Golpe a la economía: Cierra Nissan, 23.000 empleos en peligro de extinción


Golpe a la economía: Cierra Nissan, 23.000 empleos en peligro de extinción

La multinacional nipona confirma que abandona sus plantas de producción de Montcada i Reixac, Zona Franca i Sant Andreu de la Barca

El terrible rumor que corría en boca de todos desde hace meses se ha acabado confirmando: Nissan se va. Cierra de un portazo sus tres plantas productivas de Barcelona (Montcada, Zona Franca y Sant Andreu del a Barca) y acaba de un plumazo con 3.000 empleos directos y otros 20.000 indirectos de proveedores y empresas auxiliares, La decisión no tiene marcha atrás, ya ha sido comunicada de forma irrevocable por el consejero delegado de Nissan, Makoto Uchida, a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; al Govern de la Generalitat y a los propios sindicatos.

Los primeros en mostrar su oposición a la decisión que llega desde Japón han sido los propios empleados de la compañía. Los se han concentrado desde primera hora de la mañana frente a sus respectivas fábricas, y en Montcada han quemado neumáticos y muebles en señal de protesta. Los trabajadores han cortado varias calles y han amenazado con invadir la Ronda y bloquear completamente la circulación.

Escenarios alternativos

El dramático anuncio abre ahora un angustioso periodo de incertidumbre porque el Ministerio de Industria español se opone a la decisión del gigante de la automoción japonés. “Se ha propuesto a Nissan la creación de un grupo de trabajo para estudiar escenarios alternativos que garanticen la continuidad de la actividad industrial”, ha respondido el Ministerio de Industria en un comunicado.

Industria defiende que se puede garantizar la continuidad de la planta de Barcelona si se aplica el plan de viabilidad elaborado hace unos meses de manera conjunta por el propio Ministerio de Industria y la Generalitat (con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio de la Zona Franca) y que fue convenientemente presentado a la presidencia de Nissan Moto. Sin embargo, el sindicato UGT -tras mostrar su “rechazo e indignación” por el cierre de las fábricas- ha criticado la “falta de voluntad de todos los sectores implicados” para intentar salvar las plantas y los puestos de trabajo.

Más rentable reflotar

Reyes Maroto lleva días sosteniendo que “en términos económicos” a Nissan le resultaría más rentable invertir en reflotar las tres factorías barcelonesas que desembolsar los más de 1.000 millones de euros que le va a suponer el cierre. Maroto apela a la pérdida de prestigio y posicionamiento que su salida le puede acarrear a la multinacional japonesa: “Abandonar Barcelona y España es abandonar también la Unión Europea, con el consiguiente coste reputacional que ello supone en un mercado potencial como el europeo de más de 500 millones de habitantes.”, ha subrayado Maroto

Pero la realidad es que hace tiempo que las cosas no pintan bien para Nissan y sobre todo para su plantilla. La factoría de Zona Franca –la más importante que la compañía nipona tiene en España– ha ido perdiendo carga de trabajo de forma paulatina en los últimos años, hasta que a finales de 2019 se planteó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con 600 prejubilaciones, Desde principios de año, la planta trabajaba por debajo del 30% de su capacidad y desde que se declaró la pandemia está completamente paralizada.

Reparto entre tres marcas

El cierre de las tres instalaciones barcelonesas no es casual ni tampoco viene solo. Tiene tres nombres propios: los que conforman la alianza empresarial que forman Renault, Mitsubishi y la propia Nissan. Las tres marcas han diseñado un plan estratégico a tres años como consecuencia de que el Nissan haya entrado en pérdidas por primera vez en 11 años y que le ha llevado a perder relevancia frente a la marca del rombo.

Para hacer frente a la nueva realidad del mercado de la automoción, los tres socios han decidido repartirse el mercado. Así, Nissan será la marca de referencia en China, Norteamérica y Japón, mientras que Renault liderará el mercado europeo, Sudamérica, Rusia y Norte de África. A Mitsubishi le ha quedado el trozo del pastel correspondiente a Oceanía y el sudeste asiático. Evidentemente, las factorías españolas de Nissan no encajan en este puzle geográfico.

Negociación de las condiciones

Una vez conocida la decisión se abre ahora un periodo de negociaciones en deben fijarse los plazos y las condiciones del proceso de desmantelamiento. El Gobierno de España tiene previsto convocar en los próximos días a Generalitat de Catalunya, Ayuntamiento de Barcelona, Consorcio Zona Franca y centrales sindicales para analizar conjuntamente la situación y estudiar diferentes escenarios de salida a un cierre que se antoja más que traumático, con el agravante de que se produce en plena crisis socioeconómica del coronavirus.

El Llobregat