Así quiere Errejón poner coto al liderazgo de Iglesias en Podemos


La iniciativa ‘Recuperar la ilusión’ ha publicado este domingo su plan de cara a Vistalegre II con cuatro documentos que llevará a debate en la próxima Asamblea Ciudadana de febrero, y que persigue construir un Podemos “más democrático, feminista, popular, patriótico y plurinacional”.

MADRID. – La iniciativa Recuperar la ilusión que lidera Íñigo Errejón ha publicado los documentos para Vistalegre II que ya se venían avanzando y que están encaminados a limitar la actuación de Pablo Iglesias. Bajo el lema de construir un Podemos “más democrático, feminista, popular, patriótico y plurinacional”, Errejón y los suyos apuestan por el blindaje y la independencia de Podemos.

En el nuevo modelo organizativo se apuesta por una ejecutiva que sea un órgano “democrático y colegiado” y que abandone la estructura vertical y excesivamente jerarquizada del actual diseño de la dirección para hacerlo más “garantista”. Es decir, el papel del secretario general se limitaría considerablemente. Por ejemplo, el cargo estaría limitado a un máximo de tres años prorrogables.

Además, le resta al secretario general el poder de convocar consultas para dirimir cuestiones, puesto que le obliga a contar con dos tercios de la dirección para nombrar a la Ejecutiva. En este sentido, la propuesta organizativa del equipo de Errejón está muy próxima a la de Anticapitalistas que también defienden un modelo más horizontal.

Evitar la fusión con Izquierda Unida

Otra de las novedades que propone es un “blindaje” democrático “de la autonomía e independencia de la organización” para “asegurar que Podemos continúa siendo la locomotora del cambio”.

En este sentido, Errejón se ha mostrado en numerosas ocasiones contrario a una fusión con IU, mientras que tanto el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, como el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, son partidarios de reforzar y llevar “más allá” su alianza, y así lo recalcaron ambos el pasado viernes en un acto en la Universidad Complutense.

La propuesta que ha incluido el equipo de 25 personas, encabezadas por Errejón, que se ha encargado de la redacción del proyecto, parece ir destinada precisamente a evitar esta fusión.

El documento, que firman Rita Maestre, Àngela Ballester, Eduardo Maura, Auxiliadora Honorato y Alberto Montero, plantea que cualquier “fusión orgánica” con otras organizaciones deba ser ratificada en una Asamblea Ciudadana, el máximo órgano de gobierno de Podemos, por una mayoría reforzada de dos tercios, es decir, se necesitaría el apoyo de más de 300.000 personas.

Esta medida avanza en la idea que defiende el documento político “Desplegar las velas: un Podemos para gobernar”, que suscribe Errejón, que sostiene que “para cambiar España no basta con refundar o unir a la izquierda”, sino que hay que buscar una meta más ambiciosa: la unidad popular“.

“Podemos tiene que ser una fuerza democrática, feminista, popular, patriótica y plurinacional que no se repliegue, porque no es momento de resistencia y su objetivo tiene que ser recuperar la iniciativa política, abrirse a los que faltan y avanzar posiciones hasta convertirse en fuerza de Gobierno”, subrayan.

Así, defiende también que “es imprescindible ganar credibilidad y confianza en la sociedad” y que conseguir que Podemos sea una fuerza de gobierno no es sólo una tarea para campañas electorales, sino que debe ser una “prioridad del día a día”.

En definitiva, que comiencen siendo “útiles ya, en el mientras tanto, con el trabajo institucional”, y que recuperen la iniciativa política, apoyando a los Ayuntamientos del cambio “para que no vuelvan a estar solos”. Desde el principio, Errejón ha pedido ir más allá y no solo “resistir a Rajoy“, sino que Podemos debe ser la fuerza política que “tome la iniciativa”.

Un plan estratégico que resumen en un objetivo: “Hacer patria: ser útiles hoy para gobernar mañana”, según el proyecto político que firman, además de Errejón, Pablo Bustinduy, Rita Maestre y Clara Serra, entre otros.

Desde Recuperar la ilusión reclaman, además, como necesaria para evitar la “desconexión” con una parte del país, una “autocrítica honesta” de la actuación de Podemos desde las elecciones del 20D hasta hoy -“un recorrido no exento de bandazos”, reconocen.

Hacia la descentralización

Respecto al Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de gobierno entre asambleas, plantea que se integren en él 41 representantes elegidos directamente en los territorios y que se articule un mecanismo para que ningún territorio “concentre una mayoría de consejeros”.

Los representantes territoriales se sumarán a los miembros natos -secretario general y líderes autonómicos-, los 62 consejeros elegidos por la Asamblea Ciudadana estatal en circunscripción única, 4 representantes de los círculos y otros 3 representantes de los círculos del exterior.

Otra de sus propuestas encaminada la descentralización es que cada Asamblea Ciudadana territorial pueda decidir cómo se presenta a las elecciones, algo por lo que también apuesta el documento político de Pablo Iglesias.

En todo caso, señala el texto de Errejón, seguirán correspondiendo a la Asamblea Ciudadana Estatal -“o a los órganos en los que ésta delegue”- las decisiones sobre la acción política general, los programas electorales para las generales, la estrategia parlamentaria en el Congreso y en el Senado, y las alianzas pre o post electorales de ámbito estatal, y en las comicios generales.

La misma soberanía reclaman en el ámbito autonómico y municipal. También aboga por una Comisión de Garantías que sea un órgano independiente y “vele por la separación de poderes en Podemos”.

Público