Más de la mitad de los parados no reciben ningún tipo de prestación


UGT destaca que en marzo el número de desempleados que no perciben ninguna ayuda económica superó en ocho a los que sí la tienen

La disminución de la lista del paro en 136 personas durante el tercer mes del año ha alegrado al sindicato UGT, que sin embargo frunce el ceño cuando analiza más a fondo los datos en la provincia de Segovia. El secretario provincial, Manuel Sanz, los valora como «buenos pero no satisfactorios», debido al tipo y a la calidad del empleo que se está generando.

En primer lugar, critica su carácter temporal. «Sigue aumentado de manera exponencial. En el último mes, han sido 948 contratos temporales, frente a 100 indefinidos, de los cuales un 70% son tiempo a parcial», apunta Sanz Prieto, quien indica que aunque se está generando empleo, no se hace con calidad y al ritmo adecuado. «Estamos creando empleo parcial, que no da garantías para que cualquier ciudadano pueda entender que a través de su trabajo puede generar un proyecto de vida», afirmó. En su opinión, con contratos indefinidos a tiempo parcial, de diez o quince horas a la semana, «no se puede subsistir».

Otra de las críticas que realiza UGT adquiere en el mes de marzo una fuerza especial. Desde hace tiempo el sindicato viene avisando de que en Segovia el número de parados inscritos en la oficina del Ecyl con derecho al cobro de algún tipo de prestación era prácticamente similar al de inscritos que no la reciben. Pero en marzo ya eran más los segundos que los primeros. «Hay 4.440 inscritos que cobran cualquier tipo de prestación y 4.448 personas inscritas que no reciben ningún tipo de prestación. Es un dato que nos preocupa», destacó Sanz Prieto.

 Seis programas gratuitos

Con el objetivo de ayudar a encontrar trabajo a los colectivos más afectados por la crisis (jóvenes, mayores de 45 años, parados de larga duración e inmigrantes), UGT ha preparado seis programas gratuitos de información, orientación y asesoramiento a diferentes colectivos con los que también pretende abordar «aspectos que nos preocupan como la siniestrabilidad y la discriminación laboral». Su puesta en marcha ha sido posible gracias al dialogo social a nivel regional entre los sindicatos, la patronal y la Junta de Castilla y León.

El programa de acciones dirigidas a la integración social y laboral de la población inmigrante y emigrante tiene por objetivo «mejorar la integración social y laboral de la población inmigrante, y este año, además, se incorpora el asesoramiento a los emigrantes de Castilla y León». El programa OTTO (Orientación Profesional a Trabajadores Ocupados) tiene como meta mejorar la empleabilidad y la promoción de los empleados, mientras que el plan de acciones de promoción de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres busca favorecer la participación de la mujer en el mercado de trabajo a través de medidas dirigidas a garantizar la igualdad de oportunidades.

El programa de asesoramiento sociolaboral para jóvenes está dirigido a personas de entre 16 y 35 años y pretende informar y ayudar en la búsqueda de empleo y formación; mientras que el dirigido a la realización de acciones de orientación profesional busca dar asesoramiento principalmente a parados de larga duración. Asimismo, el plan de asesoramiento e información en prevención de riesgos laborales a empresas y trabajadores pretende «reducir la siniestrabilidad laboral, extender la cultura preventiva y convertir a la comunidad en un referente de la prevención» a través de un plan de visitas a empresas, trabajadores y delegados.

Norte de Castilla