Así funcionan las Redes de la ultraderecha en tiempos de pandemia, por Guillermo Fernández*


<p>El Pollo</p>

Copiando la estrategia y el estilo de la ‘alt-right’, las cuentas más virales del entorno del PP y de Vox tratan de atizar el odio para contrarrestar el nuevo marco socialdemócrata y desgastar al Gobierno

Parecía plausible, cercano, natural, lógico, casi caído por su propio peso: el coronavirus iba a significar el fin de las políticas de austeridad y el comienzo de algo así como un keynesianismo del siglo XXI. Trágicamente, lo que no había logrado el ciclo de protestas entre 2011 y 2014, lo iba a conseguir una pandemia. Un virus además, colmo de las paradojas, del que quien más quien menos se había reído con ironía escéptica en el último mes y medio.

El anuncio de planes multimillonarios destinados al gasto social por parte de gobiernos tan dispares como el italiano, el francés, el alemán e incluso el estadounidense parecían confirmar la hipótesis: la era de la austeridad se había terminado. La propia naturaleza de la crisis así lo exigía: ya no se trataba de activos tóxicos, ni de bancos a punto de caer, ni de deudas, sino de un virus que nos igualaba a todas y a todos en fragilidad, que nos mostraba como seres vulnerables, necesitados de solidaridad, de apoyo mutuo. Por eso la promesa pronunciada por Sánchez, “no dejaremos a nadie atrás”, resultaba reconfortante y, a la vez, de sentido común. Con matices, se pensaba, todos los gobiernos acabarían aplicando una filosofía similar para afrontar la crisis. De ser así las cosas, la izquierda habría ganado la batalla cultural. El COVID-19 habría impuesto el marco socialdemócrata. En consecuencia, las derechas irían en lo sucesivo a remolque.

Pero las derechas también juegan, y tras una semana de relativa tregua, han decidido cambiar de estrategia y poner toda la carne en el asador contra el gobierno. Mientras la derecha sube el tono, la extrema derecha organiza campañas en redes como #PedroElSepulturero (del domingo 22 de marzo), #SánchezDimisión (el sábado 21 de febrero) o #CulpablePedroSánchez (también el sábado pasado). Ambas se regocijan, toleran y apoyan en diverso grado la convocatoria de caceroladas contra el gobierno y, muy particularmente, contra el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Por muy aparatosas que resulten estas campañas en redes y Whatsapp, el objetivo no es derribar al gobierno inmediatamente, pero sí desgastarlo y, sobre todo, preparar los marcos para el momento post-pandemia. Prevenir la futura hegemonía socialdemócrata que la izquierda ya había empezado a dar por descontada. En su versión soft, se trata de asentar la ecuación PSOE=crisis, o PSOE=mala gestión; es decir, de adherir sus siglas a las palabras retraso, improvisación, frivolidad, componenda, fallo y, hasta cierto punto, ocultamiento. El PSOE (y por extensión la izquierda) sería un sujeto político poco fiable, de modo que confiarle la gestión de cualquier crisis aparecería casi como un acto de temeridad. Este es el discurso en el que suele moverse el Partido Popular: su marco favorito.

El entorno de Vox articula una versión mucho más afilada, según la cual el gobierno actual es responsable directo de la muerte (o incluso “genocidio”) y enfermedad de los españoles infectados por el coronavirus: De acuerdo con esta versión, que en los últimos días ha circulado a gran velocidad, el Gobierno habría actuado con negligencia acentuada al haber autorizado las marchas del 8 de marzo conociendo ya los riesgos de contagio que comportaba el coronavirus, con el único móvil de continuar con su “agenda ideológica”. El Gobierno, en consecuencia, no sólo sería negligente, sino que sería además sectario: suicidamente sectario. En una suerte de 11-M al revés, el Gobierno habría mentido a los españoles buscando su beneficio propio. Ahora, continúa el relato, le tocaría a los españoles vengarse de esa traición y esa felonía. De ahí la indignación, las llamadas a la dimisión, la petición de cárcel para Pedro Sánchez o la acusación explícita de “sepulturero”.

