EL CORONAVIRUS Y LOS NIÑOS SIN TECHO DE NUEVA YORK


El número de niños sin hogar es alarmante y el colegio es su único refugio

Los casos de Coronavirus en el Estado de Nueva York ya sobrepasan los 150. El gobernador Andrew Coumo ha declarado el estado de emergencia. Las universidades han cerrado. Pero la ciudad va a dejar abiertos los colegios públicos, porque decenas de miles de niños sin techo no tienen otro sitio donde ir.

Hay 34.000 niños en los colegios públicos de la ciudad de Nueva York que viven en refugios de emergencia, y otros 74.000 se alojan con parientes, amigos o vecinos que los acogen. En el año escolar 2018-2019, la ciudad contaba con 1,1 millones de estudiantes, uno de cada diez de los cuales no tenían hogar, según un reciente informe de Advocates for Children.

Para muchos miles de niños, el colegio es el único lugar donde diariamente reciben comida, refugio, cuidado médico y otros servicios básicos. Por ese motivo, Richard A. Carranza (School Chancellor) dijo que los colegios públicos permanecerán abiertos a pesar del riesgo, y que el cierre sólo se consideraría como “último recurso”.

Los jóvenes sin hogar (lo que quiere decir las familias sin hogar) han alcanzado proporciones epidémicas en todo el país. Los datos federales muestran que, en el año escolar 2017-2018más de 1,5 millones de estudiantes en Estados Unidos no tenían hogarCalifornia lidera este ranking. Y, en el Bronx neoyorkino un 37 por ciento de sus residentes se van a la cama con hambre, la cifra más alta de todo el país.

Mientras la Universidad de Columbia va a dar clases online, los maestros de los barrios más pobres han dicho que es imposible hacer lo mismo, ya que la mitad de sus estudiantes no tienen acceso a Internet en sus casas.

Otras medidas contra el Coronavirus han provocado perplejidad. Si el brote alcanzara niveles de pandemia, la ciudad prevé que los prisioneros de la infame cárcel de Rikers Island (Nueva York) caven tumbas para los muertos en Hart Island, una política que fue primero propuesta por Michael Bloomberg cuando era alcalde. Los internos en prisiones-fábricas han empezado a producir grandes cantidades de jabón de manos sanitario para uso público.

Mientras tanto, los bancos presionan al gobierno para que deje sin regulaciones a Wall Street, supuestamente para ayudar en la lucha contra el virus.

Parece que el metro permanecerá abierto a toda costa. Este espacio cerrado, abarrotado a diario con 4,3 millones de personas, podría ser un importante foco de contagio; pero es también una arteria crucial de la ciudad. El alcalde Bill de Blasio ha aconsejado usar medios de transporte alternativos, en la medida de lo posible.

Ha habido también una epidemia de xenofobia anti-asiática en el metro. La policía de Nueva York investiga el ataque a una mujer china, pero otros grupos como los tailandeses también son vulnerables.

Con la falta de acceso a servicios sanitarios adecuados, la ola de intolerancia y los alarmantes niveles de personas sin hogar, el Coronavirus está destapando los graves fallos y los sombríos contornos de la sociedad estadounidense. Sin una red de seguridad, a Estados Unidos le será más difícil que a otras naciones combatir la expansión del virus.

Fuente: Mint Press News

Canarias Semanal