CC.OO. no ve necesario habilitar hoteles medicalizados porque “hay camas sin utilizar”


CC.OO. no ve necesario habilitar hoteles medicalizados porque “hay camas sin utilizar”
Martín-Maestro cree que hay alas completas o torres completas pendientes de abrir. (Dani Duch)

El sindicato reclama la apertura de todos los dispositivos en hospitales públicos y privados

El secretario de Acción Sindical de la Federación de Sanidad de CC.OO., Mariano Martín-Maestro, ha asegurado en las últimas horas que “no es necesario” habilitar hoteles medicalizados o pabellones como Ifema porque hay camas sin utilizar en los hospitales, por lo que ha reclamado la apertura de todos los dispositivos en hospitales públicos y privados.

Martín-Maestro ha puesto como ejemplo la situación del hospital de San Sebastían de los Reyes, el Infanta Sofía, que tiene cerrada “una torre completa”, y ha afirmado que desde las centrales sindicales les informan que algunos hospitales “siguen con camas cerradas”.

“Desde CC.OO. ya lo hemos expuesto en la reunión que mantuvimos ayer con la presidenta de la Comunidad de Madrid y el consejero de Sanidad, tenemos dispositivos todavía pendientes de abrir en los distintos centro sanitarios, camas pendientes de abrir y alas completas o torres completas”, ha aseverado.

En concreto, ha asegurado que se pueden habilitar camas en el Hospital Santa Cristina, La Princesa y el Hospital del Tajo, y que además se pueden duplicar poniendo “dos camas en las distintas habitaciones”.

Asimismo, ha abogado por habilitar “espacio comunes de los hospitales”, como “gimnasios” y “grandes salas de espera”, que “también se pueden acondicionar con camas”.

Igualmente, ha destacado que vienen pidiendo “desde hace ya casi dos semanas” que se utilicen “todos los dispositivos” de la sanidad privada, que según sus cálculos cuenta con “más de 6.000 camas”, las cuales “tienen que estar operativas sí o sí para el conjunto de la ciudadanía”.

Lo mismo ha señalado en relación con las residencias de mayores públicas y privadas, que disponen de personal facultativo y de enfermería.

También ha subrayado que llevan “tiempo” diciendo que las operaciones, las pruebas diagnósticas y las consultas externas que no sean de carácter urgente deben suspenderse, porque “todo este personal que está haciendo esta actividad puede reordenarse y dar descanso a los profesionales que están en la primera línea de fuego”.

Según el portavoz de CC.OO., “sería bueno que la Consejería de Sanidad, en aras de la transparencia, dijera de cuántas camas UCI dispone la Comunidad de Madrid al margen de que por fin se puedan utilizar ya las camas UCI de los hospitales privados”.

En cuanto al número de profesionales, ha dicho que con los “recortes” se ha ido “minorando” durante diez años en más de 4.000, por lo que aunque con la crisis del coronavirus se ha contratado a 1.700 refuerzos está “muy por debajo de la plantilla ideal”.

A este respecto, ha solicitado que a todos los contratos a tiempo parcial se le contrate al 100%, así como la reubicación “inmediata” de las más de 250 enfermeras que prestan servicio en los centros educativos que todavía no tienen un destino en los distintos hospitales, centros de atención primaria o SUMMA 112.

En lo que respecta a la protección de los profesionales, el secretario de Acción Sindical ha dicho que los trabajadores de la sanidad privada precisan los mismos medios de protección individual que los de la pública, al igual que los de las residencias públicas, concertadas y privadas, y que esa necesidad se extiende tanto al personal sanitario como no sanitario.

La secretaria de Salud Laboral, Rosa Muelas, ha asegurado que la disponibilidad de equipos de protección individual para los sanitarios se encuentra en “una situación muy complicada por falta de previsión”.

Para tratar a los pacientes con coronavirus se necesitan batas impermeables desechables, mascarillas de un tipo u otro dependiendo del tipo de atención, guantes de nitrilo y gafas, y esto “está empezando a faltar”.

Además, ha indicado que “buena parte” de los servicios de prevención, que se encargan de la salud laboral de los trabajadores, “están cerrados, porque son incapaces de asumir el volumen de trabajo”, de forma que “se puede dar lo que ya se esta dando, que los cuidadores enfermen”.

Muelas ha achacado esta situación a la falta de un único procedimiento en el que la Comunidad de Madrid estableciera unos “criterio claros” para todos los hospitales.

La Vanguardia