La derecha se esfuerza por salir en cabeza en el escenario de crisis económica posterior al confinamiento. Llegar a él con un gobierno extenuado y roto por dentro, y con una sociedad desconfiada. Temerosa y pidiendo mano dura. Con ganas de un gobierno que represente orden y previsibilidad. Que huya de los experimentos. Y que quiera, al menos en una parte no desdeñable, expiar su culpa por haber elegido a un gobierno blando, incapaz, amateur, falto de preparación y, por eso mismo, temerario.

¿Cómo funciona esta campaña de agitación y propaganda? ¿cuál es el mapa de las herramientas de movilización que utiliza? Aunque no es sencillo dar una respuesta definitiva, podemos asomarnos a la red que da soporte y cobertura a este tipo de discursos.

La red de despliegue

El mes de confinamiento que nos está tocando vivir está exacerbando más que nunca la importancia de las redes sociales como lugar de discusión política, movilización social y desinformación. Por eso, hoy más que nunca, es necesario comprender cómo operan a través de las redes sociales la extrema derecha española, la reacción anti-feminista y las contra-culturas digitales al estilo “alt-right”.

No podemos hablar de una “maquinaria de propaganda” unida y ensamblada por un poder central; la realidad es mucho más compleja. El entramado digital de la extrema derecha está cuarteado por sus propios conflictos internos, y está formado por diferentes tipos de cuentas. Por un lado encontramos las estructuras de cuentas de partido, cuya actividad está bastante influenciada por las órdenes telemáticas que los órganos de Vox y PP dan a sus militantes a través de Telegram. Un segundo grupo es el de los tabloides como Okdiario o Periodista Digital, los portales del estilo “Caso Aislado”, y las demás herramientas de fabricación de titulares sesgados, bulos o filtraciones. En un tercero estarían los creadores de opinión. En Twitter, por ejemplo, habría que incluir a los periodistas más cercanos (como Cristina Seguí, Cristian Campos o Luis del Pino) y a influencers de la derecha como Pastrana, Alvise Pérez, Hugo Pereira o el resucitado Juan Carlos Girauta, reconvertido en una verdadera “tuitstar”.

El último grupo clave, aunque no menos importante, es el de los “gangs”. Twitter, como red social, tiende a la formación de pequeñas comunidades que se auto-perciben como tal y crean sus propios códigos, formas de expresarse y círculos de afinidad; en español podrían ser bautizadas como “pandillas” o “peñas”. Durante los últimos dos años han crecido micro-comunidades muy efervescentes, que generan permanentemente una vasta cantidad de memes, vídeos de agitación, tuits virales que dan musculatura y vida a sus redes. No puede hablarse de una “alt-right” española propiamente dicha, pero sí del nacimiento de algunos “gangs”, cuyos máximos exponentes serían el #TeamFacha o el grupo de los Indoarios. Estas “pandillas” funcionan como enjambres de cuentas anónimas enfocadas al troleo. Sería un error infravalorar o sobrevalorar su papel, lo importante es sólo comprenderlo. Como explica Adrián Chen: “Los trolls explotan las dinámicas sociales de la misma forma que los hackers explotan las brechas de un sistema informático”.

El troleo o la “lógica de los loles” consiste en atacar a tus adversarios con una performance pensada directamente para exasperarlos o sacarlos de quicio. No son una revelación de comportamientos reprimidos expresados tras la máscara del anonimato; son una forma de burlar al odiado acorralándolo con el fantasma de lo que odian o temen. En base a la brutalidad de su humor negro y sus provocaciones, Twitter decidió cerrar las cuentas de muchos de sus referentes (como Españabola o El Puto Kiwi). La respuesta, a través del juego colectivo de una alegoría de guerra, fue ensalzarlos como “caídos por España” y promocionar sus cuentas secundarias con la fuerza de saber estar consiguiendo su resultado: incomodar a quienes consideran parte de un poder a derrocar. Personalidades públicas como la autoproclamada “candidata a marquesa ultra”, Beatriz Fanjul, o el vicesecretario de comunicación de Vox, Manuel Mariscal, alientan y reconocen su trabajo. Además, consiguen ser eficaces a la hora de enfangar la acción en redes de sus rivales y hastiarlos hasta el límite. Como explican los holandeses Häkkinen y Leppänen, los memes se han vuelto una materia prima muy valiosa a la hora de construir formas de explicar(nos) cómo funciona el mundo que nos rodea y qué verdad creer.

