Ayuso responde a Gabilondo que la salida de la crisis pasa por “liberar suelo” para la construcción y no limitar el precio de la vivienda


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante su comparecencia ante los medios de comunicación, en la visita que ha realizado este sábado al Hospital temporal para pacientes COVID-19 abierto hace 3 semanas por el Gobierno autonómico en Ifema.

El líder del PSOE madrileño, Ángel Gabilondo, ha ofrecido un pacto para la reconstrucción

La solución de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para salir de la crisis económica provocada por la pandemia pasa por “liberar suelo” porque “parte de la recuperación vendrá por la construcción”. Es la respuesta que Ayuso ha dado al portavoz del PSOE, Ángel Gabiondo, en el Pleno ante la mano tendida de los socialistas a un pacto de reconstrucción. Para Ayuso, hay que dejar atrás también la limitación del “precio de la vivienda” para poder llegar a ese gran pacto.

“Para que esto salga adelante y se recupere lo antes posible hace falta quitarse las vendas y los dogmas ideológicos y permitir que la colaboración público-privada siga creciendo. Liberar suelo porque parte de la recuperación vendrá por la construcción, por no limitar el precio de la vivienda, como decía el delegado del Gobierno”, ha defendido Ayuso ante la propuesta del PSOE.

“Este gobierno a la par está trabajando para seguir salvando vidas, pero también para buscar soluciones económicas para la Comunidad de Madrid”, ha asegurado Ayuso ante el ofrecimiento del PSOE. “En el último pleno aprobamos, por ejemplo, Madrid Nuevo Norte (Operación Chamartín)”, ha defendido Ayuso.

La presidenta madrileña ha defendido que tiene clarísimo que ha habido “un antes y un después” en la crisis del coronavirus y que la situación en la que se está no solo corresponde a una crisis sanitaria sino económica, y por tanto social. Por ello, ha asegurado que su Ejecutivo va a “contar con todo el mundo”, aunque en su opinión las propuestas del Gobierno central son “normalmente erróneas” y están llevando a una situación “sin salida”.

Sin embargo, Ayuso ha advertido que ya tiene un pacto con las familias, los comerciantes, los autónomos y los empresarios de Madrid, que la han llevado a ser presidenta, ha defendido, gracias a rebaja de impuestos.

“Si les quitamos esas vendas ideológicas, a lo mejor será más fácil salir adelante, porque esta economía, la de Madrid, ha sido siempre el motor de España, precisamente porque estaba basado en bajos impuestos, en la flexibilidad de los empresarios, en acompañar y no imponer a las familias el modo de vida”, ha señalado. “Yo les ofrezco todo el diálogo, pero desde luego que no nos rompan el pacto con los que nos han puesto aquí en estos escaños, que son los ciudadanos que quieren vivir en libertad, sin estigmas, con claridad y apostando por la empresa, por el empleo y no tanto por las ofertas que está haciendo el Gobierno, que normalmente son bastante erróneas y nos están llevando a todos a una situación sin salida”.

Gabilondo ha respondido que no sabe “qué más nos tiene que ocurrir” para que se den cuenta de que esta situación requiere “otro comportamiento político”. Según el socialista, o se trabaja “unidos y coordinados” o no habrá forma de afrontar la crisis del Covid-19.

Emisión de deuda

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha anunciado además la emisión de un Bono Social Sanitario, pionero en España, por un importe de 52 millones de euros y a tres años, cuyo objetivo es lograr financiación para luchar contra los efectos económicos derivados de la pandemia.

El Gobierno autonómico se convierte así en la primera administración de España en emitir un bono de deuda pública con estas características. El bono se ha formalizado con la compañía Mapfre, y cuya particularidad es que su fin es “exclusivamente sanitario”.

Se trata de un bono a tres años, enmarcado en la autorización del pasado mes de febrero del Consejo de Ministros para que la Comunidad de Madrid pudiese emitir deuda a lo largo de 2020.

El consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty ha asegurado que el impacto presupuestario por la pandemia será de 2.000 millones de euros: 1.000 millones de gasto directo sanitario, 500 derivados de los gastos del Covid-19 en áreas como Servicios Sociales o Transportes y 500 de la merma en la recaudación de tributos propios.

Lasquetty pide que se habilite en un fondo extraordinario no reembolsable por importe similar al del impacto presupuestario. “Esto es una desgracia nacional, es un gasto nacional y tiene que ser financiado con financiación nacional. Es lo mismo que pide España a la Unión Europea”.

Para financiar los efectos de la pandemia, además de emitir deuda, el Gobierno de la Comunidad de Madrid decidió recurrir a las donaciones privadas para financiar la Sanidad madrileña. Lo hizo desde la autonomía más rica en España y también desde la que más impuestos perdona a los más ricos en cada ejercicio fiscal. Las donaciones por la COVID-19 se cuentan por millones. Los regalos fiscales a los más adinerados, por miles de millones.

Solo en impuesto del Patrimonio, la autonomía dejó de percibir 955 millones de euros en 2017 por exenciones a los más ricos, un total de 16.856 contribuyentes, el 2% de la población de Madrid, según los últimos datos de los que dispone Agencia Tributaria.

Un pleno bronco

24 horas después de que fracasase el Pleno telemático en la Asamblea de Madrid por problemas técnicos de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, el parlamento madrileño ha celebrado esta vez sí uno presencial. La primera sesión de control desde el 5 de marzo entre el Gobierno madrileño y la oposición ha sido bronca, pero Ayuso no ha dejado de defender su gestión frente a las críticas por el colapso de la sanidad y las miles de muertes en las residencias de mayores: “No estoy orgullosa, lo lamento, pero también digo que Madrid reaccionó de una manera que ayudó a espabilar a España y a despertar”, ha asegurado la regidora.

“No puedo estar orgullosa de nada en concreto, cuando ha fallecido tanta gente en Madrid, pero creo que estamos actuando correctamente”, ha sostenido Ayuso que ha reivindicado el hospital de campaña de Ifema como la joya de la corona de su gestión, un Ifema, ha dicho, que “ha maravillado al mundo”.

“Me he estado dejando la salud en esto también para abrir Ifema, que ha maravillado al mundo y ustedes no han dicho nada, solo han propagado bulos, cuando este equipo se ha dejado la piel en triplicar las UCIs”, ha defendido.

Precisamente por esa defensa de Ifema del que ha dicho le muestra por donde debe caminar ahora la sanidad, la diputada de Más Madrid, Mónica García, ha afeado que las fotos y los elogios solo se hayan destinado al hospital de campaña mientras que los hospitales públicos que se han dejado la piel no esté entre los elogios del Gobierno regional. “Su proyecto estrella es Ifema porque su proyecto estrella no es el sistema sanitario público”, ha reprochado la diputada de Más Madrid.

La pandemia ha golpeado con fuerza las residencias de mayores con más de 5.000 muertes, unos fallecimientos en el que se han detenido la oposición para pedir responsabilidades por la gestión del Gobierno. Ayuso ha defendido que todos los miembros de su Gobierno “se han dejado la piel”, incluido el consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, al que ha respaldado públicamente por primera vez tras las tensiones internas de las últimas semanas, desde que le retirase esas competencias.

Según ha defendido la presidenta madrileña, Madrid se va a preparar ante una posible nueva “ola” del coronavirus en otoño ante la cual las personas mayores son “una población vulnerable” haciendo “un refuerzo y una reorganización de la atención sociosanitaria de las residencias” sin dar mucho más detalle pero reconociendo que a día de hoy los centros no están preparados.

El diario