Pedro Serrano, el guerrillero, por David Martin


alcaldemostoles¿Quién era Pedro Serrano, el misterioso mensajero que llevó el Bando de los Alcaldes del 2 de mayo de 1808 hasta Badajoz? De entrada, un postillón no, ya que el cometido de los postillones era acompañar y guiar a los viajeros de una casa de postas hasta la siguiente en el itinerario postal y no podían, por reglamento, ir más allá. Creemos haber dado con la clave: se le cita en un documento del Archivo General de Simancas; se trata de un informe remitido en julio de 1810 por el presidente de la Junta Criminal Extraordinaria de Madrid, Domingo Agüero y Neyra, al ministro de Justicia de José I Bonaparte. En él se da cuenta del interrogatorio hecho a un tal Juan López, que acusaba a un boticario de Carabanchel Bajo, Juan Ortiz Caballero, de participar en partidas guerrilleras; este boticario fue detenido y declaró que, el 12 de julio de 1808, había participado con un tal Pedro Serrano, natural de Lucena (Córdoba) y convecino suyo, en el asesinato de varios franceses; incluso afirma que se presentaron en Andújar ante el célebre general Castaños para entregarle unos documentos interceptados a dichos franceses. Confesaba el tal Ortiz Caballero que este Pedro Serrano había formado una cuadrilla de la que se autoproclamó capitán y que lideró para interceptar correos franceses en la zona. Los datos que este informe dan de este capitán Pedro Serrano encajan a la perfección con lo aportado por la carta del escribano Manuel de Valle en 1808 y el testimonio de Esteban Fernández de León en 1814:

-En ambos casos se trata de un Pedro Serrano de origen andaluz, en concreto de la localidad cordobesa de Lucena.

-El que fuera vecino de Carabanchel Bajo puede explicar por qué se unió a Fernández de León, seguramente en el cercano Alcorcón o de camino allí, donde León dice que paró con su familia en su trayecto hacia Móstoles. En los mapas antiguos, figura un camino que partía del Puente de Toledo y atravesaba los Carabancheles, continuando hasta Alcorcón, que con toda probabilidad fue el que siguió Fernández de León en aquella turbulenta mañana de mayo.

-Resulta muy llamativo que tanto el testimonio de Fernández de León como el de Ortiz Caballero antepongan al nombre de Pedro Serrano el tratamiento de Don; dignidad que, sin duda, el propio andaluz se empeñaría en que usasen los demás para nombrarle, infundiendo el suficiente respeto como para lograrlo.

-También en los dos casos Pedro Serrano se presenta como un hombre capaz de llevar a cabo singulares hazañas: el 2 de mayo la de transportar el Bando de los Alcaldes hasta Badajoz, y el 12 de julio unos correos franceses hasta Andújar.

Si en ambos casos se trata de la misma persona, es plausible conjeturar que Pedro Serrano fuese un patriota convencido, que empezó a actuar contra los franceses el mismo 2 de mayo; que horrorizado con las matanzas de Madrid se decidió a acaudillar de forma espontánea un grupo de hombres, uniéndose a los que ya desde mediados o finales de abril promovían sentimiento de hostilidad hacia los que ya creían invasores de España. Su actuación a comienzos de mayo de 1808 es coherente con la que tuvo en julio, desconociéndose si dirigió más acciones guerrilleras durante el conflicto bélico. Ortiz Caballero dice que le perdió la pista en Sevilla y no volvió a saber nada más de él, pero en un documento del Archivo Histórico Nacional reaparece en marzo 1816, solicitando licencia a la Sala de Alcaldes de Casa y Corte para ejercer de latonero en la Villa y Corte, lo que indica que seguramente era artesano.