tercer sector es precisamente el que lidera desde hace años José María Rodríguez y que ha actuado siempre en la capital de Baleares. Rodríguez tenía un peso específico muy importante en el PP balear y difícilmente se podía hacer algún nombramiento sin negociar previamente con él.

Los tres sectores llevan meses maniobrando y buscando apoyos para lanzar a un candidato a la presidencia del partido en sustitución de Miquel Vidal, que ocupa el cargo de forma interina desde la dimisión de José Ramón Bauzá.

Ahora, la incógnita no despejada ayer es quién sustituirá a Rodríguez como presidente del PP de Palma. La primera intención de la dirección nacional del partido era disolver la agrupación territorial y nombrar a una comisión gestora para que administrara la formación hasta la celebración del congreso local. Al haber dimitido la cúpula directiva, ya no está tan claro cuáles son los pasos a seguir. En los próximos días se reunirá la junta directiva regional para tomar una decisión.

En principio la que tiene más números para presidir, al menos de forma interina, el PP de Palma es la actual portavoz del partido en el Ayuntamiento en la capital balear, Margalida Durán.

EM

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.