PSOE, PP y Ciudadanos unidos para mantener la laureada franquista en el escudo de Valladolid


La concejala Rafaela Romero fue la única socialista que votó con Valladolid Toma la Palabra y Sí se Puede para eliminar la cruz laureada de San Fernando concedida por el dictador

MANUEL SARAVIA Y EL ALCALDE, ÓSCAR PUENTE, EN EL DEBATE DE LA MOCIÓN SOBRE LA LAUREADA FRANQUISTA. FOTO: JORGE OVELLEIRO

La moción de Valladolid Toma la Palabra y de Valladolid Sí se Puede para devolver el escudo anterior al franquismo contó con el rechazo del PSOE -con la excepción de la concejala Rafaela Romero-. Los socialistas lograron la complicidad del PP y de Ciudadanos tras una maniobra para descafeinar la petición de los grupos de izquierdas, que acabaron todos juntos rechazando el decreto de Franco de 17 de julio de 1939 sobre la concesión de la cruz laureada de San Fernando a la ciudad.

En un ejercicio de ‘gatopardismo’ (cambiar algo para que nada cambie), el Grupo Municipal Socialista-PSOE -salvo la edil responsable de Servicios Sociales- ha conseguido, en alianza con el PP, tumbar la moción de Valladolid Toma la Palabra (VTLP) y Valladolid Sí se Puede para despojar del escudo de la ciudad, la cruz laureada de San Fernando, concedida por el General Franco el 17 de julio de 1939, tercer ‘año triunfal’.

Decreto de Franco

“La intervención de la ciudad de Valladolid en el Alzamiento Nacional ha tenido singularísimo relieve. Valladolid, a lo largo de ocho años, supo sembrar inquietudes revolucionarias, no sólo dentro de su demarcación, sino irradiando a España entera modos y actitudes de combate. Culminó tan ejemplar conducta en la jornada del dieciocho de julio, en que la Capital castellana dio resonancia guerrera al primer eco azul de las camisas falangistas y de los uniformes militares y de las fuerzas de orden público, aplastando la resistencia del notable foco marxista que venía preponderando en la ciudad. Rompe con su cerco urbano dominado, invade la provincia, frena a las avanzadillas de la invasión minera y, en ciega superación de españolismo, pártese en ayuda de los patriotas de Madrid; y, reforzadas sus huestes y su entusiasmo con la calurosa aportación de otra provincia hermana —Segovia—, logra con sin igual arrojo la conquista del Alto del León, valladar en que se estrellan, una y otra vez, las más duras acometidas de las hordas republicanas. Ciudad que con tan heroico proceder ha sabido cumplir con los deberes de una hora histórica, excediendo los límites de una lealtad y de un valor que, no por ser moneda corriente en nuestra Cruzada son menos meritorios, bien se ha hecho acreedora al galardón supremo que la Patria otorga a las actuaciones colectivas en que, con orgullo de madre, ve reverdecer laureles pretéritos”.

Esta es la exposición de motivos del decreto de otorgamiento de la laureada de San Fernando: “Como recuerdo a las gestas heroicas de Valladolid en el Movimiento Nacional y homenaje a quien desplegó decisiva aportación a él en los primeros momentos de la guerra de liberación de España”.

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero. Foto: Jorge Ovelleiro
EL PORTAVOZ DEL PSOE, PEDRO HERRERO. FOTO: JORGE OVELLEIRO

Así constaba y así se recogía en la moción presentada. Sin embargo, el PSOE, por boca de su portavoz, Pedro Herrero, con el inestimable apoyo del alcalde, Óscar Puente, han sido capaces de recurrir a toda clase de argucias para rechazarla y conseguir sumar al PP. Que una cosa es el decreto y otra el escudo, que si la Ley de la Memoria Histórica ya se cumple en Valladolid, que es inoportuno por la tensión social en Cataluña, que si se trata de un símbolo militar y no franquista, que si es un asunto no prioritario para los ciudadanos, que si el cambio implica un costo millonario…

Jesús Presencio. Foto: Jorge Ovelleiro
JESÚS PRESENCIO. FOTO: JORGE OVELLEIRO

De nada valieron argumentaciones de los promotores de la moción, que dejaron claro que el cambio del escudo era a coste cero. El concejal no adscrito Jesús Presencio llegó a detallar una a una las partidas de lo que supondría la supresión del actual escudo de las placas de las calles, vados y reservados, tapas de los colectores, bolardos, jardineras, contenedores, taxis, farolas, uniformes, metopas… “Sin contar la mano de obra, suponen 2 millones de euros”, aseguró.

