Alberto Garzón pide a las Comunidades Autónomas que paralicen las reclamaciones a las empresas


El Ministerio de Consumo, dirigido por el Coordinador Federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, vuelve a estar en el candelero por una nueva y polémica medida que ha provocado incluso la reacción de una de las más reconocidas organizaciones de consumidores del estado español, tal es FACUA. El motivo del nuevo escándalo es la nota que el Ministerio de Consumo ha enviado a las Comunidades Autónomas instando a paralizar cualquier tramitación de reclamaciones durante el estado de alarma, destacando incluso que en este periodo las empresas no están obligadas ni siquiera a responder a esas reclamaciones. Esta extraña interpretación de la paralización de los plazos administrativos que se preveía en el decreto del estado de alarma, tuvo que ser rectificada en parte por el propio ministerio, aunque se mantiene la parte fundamental: Y es que esta instrucción, lejos de ser una inocente guía, paralizará cualquier denuncia contra las empresas durante el tiempo que vaya a durar el confinamiento.

Pedir que no se actúe contra ningún fraude durante el estado de alarma es la interpretación que hace FACUA sobre esta nota, y por ello, la asociación de consumidores ha pedido hoy miércoles, mediante un escrito dirigido al Ministerio, que se rectifique el documento, que de cumplirse, «favorecerá la indefensión de los consumidores, el aumento de fraudes por su impunidad y el colapso delas administraciones cuando acabe la situación». Asímismo, FACUA alerta de que «si siguen las indicaciones de Consumo se restará toda la capacidad de control y prevención del fraude a las autoridades competentes en la protección de los consumidores, tanto de las autonómicas, como las locales o el propio Ministerio». De esta forma, una vez más la labor del Ministro Alberto Garzón vuelve a ser cuestionada desde posiciones de izquierdas por encuadrarse de nuevo con las grandes empresas beneficiarias de estas medidas.

El común