Madrid recurre a la opacidad en la gestión de la emergencia sanitaria pese a ser la comunidad más golpeada


09/03/2020.- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante la rueda de prensa tras reunión con los portavoces de los Grupos Parlamentarios con representación en la Asamblea de Madrid para abordar la situación del coronavirus en la re
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante una rueda de prensa / EFE

La oposición reclama que Isabel Díaz Ayuso se someta al control parlamentario, aunque la Mesa ha aplazado la decisión sobre su comparecencia hasta el próximo sábado. La presidenta autonómica no ofrece una rueda de prensa como tal desde el 13 de marzo, pero ha realizado entrevistas en distintos medios.

La emergencia sanitaria del coronavirus está poniendo a prueba a las administraciones de diferentes maneras. La primera, y más clara, es la gestión directa de los distintos gobiernos para paliar las consecuencias de la pandemia (medidas aprobadas, administración de los recursos, capacidad de descargar en la medida de los posible el colapso sanitario…). Pero también hay actuaciones en otros ámbitos que permiten medir la capacidad de gestión de las administraciones, como es el caso del manejo de la información.

En una pandemia sin precedentes como la de la covid-19 la incertidumbre se ha instalado en la sociedad, por lo que el manejo de datos, cifras y análisis de los distintos escenarios por parte de las administraciones que tienen información cobra una relevancia crucial. Casi ningún gobierno ha conseguido librarse de los reproches en cuanto a la gestión informativa de la emergencia, pero en los últimos días la Comunidad de Madrid ha centrado buena parte de las críticas.

La gestión del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en cuanto a la transparencia parece no convencer ni en el ámbito parlamentario ni en el de los medios de comunicación. La oposición critica que la presidenta no se somete al control de la Asamblea de Madrid desde el 11 de marzo, cuando la Mesa del Parlamento madrileño decidió suspender su actividad (como se ha hecho en la mayoría de las Cámaras territoriales).

Desde entonces, las cifras del coronavirus en Madrid han hecho de esta comunidad la más golpeada por la pandemia en todos los ámbitos clave (fallecidos, contagiados y con un alto nivel de colapso sanitario). Esto ha llevado a la oposición a reclamar la comparecencia de Ayuso en la Asamblea para dar explicaciones sobre la gestión pasada y para actualizar los datos de la situación actual. La Mesa del Parlamento regional ha decidido este lunes aplazar la decisión sobre el formato y calendario de comparecencia del Gobierno por la emergencia sanitaria hasta el próximo sábado, cuando se debería fijar una fecha.

Pero la ausencia de información ante los grupos de la Asamblea (en un Parlamento cerrado por la recomendación de las autoridades sanitarias) no es la única crítica que la presidenta madrileña ha recibido a raíz de la falta de transparencia. Ayuso no ofrece una rueda de prensa al uso desde el 13 de marzo, cuando compareció con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

La líder del Ejecutivo regional sí que ha dado dos entrevistas en diferentes medios de comunicación seleccionados (una de ellas, el pasado 25 de marzo en Telemadrid, donde se le realizaron algunas preguntas por parte de otros medios), pero no ha comparecido en una rueda de prensa, como sí que hacen de forma más habitual otros presidentes autonómicos.

Este hecho no ha impedido que la presidenta criticase la gestión informativa del Gobierno de Pedro Sánchez, cuyos miembros se habían sometido hasta este lunes a ruedas de prensa, pero con preguntas ‘filtradas’ por la propia Moncloa (un formato que cambió después de numerosas críticas de buena parte de los medios de comunicación y periodistas que cubren las comparecencias del Ejecutivo).

En las entrevistas concedidas, Ayuso ha desvelado algunos datos sobre la gestión de la Comunidad de Madrid de la emergencia de la covid-19, pero hay unos asuntos sobre los que no se tienen cifras concretas y actualizadas y otros, sobre los que existen importantes incógnitas. Este es el caso de la polémica de los aviones fletados por el Gobierno regional con material sanitario procedente de China.

Sin datos sobre sanitarios contagiados o camas en UCI

El 22 de marzo la presidenta anunció que había desbloqueado más de 23 millones de euros para una compra de material sanitario al país asiático, cuya primera entrega llegaría a Madrid en avión solo dos días después del anuncio. Ayuso llegó a “pedir” al Gobierno que no “paralizase” el envío del material (anteriormente se habían producido críticas por parte del Ejecutivo regional a Pedro Sánchez por centralizar las compras internacionales destinadas a paliar las consecuencias del coronavirus). Sin embargo, no se produjo ninguna llegada en el plazo indicado.

Los dos aviones procedentes de China aterrizaron la semana pasada (uno el jueves, 2 de abril, y otro el domingo, 6 de abril) con unas 140 toneladas de material sanitario, cuyo coste el Gobierno regional ha cifrado en 5,6 millones de euros. Desde el Ejecutivo de Ayuso todavía no han ofrecido ninguna explicación de los retrasos que ha sufrido la entrega del material (el plazo de entrega era importante, según avanzó la propia presidenta, para que las UCI de Madrid no colapsaran). Tampoco se ha precisado si Pedro Sánchez tuvo algo que ver en el hecho de que la entrega se efectuara fuera del plazo establecido, después de que se deslizara que el presidente podía bloquear el envío de material sanitario.

Otro de los asuntos sobre los que pende la acusación de opacidad es el de la situación de las residencias de mayores. Desde que se detectasen graves problemas con fallecidos en centros de mayores en plena emergencia por la covid-19, el Gobierno central ha pedido información a las comunidades sobre la situación de estos centros en sus territorios.

En una de sus entrevistas, Ayuso dijo que habían fallecido en torno a 3.000 personas mayores en las residencias (3.383, según precisó el propio Gobierno posteriormente), aunque todavía no se conocen cuántos han sido víctimas del coronavirus. Lo que sí ha asegurado el Gobierno regional es que se han producido 2.000 fallecimientos más de lo habitual en los geriátricos madrileños.

Tampoco se ha detallado cuántos sanitarios de la Comunidad de Madrid han dado positivo en covid-19. El Gobierno central ofrece datos de contagios de sanitarios a escala estatal, en base a la información que recibe de las autonomías, por lo que el Ejecutivo regional dispondría de estos datos en su territorio.

La Comunidad de Madrid envía información sobre los ingresos diarios en UCI, y no sobre el total, por lo que no se conoce el número de ingresos desde el inicio de la pandemia

La pasada semana, María José Sierra, jefa del Área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, explicó que algunas comunidades mandan la información sobre el número de ingresos en la UCI diariamente y otras, de forma acumulada. En el caso de la Comunidad de Madrid, la información es diaria, por lo que no se conoce la cantidad de personas que han ingresado en las UCI en toda la emergencia sanitaria.

El número de camas disponibles en las UCI o los pacientes ingresados por coronavirus en los hospitales privados son también algunas de las cuestiones sobre las que el Ejecutivo de Ayuso no ha ofrecido cifras concretas, a pesar de que la de Madrid es la comunidad más golpeada por la pandemia.

Público