Respecto a que el cambio del escudo no era un asunto prioritario para los ciudadanos, Manuel Saravia, de VTLP, respondió al presidente del Grupo del PP, José Antonio Martínez Bermejo, (también al PSOE, Ciudadanos y al edil No adscrito, que también lo había esgrimido), lo siguiente: “Si esto no es prioritario, le recuerdo que su primera moción en este Pleno fue a favor de la libertad de expresión en Venezuela… Tampoco para los vecinos, creo, son prioritarios los homenajes a Carlos V y los promueven”.

Otro momento brillante de Manuel Saravia fue cuando comparó la situación con el cambio de la bandera: “Es como si entonces se dejara el águila por ser una especie protegida”.

El teniente de alcalde, Manuel Saravia. Foto: Jorge Ovelleiro
EL TENIENTE DE ALCALDE, MANUEL SARAVIA. FOTO: JORGE OVELLEIRO

En el largo debate suscitado salió a relucir -con el mismo éxito- que la Diputación de Valladolid ya había “abierto el melón” -en palabras de Saravia- al aprobar recientemente la eliminación de la cruz laureada de San Fernando.

Igual suerte corrieron los argumentos expuestos por Rosario Chávez, portavoz de Valladolid Sí se Puede, quien insistió en que no se trataba de cambios estéticos, sino que “hablamos de sufrimiento. De Verdad, Justicia y Reparación”.

“Si la Ley de Memoria Histórica está cumplida desde 2010, ¿por qué se ha cambiado recientemente el nombre de la calle José Luis Arrese? Se trata de recuperar la Memoria, algo muy necesario”, expresó Chávez.

Mociones

A la moción originaria y a la anunciada del PSOE, se sumó otra del PP. El alcalde solicitó la opinión del secretario general Valentín Merino, que advirtió de los poblemas procedimental y formal de ‘anular’ o ‘rechazar’ el decreto del General Franco.

El portavoz del PP, José Antonio Martínez Bermejo, tras derramar un vaso de agua. Foto: Jorge Ovelleiro
EL PORTAVOZ DEL PP, JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ BERMEJO, TRAS DERRAMAR UN VASO DE AGUA. FOTO: JORGE OVELLEIRO

A la vuelta del receso solicitado por el PP, entre Martínez Bermejo y Carlos Fernández arrojaron al suelo unos vasos de agua, que sustituían por primera vez a los clásicos botellines de plástico, cuando se reincorporaban a su bancada. Secado el suelo, el PP no dejó pasar la oportunidad de ‘lavarse la cara’ votando con el PSOE a favor del rechazo del decreto y mantenmiento del escudo. Es decir, se rechaza la concesión (decreto) pero no el regalo (el escudo). Difícil de entender.

El rechazo del decreto de 17 de julio de 1939 fue unánime. La modificación del escudo fue rechazada por 21 votos y 8 en contra; los 4 de VTLP, los 3 de Valladolid Sí se Puede y el de Rafaela Romero. La votación del punto dos de la moción fue nominal, ya que así lo anunció el alcalde, sabedor de que en su grupo no había unanimidad.

La concejala Rafaela Romero, única socialista que ha votado en contra del mantenimiento d ela laureada franquista en el escudo de la ciudad. Foto: Jorge Ovelleiro
LA CONCEJALA RAFAELA ROMERO, ÚNICA SOCIALISTA QUE HA VOTADO EN CONTRA DEL MANTENIMIENTO D ELA LAUREADA FRANQUISTA EN EL ESCUDO DE LA CIUDAD. FOTO: JORGE OVELLEIRO

Puente -que mencionó a su familiar represaliado y en respuesta a Martínez Bermejo que había dicho que tenía dos familiares cercanos asesinados por “el bando nacional”-, tuvo que llamar al orden en varios momentos del debate al público asistente; medio centenar de personas que siguió el Pleno desde las tribunas.

