La dueña de Vips, Foster’s y Domino’s cierra mil restaurantes, cesa su actividad y prepara un ERTE para 22.000 trabajadores


Vips.jpg

  • El grupo mexicano Alsea suspende toda su actividad España
  • La compañía asegura que antepone la salud de sus trabajadores y clientes

El grupo Alsea, que gestiona marcas como como Foster’s Hollywood, Vips, Starbucks, Cañas y Tapas, Domino’s Pizza o Burger King, entre otras, planteará mañana un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) sobre toda la plantilla después de cerrar sus mil restaurantes en toda España y suspender también el reparto a domicilio. Es una medida que afectará así a 22.000 trabajadores.

“La compañía antepone por encima de toda la seguridad sanitaria. La prioridad es la salud de nuestros clientes y empleados, por lo que hemos decidido suspender toda la actividad, cerrando los restaurantes y la distribución a domicilio, tanto a través de agregadores como propiaQ, ha confirmado una portavoz de la compañía. Alsea ha anunciado la suspensión de la actividad de reparto de Domino’s Pizza, que ejercía por cuenta propia, así como la que prestaba con el resto de cadenas a través de distintos agregadores.

La Asociación Marcas de Restauración, integrada por 41 empresas y que agrupa a las principales cadenas de restauración organizada y moderna del país, ha manifestado su apoyo a la declaración del estado de alarma y durante los próximos 15 días recomienda el cierre de todos los establecimientos con el objetivo de frenar la curva de propagación del virus CODIV19.

Esta asociación considera, sin embargo, que en estos momentos el delivery y/o recogida en restaurante para consumo a domicilio como un servicio público especialmente necesario para dar respuesta a la ciudadanía en un escenario excepcional como el actual, siempre y cuando se garantice en todo momento la seguridad tanto de los trabajadores como de los clientes.

Al margen de Alsea, el resto de las grandes cadenas de restauración española siguen, en principio, operando solo a través de distribución a domicilio, aunque no se descarta que pueda haber también, siguiendo el ejemplo de Alsea, ceses totales de la actividad para frenar la cadena de contagio del virus.

El Economista