La infección de un bebé con malaria podía haberse evitado, tal y como advirtió la Plataforma de Defensa del Hospital de Móstoles


El pasado mes de octubre se registró un documento ante la dirección del centro advirtiendo del peligro y exigiendo medidas inmediatas ante la situación. Los sindicatos integrantes de la junta de personal como representantes de los trabajadores del hospital guardan silencio hasta hoy

El 19 de octubre de 2017 la Plataforma Salvemos el Hospital Público de Móstoles (PSHPM) registró una solicitud dirigida al Gerente, a la Dirección Médica y la Dirección de Enfermería del Hospital Universitario de Móstoles expresando su descontento, disconformidad y preocupación ante la decisión de trasladar a diferentes plantas a pacientes afectados con patologías infecciosas, sin las adecuadas medidas de seguridad para el resto de pacientes en general y más concretamente en referencia a los pediátricos en particular.

En concreto la nota decía en su primer párrafo: “Principalmente en la cuarta planta se mezclan pacientes pediátricos con otros adultos cuyas enfermedades son altamente peligrosas, dándose la circunstancia de tratarse de pacientes pertenecientes a la especialidad de infecciosos y precisando aislamiento en algunos casos lo que está produciendo una creciente alarma entre el personal y los usuarios” la misma nota sugería además la utilización de espacios adecuados para la separación de  los afectados por enfermedades infecciosas (la Unidad de Alta Resolución,

UAR) preservando su salud y las de otros pacientes, solicitando por último que “las medidas necesarias para solucionar lo más rápido posible esta peligrosa situación”

La PSHPM no recibió respuesta alguna a esta razonable propuesta por parte de la dirección del hospital, y sólo unos meses después pudimos comprobar cómo nuestros temores no eran infundados, con el preocupante caso del bebé infectado “misteriosamente” de malaria, que ahora sabemos que resultó contagiada en el propio hospital.

Desde la Plataforma Salvemos el Hospital Público de Móstoles pedimos que se asuman las responsabilidades por parte de la Dirección del centro ante esta gravísima negligencia anunciada que ha puesto en riesgo la salud de una niña de 3 meses de vida. Igualmente cabe señalar el silencio y pasividad de los sindicatos integrantes de la actual junta de personal en el centro hospitalario que, conocedores de la situación, no tomaron las medidas necesarias para atajarlo de forma inmediata.

Una vez más, hemos sido los trabajadores y usuarios quienes hemos defendido nuestro hospital y su excelente calidad asistencial, como ha sido siempre en Móstoles.