Público asistente al pleno. Foto: Jorge Ovelleiro
PÚBLICO ASISTENTE AL PLENO. FOTO: JORGE OVELLEIRO

En la sesión intervinieron representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Antonio Presa, y de la ARMH, José Miguel Fuertes, que expresaron su apoyo a la retirada de la cruz laureada de San Fernando del escudo de la ciudad.

Cambio de calles

El alcalde aprovechó el debate para anunciar el cambio de nombre de 7 calles: Fernández Ladreda por Rigoberta Menchú; General Primo de Rivera por Emilia Pardo Bazán; Isidro Rodríguez Sarracina por Abogados del Turno de Oficio; Mariano Miguel López por Celtas Cortos; Rector Luis Suárez por Rafael Nadal; Doctor José Ramón del Sol por Víctimas del Terrorismo y Avenida Vicente Mortes por Gloria Fuertes.

Óscar Puente también recordó el cambio ya aprobado del nombre de la calle José Luis Arrese por Miguel Ángel Blanco. “Estamos a la espera de que la hermana de Blanco nos confirme una fecha para hacer un homenaje”, dijo.

Igualmente el alcalde, que se refirió al apoyó económico prestado a las exhumaciones en el Cementerio del Carmen como ejemplo de su compromiso político, anunció un acto de homenaje a los alcaldes de la II República: Federico Landrove Moiño y Antonio García Quintana, que tendrá lugar el día 10, a las 12 horas, en el Salón de Plenos.

Federico Landrove, nacido en Ferrol en 1883, fue alcalde desde el 12 de abril de 1931 hasta diciembre de 1931. Fue condenado a 30 años de cárcel y falleció el 6 de junio de 1938, en el hospital penitenciario de Segovia.

Antonio García Quintana, nacido en Cantabria en 1894, fue alcalde de Valladolid entre 1932 y 1934. Reelegido en 1936 hasta el golpe militar del 18 de julio. Fue fusilado el 8 de octubre de 1937 en las graveras de San Isidro.

Vista general del salón de plenos durante la sesión. Foto: Jorge Ovelleiro
VISTA GENERAL DEL SALÓN DE PLENOS DURANTE LA SESIÓN. FOTO: JORGE OVELLEIRO

Otras mociones

El resto de mociones aprobadas en el pleno no suscitaron ni por asomo un debate tan intenso. Se aprobó por unanimidad una moción conjunta de los grupos municipales Socialista, Valladolid Toma la Palabra, Sí Se Puede Valladolid y Ciudadanos de apoyo a las reivindicaciones y marchas promovidas por las organizaciones sindicales CC.OO y UGT en defensa de un sistema público de pensiones.

Fue rechazada, sin embargo, otra de Ciudadanos sobre la peatonalización de la calle Regalado, sobre la que se debatió de forma surealista durante media hora larga.

El PP también consiguió sacar adelante (con algunas enmiendas) las tres mociones que traía al pleno: Una para promover la igualdad de condiciones en el acceso a la Universidad, otra para fomentar el diseño y ejecución de espacios verdes de bajo impacto alergénico y con bajo consumo de agua y otra más para la redacción y ejecución de un plan de mejora del aprovechamiento sostenible del agua en Valladolid.

En el apartado de asuntos dictaminados por la Comisión de Hacienda se aprobaron definitivamente las ordenanzas fiscales para el año que viene, así como algunas modificaciones de crédito.

Tras las preguntas planteadas por el PP y Sí se Puede, se dio por finalizada la sesión a las 15.35 horas mientras un cristo segue presidendo el salón de plenos de un Ayuntamiento que ha decidido mantener para la ciudad un escudo manchado de sangre.

Ultimo Cero