La contraofensiva política al discurso de la “responsabilidad histórica” que está desplegando la derecha se ha apoyado con fuerza en esta red de redes. Es cierto que parte de la difusión corre a cargo de altavoces artificiales; desde mareas de “cuentas automatizadas” o “bots”, a empresas pagadas para controlar manualmente grandes números de cuentas falsas. Sin embargo, esta realidad es aplicable a otros grupos políticos del país (desde el independentismo catalán al PSOE), y no es este el sustrato del que brota su fuerza política. El discurso de la derecha funciona en la red, fundamentalmente, porque consigue ser muy hábil a la hora de adaptarse con rapidez y eficacia a la hipermediatización de nuestra sociedad internalizando los códigos, los tiempos y las formas de la comunicación virtual. Partiendo de ahí, las estrategias que utilizan para activar discursos de crítica avasalladora se vuelven inherentemente más eficaces; tanto más cuanto que son capaces de construir relatos con personajes bien caracterizados, hitos y cadenas causales claras.

Youtube

La prueba está en Youtube. Hay más de cinco youtubers de ultraderecha que sobrepasan los 100.000 seguidores, de los cuales uno de ellos ya supera el medio millón. Entre ellos se azuzan constantemente y no suelen tener tapujos a la hora de criticar a los líderes de la derecha cuando hacen algo que les desagrada, pero mantienen entre sí lo más valioso: una agenda común y un enemigo compartido. Ahora esa agenda se fusiona en un discurso sobre el COVID-19 que responsabiliza al feminismo, al separatismo y al gobierno de coalición de la llegada del coronavirus. Así lo demuestra la marea de vídeos con los que están bombardeando estos días a sus seguidores. Los canales ultraliberales vierten disertaciones ácidas y soberbias sobre por qué las tibias medidas de Sánchez desestabilizan las todo-poderosas leyes del libre mercado mientras los blogueros más forofos llaman a no creer a la prensa con discursos impostados sobre un hilo de música épica.

Hay muchos estilos, pero todos funcionan en su público; y aunque para una audiencia progresista puedan parecer ridículos, es empíricamente incuestionable que sirven como una poderosa correa de transmisión de ideas, proclamas y llamadas a la acción.

Si recuerdan, cuando la primavera del movimiento Gezi encendió Estambul de discursos esperanzadores, fueron muchos los que abrazaron el tecno-optimismo esperando hacer de las redes un “ágora democrática” donde enfrentar la mentira y los apagones mediáticos. La realidad es que cuando los blackouts de la censura se mostraron ineficaces, hasta la extrema derecha de países menos digitalizados como los suyos demostró que es posible desmoronar esas ilusiones como un castillo de naipes. Los sistemas inmunológicos de la democracia en la red no están debilitados, simplemente no existen. Depende de nosotros construirlos desde abajo o perderse en voluntarismos espontáneos hasta que sea demasiado tarde.

Lo que hemos visto estos días probablemente sólo sea un anticipo de lo que pueda venir en las próximas semanas de confinamiento y meses de crisis económica post-pandemia. Lo que nos está ocurriendo es de una fuerza tan avasalladora, tan inesperada, que se convierte en dinamita política. Un fenómeno demasiado grande, demasiado capaz de condicionar nuestras vidas como para que no sucumba a la más descarnada politización partidista. Por eso el relato que nos hagamos mayoritariamente de lo que ha ocurrido (de sus causas, culpables, héroes y soluciones) será fundamental en lo sucesivo. Por ese mismo motivo, no es previsible que la derecha y la extrema derecha dejen de pelearlo, ni tampoco que campañas como las del pasado fin de semana cesen o se atemperen mínimamente.

*Guillermo Fernández, Investigador en la facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Especialista en política francesa, derecha identitaria, relato y comunicación.

CTXT