SANTA CRUZ: Suprimirán del callejero solo lo relacionado con el golpe y la represión franquista


El puente al que da nombre el general Serrador es uno de los susceptibles de ser cambiado. / S. M.
El puente al que da nombre el general Serrador es uno de los susceptibles de ser cambiado. / S. M.

Golpismo y represión. Ese es el criterio que asegura la presidenta de la comisión de Memoria Histórica de Santa Cruz, Mercedes Pérez Schwartz, nieta del que fuera el último alcalde republicano de Santa Cruz, José Carlos Schwartz, que se seguirá para hacer el cribado de los 103 nombres de calles que figuran en el listado preliminar con el que trabaja la citada comisión para dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica. Según Schwartz, el listado, excesivamente amplio y en el que incluso figuran nombres de políticos republicanos, solo es una aproximación al trabajo que hay que hacer y que recoge errores. Una vez que se cribe, será la Universidad de La Laguna la que emita el informe definitivo.

Médicos, políticos, escritores, militares, empresarios, profesores, catedráticos, arquitectos, poetas, periodistas, son solo algunas de las profesiones de los nombres que han sido reconocidos en el callejero de la capital y que, ahora, la comisión de Memoria Histórica tendrá que revisar, y que, como reconoció Schwartz, “no podemos quitar el nombre de una calle a todos los alcaldes de la época franquista porque esta duró 40 años”. Para la también presidenta de la Asociación de Memoria Histórica de Tenerife, los nombres que deben quedar en esa lista son los que estén directamente relacionados con el golpe militar y con la represión posterior que se vivió tanto en el municipio como en la Isla. “No tiene sentido que se le retire una calle a Miss Europa o que se le cambie el nombre al estadio Heliodoro Rodríguez por el hecho de que esto sucediera durante el periodo franquista”.

El amplio listado con el que están trabajando los miembros de la comisión, de la que también forma parte la Tertulia Amigos del 25 de Julio y el Colegio de Arquitectos, contiene nombres como el de Américo López, presidente del Cabildo entre 1930 y 1931; Antonio de Lara, que fue ministro republicano y gobernador en 1931; el escritor Azorín; el político de la República, Calvo Sotelo; el médico socialista y masón Fernando Barajas Vílchez o nombres como el de Eduardo Westherdahl o Domingo Pérez Minik.

CAMBIOS

Detalló Pérez Schwartz que la explicación a que este listado incluya nombres de personajes que fueron claramente contrarios al régimen, obedece a que se hizo una recopilación de las calles que a las que se les dio nombre en ese periodo. “No es lógico retirar placas del callejero por el hecho de que fueran de derechas; no vamos a ser tan sectareos como lo fueron ellos, que tras el alzamiento cambiaron todos los nombres que había puesto la República”.

Entre los que sí se van a cambiar están los de los generales que de una forma u otra participaron en el golpe y los de aquellos que formaron parte del aparato represor tras el alzamiento militar. Una de las calles que es probable que será cambiada es la de Santiago Cuadrado, soldado voluntario del bando Nacional que murió en los primeros días del alzamiento, parece que en el asalto al Gobierno Civil. Otros nombres que están en cuestión son los del puente Serrador, al que da nombre el general que participó de manera decisiva en el alzamiento militar. También el de García Escámez, que asimismo colaboró en el golpe, o José Miguel Galván Bello, jefe de la Falange en 1936 y presidente del Cabildo insular.

Diario de Avisos