CCOO: “La subida de tipos aprobada por el BCE es un error y provocará un dolor innecesario”


La subida de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) en 0,75 puntos hasta el 1,25% –la mayor de su historia– agravará la pérdida de poder de compra de muchas familias trabajadoras, que verán cómo aumenta el coste de sus hipotecas, y encarecerá el acceso a nueva financiación. Esta decisión debilitará aún más la demanda de consumo lastrada ya por el fuerte incremento de la inflación que, según la propia entidad, podría situarse este año en el 8,1% de media.

Con este aumento, el BCE busca detener el alza de los precios que azota Europa. A diferencia de EEUU, que sufre una inflación en gran parte provocada por el exceso de demanda y sobrecalentamiento de la economía, la Eurozona enfrenta una inflación con otro origen. Gran parte de la subida de los precios en los países de la Unión Europea está provocada por el aumento de los precios de los combustibles fósiles, especialmente el gas, causado por la guerra de Ucrania pero también por un sistema de fijación de precios de la electricidad irracional que amplifica el problema.

A juicio de CCOO, elevar los tipos de interés no soluciona este problema que está provocando la escalada de los precios, por el contrario pone en riesgo la recuperación económica y la creación de empleo contribuyendo a ocasionar un dolor social innecesario. Debemos recordar que esta misma institución cometió graves errores en el pasado cuando en 2008 subió los tipos de interés en plena crisis económica o cuando promovió las políticas de austeridad causando un daño social del que todavía no nos hemos recuperado plenamente.

El BCE reconoce que la política monetaria tiene un impacto limitado en la reducción de esta inflación. La presidenta de la entidad, Christine Lagarde, ha señalado que no puede reducir el precio de la energía ni reformar el mercado eléctrico. Por tal motivo, la actual situación exige medidas coyunturales y estructurales dirigidas a amortiguar el impacto del incremento de los precios y a solucionar las causas de raíz que lo provocan.

Más allá de las medidas aprobadas hasta el momento, desde CCOO consideramos que, de forma inmediata, esta intervención selectiva debe fijar precios máximos en el sector energético y de la alimentación, como ha ocurrido en otros escenarios de guerra en la historia. Al mismo tiempo, la Comisión Europea debe adelantar la reforma del sistema marginalista de fijación de precios de la electricidad comprometido para 2023.

Para CCOO, es necesario incrementar los salarios para proteger a los trabajadores y las trabajadoras del aumento del coste de los bienes y servicios imprescindibles para poder vivir. En este sentido, el Gobierno de España debe subir el salario mínimo interprofesional para 2023 teniendo en cuenta la actual escalada de los precios ya que son los trabajadores con los salarios más bajos los que más la sufren. Asimismo, emplazamos a la CEOE a retomar negociación del Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva que permita alcanzar un pacto salarial para que no sean los salarios los que paguen esta crisis y que oriente y facilite los acuerdos en los convenios colectivos.

A medio plazo, hay que acelerar exponencialmente la transición verde extendiendo las energías renovables en el menor tiempo y al menor precio posible. Para ello, el Gobierno de España puede y debe contar con una empresa pública de electricidad.

En conclusión, para CCOO la escalada de los precios que están sufriendo las familias trabajadoras y las industrias requiere de intervenciones quirúrgicas tanto nacionales como supranacionales que no destruyan la economía y el empleo. La decisión tomada por el BCE de subir los tipos de interés no va en esta dirección.

Fuente: El Obrero