Brasil: Violencia contra las mujeres pobres crece en Ceará


Asesinato de mujeres en el Sertão Central: ¿Qué esperar de un 2020 que ya ha comenzado a matar mujeres en el interior del estado?

Es un hecho que la violencia contra las mujeres, incluidos los asesinatos, ha aumentado en los últimos años y abarca todas las regiones del país, desde las grandes ciudades hasta las regiones que antes se consideraban más pacíficas, la región del Sertão do Ceará Central es otro triste ejemplo de esta realidad. 

En 2019, el caso de la estudiante universitaria de 20 años Danielle Oliveira, violada y asesinada en Pedra Branca (CE) por “Zé do Valério” reverberó y causó conmoción en todo el estado. Pero, desafortunadamente, este fue uno de los muchos casos de violencia contra las mujeres que ocurrieron este año. Según una investigación realizada por G1 sobre la violencia contra las mujeres, en 2018 tuvimos la marca amarga de 447 casos de asesinatos relacionados con mujeres en Ceará, sin tener en cuenta los otros datos relacionados con la violencia contra las mujeres, como la violencia doméstica y el abuso.

Estamos comenzando un nuevo año y una nueva década, pero las promesas de cambio y mejores tiempos aún están lejos de cumplirse. Terminamos el año 2019 con un caso de asesinato y cuatro casos más en los primeros días de 2020, todos los casos registrados en el sertão central, una realidad que nos muestra la continuidad y el crecimiento de la violencia contra las mujeres, que tiene bases sólidas en una sociedad patriarcal. , sexista, marcado por las desigualdades sociales y el racismo.

Los casos más recientes no fueron los mismos que los de la estudiante Danielle, que generó repercusiones y conmoción generalizadas, pero tienen similitudes que nos muestran cuánto legitima nuestra sociedad toda esta violencia, con discursos cargados de prejuicios de clase y género, lo que hace que estos crímenes se destaquen. convertirse en algo común, banal y, en casos más extremos, considerado justo, dada la forma de vida y las parejas que eligieron estas mujeres:


” Sandiele Ferreira Lima, de 23 años , sospechosa de haber sido el motivo de una discusión que culminó con la  muerte de su novio, Daniel Almeida de Souza, conocido como” Danielzinho “, de la misma edad,  fue encontrado muerto el viernes por la noche. (6) en un camino de acceso al pueblo de Ribeira, una comunidad rural en Banabuiú. La gente encontró su cuerpo alrededor de las 9:30 p.m., cuando estaban cruzando la calle, e informaron a la policía.

Horas antes, el delegado Renato Magalhães Araújo, frente a la Estación de Policía Civil en Banabuiú, había recogido la declaración de “Sandi”, como se conocía a la víctima, sobre la muerte de su novio. ” 

Fuente: Diário do Nordeste


“Este jueves por la tarde (2), en la ciudad de Banabuiú, en el Sertão Central, cuando dos hombres armados invadieron una residencia y mataron a tiros a la joven  Clarissa Gomes da Silva, de 24 años , que estaba embarazada. […]

Según la primera información policial, dos hombres irrumpieron en la casa y ejecutaron a la mujer sin robar nada, lo que impide la posibilidad de un delito de robo (robo seguido de muerte). Disparo, la joven murió dentro de la casa de sus padres. En cuanto a los motivos de la ejecución, la policía aún no sabe lo que sucedió. El esposo fue testigo de un crimen de muerte. Sin embargo, las autoridades no saben si esto sería la causa de la muerte de Clarissa. “

Fuente: G1


“El primer fin de semana está marcado por muertes en Quixadá, en el interior central de Ceará. El sábado por la noche, 4, dos mujeres fueron asesinadas en un bar ubicado en el residencial Raquel de Queiroz.

Según la policía, dos personas en motocicleta llegaron al establecimiento comercial y dispararon a las víctimas que estaban en la escena. Kathly Anny Freitas da Silva, de 22 años, y Laura Adriana Freitas Carneiro, de 43, fueron afectadas y murieron. Según la gente popular, Laura era la dueña del bar. Kathly Anny era su criada. “

Fuente: Noticias Ceará


“El municipio de Banabuiú, en el Sertão Central, registró el segundo homicidio por bala en 2020. Otra mujer fue asesinada. Esta vez, la víctima es una ex bailarina de la banda Forró, que fue asesinada frente a su novio.

Según la Policía Militar, el crimen tuvo lugar al amanecer del lunes 06 en la calle Manoel Jerônimo, en el centro de la ciudad, cuando la víctima, identificada como Janaina Oliveira, de 27 años , madre de una niña de seis años, conducía con ella. novio y dos personas se le acercaron en una motocicleta Honda Brós roja, quien le ordenó al niño que se fuera y disparó cuatro veces a la víctima, quien murió de inmediato. “

Fuente: Repórter Ceará


Aunque los estudios de 2019 han señalado una caída en la tasa de homicidios, ha habido un aumento aterrador en la cantidad de feminicidios y la vida cotidiana muestra que los casos aumentan entre las mujeres pobres, junto con otros factores de inseguridad y vulnerabilidad. 

Analizando los recortes anteriores, vemos un perfil común de mujeres jóvenes, madres, de clase social media baja y que vivían en relaciones que no eran con los padres de sus hijos, hechos que solo, para una sociedad plasmada en prejuicios y fundada en patriarcado, justifique tales crímenes.

La cantidad de crímenes contra las mujeres que han ocurrido en poco tiempo en estas ciudades del interior que se conocen como pacíficas es aterradora. Sin embargo, aún más aterrador es ver cómo estos crímenes son tratados como triviales, cómo las personas usan la vieja frase “encontraron lo que estaban buscando” y una vez más colocan a las mujeres asesinadas como las principales responsables de sus muertes.

¿Cuánto tiempo seremos asesinados y responsables de estos crímenes? Mientras toda esta estructura social no haya cambiado por completo, los asesinos siempre serán libres y se sentirán con derecho a cometer tales crímenes.

A Verdade