1º de Mayo: una República para los trabajadores, Coord.”Segovia Decide”


En este 1º de Mayo queremos, en primer lugar, trasladar nuestro fraternal reconocimiento a les trabajadores de la sanidad pública y a todos los trabajadores de los servicios esenciales y no esenciales que, en este confinamiento, cuidan de nuestra salud, de nuestra alimentación, en definitiva, de nuestra vida.

La crisis sanitaria ha puesto en evidencia los fallos y deficiencias del régimen político, económico y social en España, la Monarquía, que tienen como consecuencias enfermedades y muertes. Son cerca de 25.000 las muertes por el coronavirus, de les contagiados une de cada tres son trabajadores de la sanidad, cifras que hubieran sido mucho menores si no hubieran desmantelado y privatizado la sanidad pública, si tuviéramos personal sanitario, instalaciones, medios y material suficientes, si las residencias de nuestros mayores, los geriátricos, las industrias sanitaria y farmacéutica fuesen públicas, si, en definitiva, “lo primero fueran las personas”.

Les trabajadores necesitamos una buena sanidad pública, donde no tiene cabida el negocio de la privada. Les trabajadores necesitamos unos buenos servicios públicos.  Necesitamos la creación de puestos de trabajo, empleo estable y con unas condiciones laborales y un salario dignos. Queremos unas condiciones de vida digna, una vivienda digna, una educación pública de calidad, queremos una vida y futuro mejor para nuestr0s hijos. Y queremos leyes que nos protejan, no leyes que haga más ricos a los ricos, nos pongan a las ruedas de los caballos de la patronal y faciliten el despido.

Todo ello exige un cambio de modelo productivo y económico, que desarrolle el tejido industrial de la era digital, que vuelva a manos públicas los servicios privatizados (agua, electricidad, gas…), que cree una banca pública para financiar proyectos económicos, sociales y ayudar a les ciudadanos a tener un proyecto de vida sin que sean presa de la usura, una fiscalidad progresiva que redistribuya la riqueza.

Pero todas estas cosas son imposibles de conseguir con la actual estructura de poder económico, político y jurídico, que está al servicio de las grandes fortunas. Necesitamos un marco político nuevo, que no es otro que la República, con leyes que defiendan a les trabajadores, con medidas y políticas que combatan con firmeza nuestros problemas vitales: despidos, paro, precariedad, salarios bajo, falta de vivienda digna… Necesitamos una República para, por y de les trabajadores.

Aplicar la máxima “Lo primero son las personas” es, pues, hablar de res-pública, de la cosa pública, de la defensa de los servicios públicos y, especialmente, de la salud y sanidad públicas.

Ahora, cuando todavía sufrimos las consecuencias de la crisis del 2008, con crisis la sanitaria viene otra crisis económica y social. En poco más de un mes, cerca de dos millones de trabajadores están afectados por ERTEs y viven con inseguridad su futuro inmediato.

El Banco de España estima, para este año, un desplome del PIB de entre el 8 y el 13 %, lo que se traducirá en desempleo (de un 20 %), pobreza y desigualdad. Llueve sobre mojado.

Entonces, esa ínfima minoría social, oligárquica, a través del Estado español, con sus gobiernos a la cabeza, descargó la crisis, fundamentalmente, sobre las espaldas de les trabajadores. Ahora, si les trabajadores no luchamos junto a las organizaciones sindicales y políticas, de forma organizada y unitaria, intentarán hacer lo mismo.

Solo podremos hacer frente a la crisis, a futuras agresiones y avanzar hacia un nuevo marco de seguridad y esperanza, desde la solidaridad de clase (ajena a la caridad) y la fraternidad, desde el apoyo mutuo y los esfuerzos y luchas mancomunados; solo podremos hacerlos frente si tendemos lazos entre personas y colectivos, con generosidad, si les trabajadores nos organizamos en los centros de trabajo, si les estudiantes lo hacen en sus institutos y universidades, los vecinos sus barrios, etc., en torno a problemas y necesidades vitales.

La unidad y organización de los sectores populares, con la perspectiva de la construcción de un bloque popular, un proyecto común, aglutinador e identitario, nos dará la fuerza suficiente para detener el golpe y hacer posible las transformaciones que necesitamos.

Segovia Decide-Comité por la República, espacio de unidad y lucha, aspira a ello y compromete sus fuerzas en esa tarea.

¡Viva el 1º de mayo! ¡Viva la República!

¡Todos juntos contra la oligarquía monárquica!

Coordinadora Segovia Decide. Comité Por La República