Iceta acuerda con Parlón una ejecutiva para impulsar la “República Federal”


Miquel Iceta habla con Antoni Balmón y Núria Marín, bien entrada la noche, ante su despacho de negociador en el congreso (Quico Sallés)
Miquel Iceta habla con Antoni Balmón y Núria Marín, bien entrada la noche, ante su despacho de negociador en el congreso (Quico Sallés)

El PSC es un partido de orden, sobre todo en las costumbres. El XIII Congreso no podía pactar una nueva dirección antes de las cuatro de la madrugada. Pasadas las cuatro y media,el primer secretario Miquel Icetaha acordado con Núria Parlon y las potentes federaciones territoriales un nuevo estado mayor del PSC de 49 personas (24 mujeres y 25 hombres) para poner en marcha las resoluciones aprobadas por el plenario del congreso. Un cónclave que, entre otras cosas, ha aprobado trabajar para una “república federal, democrática y social”.

Los despachos 1,2 y 3 de la primera planta del Palau de Congressos de Barcelona ha sido durante toda la noche una sala de partos. Delegados, tótems y prohombres del partido se han acercado al war-room donde los negociadores de Iceta, Parlón y los territoriales negociaban con fragor el sudoku de la nueva dirección que ha resultado de “integración”.

Una negociación que incluso ha llegado un punto de tensión dramática cuando Parlón y su núcleo de confianza han abandonado la negociación. Parlón junto con alcaldes como Lluïssa Moret, Jordi Ballart o Xavi Amor han bajado las escaleras del Palau de Congressos con un simple “mañana será otro día”. Una jugada de fuerza para intentar imponer algún nombre más en la dirección que ha dado su resultado. Pero la negociación ha continuado gracias al whatsapp y a las llamadas, y algún negociador como Antoni Poveda que se ha quemado las cejas intentando hilvanar un acuerdo.

La pieza clave, la llave de bóveda, ha sido la trascendente secretaria de Organización. La elección del jefe de fontanería del partido ha sido un pulso en toda regla entre las tres partes implicadas. La disputa estaba entre Salvador Illa, coordinador del grupo municipal de Jaume Collboni y presidente del PSC en el Vallès Oriental, y José Luis Jimeno, exalcalde de Badia y jefe comarcal en el Vallès, con algún amago de Assumpta Escarp. Con esta pieza, el castillo se perfilaba. No ha sido hasta última hora que ha llegado el nombre del nuevo gran ingeniero universal del partido. El ungido ha sido Salvador Illa.

Los nombres

Iceta y Parlón han confiado la presidencia en Àngel Ros; como Adjunta a la Primera Secretaria, Nuria Marín; Responsable de la área de política municipal y formación, Núria Parlon; Responsable de política institucional, económica y social, Eva Granados; Responsable de organización, Salvador Illa; Responsable igualdad, Lluïsa Moret; Secretari de impulso europeo, Javi López; Secretaria de impulso federal,Meritxell Batet, es el núcleo duro de la nueva dirección.

El desplante de Parlón

Después de horas de negociaciones entre los equipos de Miquel Iceta y deNúria Parlón para acordar una ejecutiva han sufrido una fuerte sacudida. Cuando parecía que el acuerdo estaba cerca, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y su núcleo de confianza han abandonado la negociación a pocas horas de presentar la ejecutiva en el plenario del congreso.

La salida en tromba de los parlonistas ha cogido desprevenidos a algunos de los negociadores de las territoriales. Las pocas palabras antes de la marcha han sido que “mañana será otro día” pero han evitado decir se han roto las negociaciones. Entre los que acompañaban a Parlón, se encontraban Xavier Amor, Lluïsa Moret, Mònica Lafuente, Jordi Ballart, Sergi Vilamala o Eduard Rivas entre otros. Una de las claves del desacuerdo era el nombramiento del secretario de organización, una figura clave para cuadrar el sudoku del partido surgido de este congreso.

Durante toda la tarde y noche, los equipos de los candidatos han negociado siguiendo la liturgia clásica de los cónclaves del PSC, acostumbrados a cerrar las ejecutivas de madrugada. Veteranos del partido y tótems del socialismo catalán presentes en el war-room de la negociación, en los despachos 1,2 y 3 de la primera planta del Palau de Congressos de Barcelona quitaban hierro al desplante. “Habrá acuerdo”, apuntaban y describían la marcha de Parlón como un elemento para tensionar la negociación. Han tenido razón.

La Vanguardia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .