Móstoles: “Nos desahucian por lesbianas”


Comienza la cuenta atrás para Aroa Montano y Laura Muñoz.

Responsables de tres menores de edad (Yerai, de diez años; Coraima, de ocho; y Rocío, de cinco), no quieren “volver a dormir en la calle”. Es el drama al que se enfrenta esta familia desde que recibieron la denuncia del Obispado de Getafe para que dejen el inmueble que actualmente ocupan de manera ilegal y que es propiedad de la Iglesia, la misma que les prometió un contrato de alquiler “hasta que se enteraron de que somos lesbianas”. Las afectadas acusan:“Ahora nos quieren en la calle”.

Sin trabajo y sin casa. Es la situación que Aroa Montano y Laura Muñoz, de 28 y 29 años respectivamente, están afrontando desde 2013, el mismo año en el que comenzaron su relación: “Yo dejé a mi marido por Laura, y él no quiere saber nada de sus tres hijos”, cuenta Aroa. Juntas comenzaron una historia de supervivencia, un camino que siguen hoy con los hijos de Aroa, de diez, ocho y cinco años. Para no tener que volver a la calle, la familia ocupa de forma ilegal un piso en el centro de Móstoles (Madrid). Cuando entraron, en julio pasado, no sabían que sus dueños llevan sotana.

La vivienda es propiedad del Obispado de Getafe, que ha instado un desahucio cuya ejecución está prevista para el 19 de octubre.“Nos denuncian por no tener nada” suspira Laura. Llegaron al piso del Obispado desde otro piso okupa también de Móstoles, este propiedad de Bankia. “En junio se nos presentó un señor diciendo que iban a venir cuatro polacos a destrozarnos la casa”, cuenta Laura. Aquella fue la primera vez que tuvieron que pasar la noche a la intemperie. Los niños se fueron a vivir con su abuela y ellas estuvieron cuatro días durmiendo en un parque mostoleño, hasta que se encontraron con un nuevo inmueble “de forma milagrosa”, cuentan: “Unos chavales del barrio nos dieron las llaves de un piso que, según ellos, estaba vacío”. Una justificación que Laura también dio a la magistrada del Juzgado 5 de Móstoles el pasado 19 de septiembre, el día del juicio contra la diócesis. La jueza consideró  que esta versión “carecía de veracidad”.

Laura fue la primera que entró al inmueble. “Lo único que había era dos colchones apoyados en la pared, cuadros, crucifijos, velas y una doble capa de polvo” explica. Su relato choca con el de los religiosos.  Francisco Armenteros, canciller y secretario general del Obispado de Getafe, explica ainterviú que “es un piso en uso por los sacerdotes. Estuvo unos meses vacío porque el que vivía allí se fue, y se estaba preparando para otro religioso. Nos enteramos por los vecinos de que estaba ocupado por esta gente, y que estaban causando problemas”.

La pareja lo desmiente: “El piso estaba totalmente abandonado”, asegura Laura, e intenta reforzar su afirmación: “Ahora mismo la luz está pinchada al contador de la casa, un contador que no funcionaba desde el 2013. Veo un poco difícil que un cura pueda vivir tres años sin luz”.

Los problemas con los vecinos del edificio motivaron la visita de los curas a sus nuevas inquilinas. “Solo es una vecina la que se queja –corrige Aroa–. Nos llevamos bien con todos. Solo tuvimos un problema puntual con la vecina de abajo, que nos acusó de que le estábamos mojando el toldo. Luego descubrió que era el vecino de un piso más arriba. Cuando hay un problema en el edificio, es muy fácil señalar al okupa”. Pero ya era tarde. A los dos días se presentaron dos curas acompañados de un guardia civil para pedirles que abandonaran el inmueble porque estaba destinado para familias sin recursos. | Sigue leyendo.

Interviú

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.