El ajuste salarial se cebó con los menores de 40 años en 2015


La devaluación de los sueldos está directamente vinculada a la edad y la antigüedad en el puesto de trabajo, según se desprende de los datos del INE

2015 fue un año de notable reactivación económica, con un crecimiento del PIB español del 3,2%. Sin embargo, ese año la recuperación se reflejó por barrios: mientras que los sueldos medios de los menores de 40 años registraron descensos, la retribución a partir de esa edad siguió estable o incluso aumentó. Es más: las remuneraciones del colectivo de entre 60 y 64 años subieron en 2015 un 2,5% de promedio, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Las cifras demuestran que la devaluación salarial está directamente vinculada a la edad y la antigüedad en el puesto de trabajo.

El INE divulgó este miércoles la Encuesta de Estructura Salarial de 2015, una estadística confeccionada con información recabada de la Agencia Tributaria y la Seguridad Social. De ahí que constituya una radiografía fiel de los salarios que declaran los españoles antes de impuestos. Y la conclusión es clara: el mercado laboral español se encuentra altamente dividido entre los jóvenes, con carreras más cortas, y los mayores, con mayor antigüedad y experiencia. Para los primeros, en 2015 todavía se registraron rebajas salariales por término medio.

En cambio, los trabajadores de más de 39 años mantuvieron sus sueldos o, incluso, los aumentaron. Salvo en la franja de 45 a 49, con un 0,1% menos, para el resto de cohortes subieron un 0,4%. Y en el tramo de los 60 a los 64 las retribuciones crecieron un 2,6%. “Existe una relación positiva entre la edad de los trabajadores y el nivel salarial, que refleja que los trabajadores con más edad fueron, en general, los de mayor antigüedad y experiencia en el puesto de trabajo”, señala el INE.

“En 2015 todavía existía una deriva salarial negativa, y estos resultados están en línea con un estudio que realizamos para la OCDE, que concluía que en España la clave del salario reside en la antigüedad. Los que se mueven pierden sueldo al haberse quedado sin empleo y empezar uno nuevo. Ahí radica el grueso de la devaluación”, explica José Ignacio García Pérez, de la Universidad Pablo de Olavide. Esta tendencia se acentúa en los jóvenes, ya que encadenan contratos temporales y les cuesta convertirse en indefinidos.

Incluso así, los incrementos de sueldo en grupos de más edad permitieron que en 2015 la retribución media bruta se elevase un 1,1% hasta los 23.106 euros, si bien este dato viene marcado por la recuperación de la paga extraordinaria en el sector público. Este repunte de 2015 representa la segunda alza consecutiva y la mayor desde 2010. No obstante, como indica el INE, en la distribución salarial “figuran muchos más trabajadores en los valores bajos que en los altos”. Y ello explica que el salario más frecuente en España ascienda a 16.498 euros, apenas ocho euros más que el año precedente. En doce pagas mensuales supone unos 1.374 euros brutos.

La encuesta pone de relieve los factores que determinan la remuneración de un trabajador: el perfil poco formado, joven, sin antigüedad, mujer, a tiempo parcial, temporal, extranjero, en el sector privado y en la hostelería o actividades administrativas cobra mucho menos. Por el contrario, se gana mucho más si el ocupado es mayor, con antigüedad, indefinido a tiempo completo, hombre, español y desarrolla su actividad en el sector público o en ramas como la energía o la banca.

Así, a jornada completa un trabajador declaró en 2015 un sueldo medio de 27.039 euros, frente al del tiempo parcial situado en los 10.065 euros. Los indefinidos arrojaron una retribución de 24.561 euros, por encima de los 16.422 de los temporales. Los no cualificados percibieron mucho menos que la media: 12.700 euros. Y la retribución media anual femenina supuso el 77,1% de la masculina. “Esta diferencia entre hombres y mujeres se reduce si se consideran situaciones similares respecto a variables como ocupación, tipo de jornada o contrato”, matiza el INE.

EP