Un cura ‘ahuyenta’ al coronavirus por las calles de Sax con la escolta de la Guardia Civil


El cura de Sax, Alfredo Beltrá, junto al coche de la Guardia Civil.
El cura de Sax, Alfredo Beltrá, junto al coche de la Guardia Civil. MARC CABANILLES

La Instituto Armado abre una investigación interna para aclarar por qué una patrulla escoltó al párroco en pleno estado de alarma en un acto que contó con el visto bueno del Ayuntamiento, gobernado por el PP

El pasado domingo, después de la misa de las 12 del mediodía que no pudo celebrarse por el estado de alarma, el cura de Sax, Alfredo Beltrá, salió a las calles del municipio alicantino para bendecir a los vecinos del municipio. Portando el Santísimo Sacramento, se dirigió a la plaza de San Blas escoltado por una patrulla de la Guardia Civil, y lo hizo con el conocimiento del Ayuntamiento, gobernado por el Partido Popular.

Ahora, una vez que las imágenes han circulado por las redes sociales, la Guardia Civil guarda silencio y solo señala que se está investigando unos hechos que, según ha podido saber este medio, han llevado al Instituto Armado a abrir una investigación interna, medida que ni confirman ni desmienten fuentes gubernamentales.

El acto religioso se conocía desde días atrás cuando la parroquia animó a los vecinos a poner en los balcones las colgaduras de San Blas y la Candelaria para recibir al cura para bendecirles desde la plaza del pueblo.

“Es el Señor Jesús Sacramentado quién os va a bendecir a todos los sajeños, pedidle por todos los que están afectados por el coronavirus, por todos los fallecidos, por el cese de la pandemia y, lo que os salga desde lo más profundo de vuestros corazones, pedidle que toda la solidaridad que durante todo este tiempo está saliendo de vuestro interior no se pierda, que cuando se pase pronto estos momentos tan difíciles, continuad en vuestra vida de la misma manera lo que sois ahora”, recogió el viernes el portal Sax Digital.

“Ante la imposibilidad de hacerlo en el campanario de nuestra parroquia don Alfredo, ha decidido, con el conocimiento del Ayuntamiento de Sax, Mayordomía de San Blas y fuerzas del orden público subir a la plaza de la Ermita de San Blas, el domingo próximo, y desde la misma plaza de San Blas, bendecir Sax”, añadía el medio.

El real decreto que declaró el estado de alarma no establece una excepción para este tipo de actos religiosos y establece que la población debe permanecer en casa salvo, por ejemplo, para comprar alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad; ir al médico y a los centros sanitarios; ir a trabajar, a cuidar a personas mayores, menores, dependientes o especialmente vulnerables; para volver al domicilio principal; ir al banco o a la oficina de seguros; por causa de fuerza mayor o situación de necesidad, o cualquier otra actividad de análoga naturaleza.

El Diario