“TRABAJADORAS ANDALUZAS” CONTRA EL USO DE LA BANDERA MONÁRQUICA


IU MÁLAGA SECUNDA EL MANIFIESTO DE IU ANDALUCÍA POR UNA ANDALUCÍA ...

“Nos hallamos ante un siniestro intento de reescribir la historia”

Nos ha llegado a la redacción de Canarias Semanal el comunicado de la organización Trabajadoras Andaluzas – TA- en el que expresan su desacuerdo con la reivindicación de la bandera monárquica del Reino de España por parte de distintos líderes del espectro político de la izquierda.

Trabajadoras Andaluzas  quiere señalar su más firme oposición y petición de rectificación urgente ante esta estrategia [re reivindicación de la bandera monárquica] no sólo errónea, sino en todo punto macabra y liquidacionista de la oposición al régimen actual.

   Nos encontramos, prosigue el comunicado, ante un siniestro intento por reescribir la historia en base a la resignificación de los símbolos que, en pugna, han mostrado la resistencia ideológica de los pueblos del Estado Español.

Durante años de lucha hemos visto cómo la bandera monárquica nunca estuvo al lado del pueblo ni fue sacada por el pueblo para abanderar ninguna lucha de liberación. Frente a ella, siempre han estado -sostiene TA- las banderas de los distintos pueblos, de la República Española, de anarquistas, la bandera roja comunista…

La bandera roja y gualda (monárquica) fue recuperada en el contexto de la lucha fascista contra la República Española y posteriormente asumida por la dictadura de Franco. Durante la Transición se mantuvo, junto con el rey, los altos mandos militares y policiales, la judicatura y demás instrumentos del Estado, precisamente para sostener en lo simbólico el “atado y bien atado” del Régimen franquista.

La bandera monárquica es, por tanto -sostiene TA- el símbolo básico que muestra el continuismo político, social y económico del actual régimen, conocido como Régimen del 78.

En Trabajadoras Andaluzas -prosigue el comunicado- nos encontramos militantes que, desde distintas experiencias, hemos conocido la lucha antes y después de la muerte del dictador y consideramos una ofensa a nuestra lucha y la de nuestros compañeros reivindicar un símbolo manchado con nuestra sangre, la sangre de miles de luchadores y trabajadores en más de 80 años de historia.

Igualmente, TA entiende que es un error tratar de blanquear un símbolo con semejante carga ideológica y considera que sólo puede deberse a un interés por liquidar todo recuerdo y toda acción de lucha disidente con este régimen.

Es la sangre de nuestros compañeros y compañeras -afirman-, derramada en lucha por la libertad, lo que se está vendiendo en este juego, donde parece que algunos desean un protagonismo especial en una segunda transición que acabe por liquidar la acción y la lucha de los pueblos trabajadores.

Estos días en que se está visibilizando de forma interesada la actitud irresponsable y reaccionaria del franquismo social en este Estado (saliendo en manifestación), momentos en que estamos siendo testigos de cómo las fuerzas del orden trabajan para sus dueños permitiendo que puedan salir a enfermar a la clase trabajadora mientras continúan la represión directa contra nuestra clase; de cómo se permite a rentistas exigir reabrir su débil economía turística mientras se condena a los trabajadores a ERTESERESayudas que no llegan, despidos que no existen en la formalidad por el auge de un modelo que potencia el trabajo en la economía sumergida.

Por tanto -concluye TA-, lo último que necesitamos es, además, perder nuestros símbolos con la intención macabra de llamarnos a una nueva “Reconciliación nacional“, que en un contexto de lucha de clases sólo supondrá dar a la clase trabajadora como banquete para saciar un nuevo proceso de acumulación capitalista tras esta crisis sanitaria y económica.

En este contexto considera TA que la exigencia mínima debería ser una unidad política contra el fascismo, que en el Estado español significa contra su régimen, el Régimen del 78 y las estructuras en las que se sostiene como la OTAN o la Unión Europea, organismos al servicio del imperialismo.

Canarias Semanal