IU aprieta a Podemos en Andalucía para avanzar más rápido en la confluencia


Tras la victoria rotunda de Teresa Rodríguez en primarias, creen que hay “certidumbre” de sobra para acelerar el proceso hacia un único partido y preparar elecciones

El coordinador regional de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo. (EFE)
El coordinador regional de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo. (EFE)

El coordinador regional de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo, está convencido de que hay que acelerar la interlocución con Podemos y abrirla a otros partidos, organizaciones sociales y plataformas civiles para sumar “un verdadero bloque de izquierdas” capaz de convertirse en alternativa al PSOE de Susana Díaz. Después de que Podemos e IU concurrieran juntos como Unidos Podemos a las últimas elecciones generales, desde Andalucía apuestan por ahondar en esa vía. Una vez que las primarias de Podemos en Madrid, Andalucía o Extremadura han confirmado la victoria del ala de Pablo Iglesias frente a la de Iñigo Errejón, en IU consideran que hay mimbres y “certidumbre” para comenzar ese camino.

Maíllo consideró que eso no significa que IU vaya a ser “fagocitada” por Podemos y apostó por dejar atrás el debate sobre las identidades y avanzar de forma definitiva en un bloque de izquierdas porque por separado son “un partido indispensable pero no suficiente” para hacer frente a un PSOE que va camino de cumplir los 40 años en el Gobierno andaluz. “Hay que competir por ser mejores no por conservar identidades”, replicó después de que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, insista en desacreditar a esta formación asegurando que se han “entregado” a Podemos y trate de ridiculizarlos llamándolos “los del sidecar”. “Éste es un gobierno aburrido de su gestión, amortizado, es un equipo sin tensión ni hambre”, consideró Maíllo sobre el actual gabinete andaluz.

Adelanto electoral

El calendario de IU, al que todavía debe darle el visto bueno Podemos, señala que en el plazo de un año tendrían que tener concluido ese proceso de convergencia. La incertidumbre política convierte en una posibilidad que haya nuevas elecciones generales o que se adelanten las andaluzas si el PSOE considera que sigue cayendo en las encuestas, advierten fuentes de IU. Ya ocurrió una vez. Susana Díaz rompió el pacto con IU en su gobierno y adelantó las autonómicas a marzo de 2015. Lo hizo justo cuando el suflé de Podemos comenzaba a subir, haciendo un gran daño electoral a quienes habían sido sus socios y habían evitado que el PP llegara al Gobierno andaluz tres años antes.

Antonio Maíllo (c) y Teresa Rodríguez (3i), en el acto de cierre de campaña de Unidos Podemos por Andalucía. (EFE)
Antonio Maíllo (c) y Teresa Rodríguez (3i), en el acto de cierre de campaña de Unidos Podemos por Andalucía. (EFE)

Maíllo ha estado a medio gas durante algunos meses después de que le fuera diagnosticado un cáncer de estómago en la campaña de las generales de diciembre. La enfermedad está superada y el líder andaluz de IU, uno de los dirigentes más apreciados y más cercanos a Alberto Garzón, está dispuesto a volver a dar una batalla que en Andalucía va a ser clave. Mientras que Susana Díaz se pasea por los platós de las televisiones nacionales y se promociona como posible secretaria general del PSOE, los partidos de la oposición andaluza están convencidos de que es posible un cambio de ciclo en esta comunidad tras cuatro décadas con los socialistas en el poder. Lo cree así el Partido Popular y su presidente, Juan Manuel Moreno, que venció a Díaz en las últimas generales de junio. Pero lo creen así también los partidos a la izquierda del PSOE, que consideran que tras el papel jugado por la líder socialista andaluza para dar paso a Mariano Rajoy se abre una gran posibilidad de atraer votantes entre un electorado tradicionalmente socialista. Para eso, admiten fuentes de IU, hay que trabajar desde ya y tratar de “seducir” y “no meter el dedo en el ojo” de esos ‘desencantados’ socialistas.

Gobierno sin pulso

En Izquierda Unida creen que despreciar políticamente a Susana Díaz sería “un gran error” pero sí analizan que en Andalucía se vive una oportunidad de oro para desbancar al PSOE y que hay síntomas de que están “aburridos de gobernar”. El análisis interno apunta a que en estos momentos “Susana Díaz arrebata votos al PP en Andalucía” y su liderazgo ha quedado marcado por la última operación para dar el gobierno a Mariano Rajoy. Hacerse con esos votos en el ala izquierda del PSOE no va a ser fácil, admiten. Sobre todo porque entienden que los socialistas han tejido una amplia “red de influencia y apoyos” en todos estos años de gobierno y en este momento, “la Junta de Andalucía está funcionando como un potente pegamento institucional que es el que está sosteniendo al PSOE en toda España”, señalan desde IU. De ahí que Andalucía sea un territorio clave para el avance de Unidos Podemos y vaya a jugar “un papel muy importante”.

También está por ver si esa idea que defiende IU de moderar el lenguaje y el discurso para seducir a los votantes socialistas molestos con Susana Díaz tiene eco en las posiciones públicas de Teresa Rodríguez, que creen que debería de sacudirse “ciertos complejos” por estar en las instituciones. La socialista y la líder de IU libran una lucha sin cuartel que allana el camino a Díaz para enmarcar al partido morado como radicales. Desde IU admiten que esa “guerra total” va a existir en la izquierda y no ocultan que mal gestionada puede llegar a beneficiar al PP, que puede contar con la alianza de Ciudadanos para llegar al poder. La apuesta interna pasa por impulsar “un cambio de mentalidad” para convencer de que la suma de Podemos e IU pueden formar un bloque alternativo que “puede gobernar” a medio plazo. Lo que está claro es que el PSOE ha perdido un socio e IU, ahora mismo, descarta volver a pactar con Susana Díaz. Maíllo defendió además su gestión como coordinador regional y celebró que IU ahora mismo no tenga deudas con Hacienda y esté a punto de ponerse al día con la Seguridad Social.

El Confidencial