La impunidad del franquismo no guarda cuarentena, por Arturo Peinado


Hace algunos años, durante la presentación de un libro sobre la represión franquista de posguerra, un catedrático madrileño de Historia Contemporánea hizo una afortunada comparación: entre los historiadores profesionales que investigan la República, el franquismo y la guerra civil por un lado, y por otro, la larga nómina de publicistas recauchutadores de mitos franquistas, hay la misma distancia que entre los astrónomos y los astrólogos.

La materia prima es similar, los acontecimientos del pasado. Pero lo demás difiere radicalmente: honestidad, profesionalidad, formación, metodología de trabajo.. y sobre todo, fines y objetivos…

El estudio de la historia de la 2ª República, la Guerra civil y el franquismo es el principal campo de batalla entre «astrofísicos» y «astrólogos». Falsificar la historia, mentir y calumniar sale gratis en España, especialmente cuando el objetivo de los ataques son los defensores de la República, los luchadores antifranquistas, o las víctimas de la dictadura.

No vamos a repetir, por ejemplo, los exabruptos emitidos hace unos meses por un concejal madrileño de extrema derecha sobre las Trece Rosas, o por la presidenta de la Comunidad de Madrid sobre la quema de iglesias, pero no podemos por menos que calificar sus palabras como expresión de indigencia intelectual y de bajeza moral.

>>El poder económico de España tiene su origen durante el franquismo<<

Lo que los demócratas debemos preguntarnos es ¿porqué lo hacen? Y la respuesta es simple: porque pueden. Cuando hablamos de impunidad no sólo nos referimos a la impunidad penal de los criminales franquistas; o a que la familia Franco y tantas otras puedan seguir disfrutando aún del producto del expolio y de la corrupción.

Otra de las formas que adopta la impunidad del franquismo, consiste en que representantes políticos y publicistas de los mitos franquistas puedan permitirse decir y publicar esas barbaridades, sin consecuencias penales ni políticas.

El principal pecado original de nuestra democracia es que la derecha española no es antifascista. Siempre ha considerado que España es suya en exclusiva, por concesión divina y por derecho de conquista. La derecha de Europa occidental participó en la lucha y en la victoria contra el nazismo y los fascismos, y posteriormente, en la construcción de las democracias de la posguerra y en el proceso fundacional de la unidad europea. Sus referentes son Adenauer, De Gasperi, De Gaulle, Monnet…

El referente de la derecha español es Manuel Fraga, quien, entre otras fechorías conocidas, fabricó un dossier inculpatorio ad hoc tras la detención de Julián Grimau, para legitimar las torturas, la defenestración, y finalmente, el asesinato “legal” del dirigente comunista.

Durante más de 40 años el llamado franquismo sociológico ha estado representado políticamente en exclusiva por el Partido Popular, fundado como Alianza Popular por los llamados “7 magníficos”, el grupo de exministros franquistas en torno a Fraga.

No es un sector de la sociedad minoritario o marginal: Franco no hubiera ganado la guerra ni se hubiera mantenido en el poder durante 40 años sin contar con un importante respaldo social. Muchos de aquellos que vivieron con “extraordinaria placidez” durante la dictadura lo hicieron gracias al estatus alcanzado mediante su participación o complicidad con las diferentes formas que adoptó la represión durante la guerra y la posguerra.

Posteriormente fueron los grandes beneficiarios de un sistema caracterizado por la corrupción y las redes clientelares a todos los niveles, y se aprovecharon de las condiciones brutales de explotación a las que se sometió a la clase trabajadora derrotada y diezmada en 1939.

Hoy, muchos herederos de aquellos franquistas disfrutan de los réditos y la herencia de lo expoliado durante la dictadura, lo que explica en buena parte su actual estatus social y económico, así como la continuidad de tantos apellidos franquistas en la política, la justicia, los consejos de administración…

Actualmente, uno de los principales objetivos a batir por las derechas como manifiestan sus discursos y las políticas de las instituciones que gobiernan, junto a los derechos de mujeres, migrantes y refugiados, es la Memoria Histórica, porque sus reivindicaciones de Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del franquismo, señalan simultáneamente a los responsables de los crímenes cometidos entre 1936 y 1977 y dejan en evidencia el grado de impunidad del que han gozado.

>>Debate o Dogma: ¿Sigue siendo necesaria la reparación de las víctimas del franquismo?<<

Cuando las organizaciones de derechos humanos y los colectivos de memoria histórica habamos del derecho de las víctimas del franquismo a la Verdad, la Justicia y la Reparación, habitualmente dejamos a un lado las Garantías de No Repetición, definidas como «el conjunto de iniciativas y políticas orientadas a la conciencia colectiva de un pueblo sobre un conflicto ocurrido en su historia, a la promoción de la convivencia entre los ciudadanos y a la paz«.

El Modelo Español de Impunidad impuesto durante la transición a la democracia, consistente en la ausencia de cualquier tipo de Justicia efectiva o recriminación social para los golpistas del 36 y para sus herederos y beneficiarios, ha dejado claro a las derechas que calumniar y sabotear al gobierno legítimo, actuar arteramente para sustituirlo, no sólo sale gratis sino que lleva como premio décadas de monopolio del poder e inconmensurables beneficios económicos.

Lo que estamos viviendo estos días no deja de tener paralelismos con el comportamiento de la derecha en la primavera de 1936, tras la victoria electoral del Frente Popular (salvando las diferencias evidentes).

Los bulos son hoy también el vehículo de transmisión de la mentira, en una trama expresamente urdida por la derecha española con el objetivo de convertir el miedo en odio.

>>Arturo Peinado: «Todos los gobiernos han preservado la impunidad del franquismo»<<

La diferencia de actitud y comportamiento con las fuerzas políticas opositoras de otros países, que apoyan a sus respectivos gobiernos en estas horas tan difíciles, tiene una explicación: la impunidad del franquismo como ejemplo y modelo. Aquí no ha habido ni Verdad, ni Justicia, ni políticas de depuración y lustración, ni por supuesto un Nüremberg.

Al fascismo se le combate con la Verdad. Acabar con la sensación de impunidad de las derechas españolas, con comportamientos y políticas incompatibles con los derechos humanos y las recomendaciones de los organismos internacionales, no tiene una solución judicial, sino fundamentalmente política.

Sólo el reconocimiento jurídico de las víctimas del franquismo a partir de una Ley Integral de Víctimas, permitirá que, al igual que sucede con las víctimas del terrorismo, aquellos que calumnien o menosprecien a los víctimas del franquismo y a los combatientes por la democracia, puedan acabar condenados por un tribunal.

Y también es una decisión política la eliminación de todas las trabas jurídicas que sustentan la impunidad, permitiendo que los responsables de crímenes contra los derechos humanos que aún viven, se sienten como acusados en los banquillos de los tribunales españoles.

El Estado